A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 14 de noviembre de 2008

Observación

No sé cuando me di cuenta de que las palabras pueden ser un instrumento muy eficaz, dominarlas no es una simple destreza con ingenio, es un poder, el de convencer, motivar, emocionar, indignar, el poder de llegar a los demás.
Mi abuelo me enseñó a dominar algo, solo algo las palabras, a comprobar que hay cientos de argumentos posibles para llegar a una misma razón, que no todo es blanco ni tampoco negro, a ir con los ojos bien abiertos por la vida, aunque eso, no siempre te sirva, me enseñó el milagro de la observación.
A veces los rostros de los demás pueden convertirse en máscaras, en disfraces que esconden algo, sea bueno o sea malo, aptitudes ante la vida, reacciones propiciadas por un hecho concreto.
A mi de pequeña me gustaba observar a los demás, les escribía un relato y a cada uno de ellos le sacaba su personaje, les sacaba los secretos a los otros, aunque el secreto no fuera tal, pero yo lo olía en el aire, para mi era un ejercicio de inteligencia, una prueba de viveza y observación.
Reconozco que eso me llevaba varios días de silenciosa observación.
A veces me encontraba casos fáciles porque eran personas transparentes que llevaban en su rostro el estado de ánimo, esa clase de personas que lo llevan todo escrito en los ojos…
En cambio otras me confundían la mente, parecían ser sombra o polvo o algo fuera de sus mentes, tan difusas e inconclusas… eran estos los relatos que más me gustaban, los difíciles y complicados, los que de tan herméticos me costaba colocarlos en un personaje normal, pero a pesar del muro que levantaban al mirarles a los ojos, siempre les encontraba el que yo pensaba que les encajaba. Confieso que ellos, mis vecinos, mis amigos, mi familia y hasta algún que otro desconocido, a veces, guiñándome un ojo, me miraban de reojo, me señalaban así su alerta.
Pero ya me conocen- ellos están de vueltas ¡y lo aceptan-
Muchas gracias a los otros… y a mi abuelo.

5 comentarios:

  1. Tú eres de las personas que se hacen queridas con un hola e inolvidables con un adiós. No eres hermosa, el adjetivo te queda muy corto, tus manos son manantial del mar de tus letras que no conocen un límite, no entienden de finales.

    No sé por lo que estes pasando amiga, lo que sí sé es que la vida es la marea que tarde o temprano se tranquiliza y nos deja sumergirnos en su azul. Soy muy joven para aconsejarte de muchas cosas que hoy sólo supongo y tal vez mañana sólo crea. Pero te doy las bendiciones que Dios tenga separadas para ti, un beso grande en el tatuaje que escogí como espejo de mis labios y un VUELVE PRONTO que te vamos a extrañar, desde Perú un amigo llamado Yobber.

    ResponderEliminar
  2. Oh Yob, que precioso comentario, gracias de veras, no sé qué decir, solo que tienes mucho corazón y gracias.
    jaja uys y cual de mis tatus elegiste? :) bueno es broma.
    Yob he cerrado mi blog porque alguien anónimo anda molestando y como no para pues tuve que invitar a mis amigos y dejarle fuera, supongo que el tiempo lo dejará pasar y algún día vuelva a abrirlo.
    Si las malas rachas pasan y espero que todo me vaya mejor.
    Un beso amigo Yob.Gracias.

    ResponderEliminar
  3. "Mi abuelo me enseñó a dominar algo, solo algo las palabras..."

    Tú abuelo fue un hombre muy sabio, o es? No sé si continúa con vida. Yo también quisiera algún día aprender a dominar las palabras. A veces siento que estas tienen vida propia y hacen lo que le plazca, a veces hasta se me van en vía contraria. Me gustaría que me dieras la técnica Karolita, para aprender a dominarlas. ;)

    Se nota que eres muy buena observadora, eres una chica rara, poseedora de un buen don. Esa historia del hombre de la playa muestra mucho esa capacidad que tienes de meterte como Gasparina dentro de la piel de la gente.

    Es un buen ejercicio ese de crearse personajes y tratar de entender a la gente, leerlos.

    Tal y como lo dices, hay muchos personajes herméticos que no podemos decifrar, y esos son los que más nos fascinan, debido a la profundidad y rango de su comportamiento y actitud hacia la vida.

    Un abrazo, gracias por todos los besos y abrazos, cada vez que vengo aquí me llevo un cofre lleno de ellos. ;)

    ResponderEliminar
  4. Hola Engels, O es Ángel? Precioso nombre que te va de maravilla.
    Mi abuelo murió cuando yo era una adolescente para mi desgracia y sí era muy sabio, ma´s de lo que te pudieras imaginar.
    Dominar las palabras no es sólo contenerlas, es saber llevarlas a ti,darles uno o varios significados, colocarlas, subirlas, bajarlas, comértelas, digerirlas y luego expulsarlas para darles vida y sentido en un lienzo o en una comunicación, las palabras son las que entristecen o alegran o te hunden o te elevan, dominarlas es darles con calma su significado adecuado en el momento y en la circustancia.
    Rara? yo? jaja en que sentido, pero si soy de lo más normal y siempre me estoy riendo, bueno puede ser...
    Pero eso si soy muy observadora, y sé descifrar, aunque no siempre el talante de los demás. El relato de la playa tiene cindo capítulos aún me faltan tres que poner, pero como es un hecho real que me ha pasado, me ha costado darles plúblico, ya pondré los otros, esque tengo el pc mal y estoy en otro donde no puedo acceder a ellos.
    Las cosas dificiles tienen un extraño vínculo con lo verdadero.
    Ah pues de nada, los besos y abrazos son sinceros que lo sepas Ángelito.
    Besitos abracitos y sonrisas.

    ResponderEliminar
  5. Hola Hermosa...que bella reflexión y que buena enseñanza.
    Los abuelos son sabios, la vida les da el don de la sabiduría.
    Un beso

    ResponderEliminar

Huellas.