A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 29 de octubre de 2008

Todo depende.

¡Así todo depende de la fuerza y el arrojo!
¡Arrollar al mundo, a la vida sobre épocas y espacios¡
Duro y oscuro es el dorso y la batalla,
Bruno y osado es el reto del equilibrista.

Medir con la mirada el grosor de la bestia
Y volar sobre ella, de la frente a la culata.
¡Saltar entre espadas, alzarse, esa es la forma!

¡Todos vivimos desde un secreto que irrumpe!
Carcoma humana que acribilla el monte,
Focos frente a inefables rostros, erguidos torsos,
Codazos, empujones, para el recuerdo necio,
Las columnas altivas no saben hacer nada frente al cielo,
Es lo que soy, es lo que tengo.

Y todo es soplo, todo
Como el viento que pasa
Y que poco vemos, si no vemos
Más allá de todo aquello que se expresa.

Y seguimos en la lucha
(Elección inhumana)
Adentro de nosotros,
Contra nosotros mismos,
Esta multitud de ser
Razón y ser sensible,
Sencillamente humanos.
Culpa que es la culpa de tener un corazón.

2 comentarios:

  1. Este poema me ha causado una envidia insoportable (de la buena, no vayas a creer que no, jeje).
    No te conocía este costado.
    Te felicito sinceramente.

    Besote,

    Oggi.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Oggi, xageraooo jaja.
    Sé que es de la buena, no cabe según escribes tú, otra clase de envidia.
    Bueno yo soy muy diversa, se nota no?
    Un besote.

    ResponderEliminar

Huellas.