A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD
A MIS QUERIDOS Y RECORDADOS AMIGOS Y A QUIENES PASEN POR AQUÍ.

martes, 16 de septiembre de 2008

Amor, Amor...como la colonia...


A los 18 o 20 años vives el amor con ojos ciegos y crédulos, todo te parece que es como en un cuento incluido su príncipe azul…
Te llenas de sueños, flotas, ríes, te engrandeces de ilusiones y piensas que el amor es el eterno guía de la vida… y te ves en lo alto de la torre más alta de ese castillo encantado que te hace reina de corazones, todo es tan alto que te ves bañada de estrellas…
La luna es tu aliada y el sol cada día sale brillando más, en fin, todas las maravillas se postran ante ti, ¡Ah el amor¡ que primoroso vocablo¡ todo es precioso cuando descubrimos que sentimos algo por alguien tan especial, tan peculiar.
Pero ja… ya con pocos años más, no lo ves igual, vas descubriendo que la nube rosa se va partiendo, se decolora, desaparece, todo va cambiando y el mundo se te cae, el desamor a esa edad y a la primera te duele más…
El prototipo de amor perfecto no existe, pero eso no lo sabemos y menos a esa edad, pero el instinto de creer en algo o en alguien como supervivencia te llena de paciencia y esperas a que llegue alguien que sea tu media forma de vida…
Después con el tiempo recapacitas y bien, todos los conceptos están más claro para ti y descubres que el amor ya no es de color de rosa y esperas un amor más responsable y sincero y no exiges ya que sea tan perfecto, pero ¡ah¡ se añade el factor propio de la edad que es el de poner el listón tan alto que nunca llega a la medida y dentro de esa medida cada vez es más difícil encontrar a la persona que sepas que puede compartir tu vida y mucho más difícil enamorarse…
Al menos yo no me enamoro ni fácil ni de cualquiera, los flechazos son verdad si, pero no es amor, es ilusión y adrenalina.
Ese amor que te ponga la carne de gallina en el corazón, como que es escaso y a mi solo me mueve el corazón, sin amor, como que no…
Pero eso no indica que yo no crea en el amor, el amor existe, y llega, y cuando lo hace, hay que saber cuidarlo, identificarlo, distinguirlo y mantenerlo, y eso, es lo más difícil del proceso.
A mi me gustan los amores de esos de pócima, esos que te dejan ebria, borrachita de amor, y eso no es fácil y lo digo porque ya lo conozco, y no quiero renunciar a ello, aunque tenga que esperar, no importa, quiero pensar que tengo todo el tiempo del mundo… y si no, pues igual yo espero… a ese amor que deja tantas cosas dichas en la piel, con la palabra de los besos conjugados en el verbo amar… que se arrastra por las venas… amor, amor, amor… la única atadura que la sangre reclama, amor para dejarme a oscuras la visión loca derramando el aroma verdirojo de ese amor, que te empuja los pies y el corazón…

5 comentarios:

  1. Muy buena entrada! "la única atadura que la sangre reclama"... me gusta esa frase sabes!

    ResponderEliminar
  2. hi!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Eres tu la que no debe dejar de escribir.
    Yo creo que el amor siempre permanece,cuando existe amor entre dos personas el amor siempre los sobrevive, puede estar hibernado por un tiempo pero creo que en esos instantes el amor es sostenido por mùltiples afectos el cariño, la amistad y el respeto.
    Respira siempre y cuando ambos quieran; ahora, el tipo de amor hacia la vida misma, al arte y la cultura, a las personas es algo que late (me imagino en todos) a cada momento.

    un abrazote
    se te extraña muchoooooooooooooooooooooooooo
    muak

    ResponderEliminar
  3. Hola...'ojos verdes'!

    Ellos son profundas y sabias tus palabras! Amor, el gran rompecabezas de la vida! Se tiene amor por la gente, amigos, dinero y muchas cosas en la vida. Entonces puedes ver que el amor es también el padre de odio. Por qué no es la mejor cosa en la vida, algo simple y perfecto?! No lo sé!

    Ama la vida, sirena de ojos verdes!

    Beso

    ResponderEliminar
  4. Bellísimo escrito, comprendo bien por qué a mi amigo Miguel le ha ayudado tanto leerte, eres un amor, te expresas con mucha frescura.

    "ya no es de color de rosa y esperas un amor más responsable y sincero y no exiges ya que sea tan perfecto, pero ¡ah¡ se añade el factor propio de la edad que es el de poner el listón tan alto que nunca llega a la medida y dentro de esa medida cada vez es más difícil encontrar a la persona que sepas que puede compartir tu vida y mucho más difícil enamorarse…"

    Tengo un amigo que dice: "Si en nuestros tiempos de juventud hubiésemos sabido desde un principio que a mediado de los veinte las mujeres bajan sus estándares y tienen en sus mentes a un hombre más real, no pasaríamos tanto trabajo tratándo de enamorarlas cuando están más jóvenes."

    ResponderEliminar
  5. No hay problemas Karol_a me puedes enlazar, ya yo lo hice en mi blog.

    Te cuidas.

    ResponderEliminar

Huellas.