A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD
A MIS QUERIDOS Y RECORDADOS AMIGOS Y A QUIENES PASEN POR AQUÍ.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Desconcierto.

Jugar al desconcierto... eso pone en tu tarjeta

Que absurdo- pensé- mirando tu comportamiento antiguo y el de ahora

No me gustan las falacias ni las dobles caras, es que verás- yo soy muy sana-

Muy clara- al pan, pan, al vino, vino-

De todas formas cuando te miré el otro día no vi en ti nada nuevo,

Solo vi esa mirada vacía de los que nada tienen.

Te fuiste del país de la desesperación al país de la quimera, una mala decisión la tiene cualquiera, aunque no era el momento adecuado… ¿Qué fue de tu prudencia?

Tu actuación fue la misma de la que otros te acusaban, eso lo corroboraba.

Y yo allí, cerrando el círculo de los idiotas sin más poder de decisión

que el silencio y la quietud, alucinada, confieso que de ti no me lo esperaba.

Creí que tenías la cabeza mucho más ordenada.

Qué absurdo el instante, sonreí para afuera.

De todas formas es cosa tuya, yo no me jugaba nada, sólo te dije lo que una amiga pensaba, sin nada más allá que me guardara, al verte tan revoloteado posando tus alas en un alero ocupado y con señales de mal agüero, me preocupa tu derrota, me duele tu daño, no hay más motivos que las que encierra el cariño de un buen amigo.

Sé que te asusta no saber donde llega esa escalera, tu ceguera no te deja ver por eso quise decirte… pero da igual, no importa así aprenderás en la resbaladera.

Sé que es asunto tuyo, pero me molestó esa falta de sinceridad para llamar a las cosas por su nombre, esa falacia del sentimiento que guardabas antes, durante tanto tiempo y que fue tan efímero por algo tan nuevo y tan ajeno.

Puede que sea que no todo el mundo tiene el mismo concepto de los sentimientos.

Y me da pena, te lo confieso, porque te veo en el rojo de los peldaños sin destino, revoloteando desorientado con sed de respuestas.

Esto ha llegado a tiempo, para darme cuenta de que hoy es invierno, mañana y ayer fueron turnándose entre hojas y vientos buscando una estación extraña donde poder amoldar tu frío o tu calor, y siempre a destiempo.

Pero lo entiendo, somos muchos para jugar al desconcierto y no cabemos en el azar.

Pero por si necesitas de mi, estoy aquí, los otros no tienen nombre… Yo sí.

2 comentarios:

  1. Reflexiones sobre una realidad dura, diría durísima...una experiencia más para llevar en tu jubón....sincera y clara...no se puede pedir más...un abrazo de azpeitia

    ResponderEliminar
  2. bueno, bueno. Después de todo al final estás ahí. Eso habla muy bien de ti.

    ResponderEliminar

Huellas.