A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

jueves, 31 de enero de 2008

Porque somos.

Porque fuimos

porque eres

porque soy,

en una gota del tiempo

que descansa en los sueños,

porque somos beso

antes que labio,

porque somos

sed antes que agua,

vuelo antes que alas,

mirada antes que palabra,

aura antes que cuerpo

porque somos eternos

infinitos sin tiempos,

pasos sin pisadas,

porque somos todo

desde fuera hacia dentro,

algo inevitable

como la mano acariciada

por el aire.

La mano, la palabra.

Hola,

Te presento una parte de mi mundo,

esta palabra, otra,

esta mano que extiendo, la otra,

mi deseo de extenderlas

de apretarlas,

dejar que hablen

que te lleven algo

en un segundo,

como una entrega

de sentimientos desnudos,

el deseo abundante

de decir lo que pasa

y lo que nunca pasa

de navegar por el alma

ese paisaje azul

o de tocar la nada

gritando al universo

de latir desde los huesos,

te muestro mis sueños

desde el comienzo,

porque el fin no lo encuentro,

te presento mi pequeño mundo

ese en el que tanto me equivoco,

pero no importa,

aquí también va mi mano

y si quieres, la otra

y las palabras de mi boca.

tocadla, absorberlas cuestionarlas,

no las dejes vacías de estancias,

que sean mares, olas, murallas,

quien sabe hasta donde puede llegar

la magia en forma de mano, de paisajes,

de palabras… sobre azules de cielos

y mares de agua.

martes, 29 de enero de 2008

En Tu Corazón.

En tu corazón,

guardaré la insignia

que me nombra,

porque la vida es todo

cuanto abarca tu calor,

y allí en tu mirada

y en tus gestos,

me arrojaré llevándome

el misterio con que nutro

mi verdad,

no en tu alma

ni en tus pupilas

ni entre tus manos,

desde tu pecho,

es más allá

donde el gozo acude

y se une,

desde el sueño

haré caminos

en los caminos que hayas cruzado,

y andando por tu ausencia

me envolveré de tu presencia

mullida y traspasable,

y respiraré tu nombre

hasta saciarme,

aunque seamos tan inmateriales,

que solo vivamos entre dos instantes.

Necesito un Poeta.

Necesito un poeta que me salve del espanto,

que desnude las palabras y vacíe los fluidos de las sienes,

en celestes laberintos y las lance al trasluz de los párpados del aire,

necesito un poeta,

urgente,

que verse y cante las lágrimas del que sufre,

y que no le importe pasar frío, oscuro, húmedo y solitario

en los espejos del mundo, con sarcasmos y verdades

derramadas en sus manos, denunciando los instantes.

Necesito un poeta

que mueva a golpe de versos

el agua de todos los estanques,

un poeta que tenga limpias las manos,

que sea crítico y profeta de los irreverentes

acostumbrados a justificar los errores,

que escriba de las banalidades de la vida,

de banalidad en banalidad ,

se llega a la banalidad del mal,

necesito un poeta, un chaman

un Richter de las palabras,

que cuente desde los diccionarios cibernéticos

a la insumisión armada,

que no se modere bajo el espectro del teatro

o de la historia,

si, un poeta que sea capaz de enfrentar con su palabra,

los fantasmas del progreso y de la corrupción,

que hable de la culpa y del remedio

del hambre,

de la sed.

del dolor,

del sueño

del embarazo de la buena esperanza,

necesito un poeta que cante lo que está pasando

en el mar Mediterráneo y en el vértice Africano del Atlántico,

en las desigualdades de los países Latino-Americanos,

en las aberraciones de palestina e Israel,

necesito un poeta que deje por un solo poema,

de lado el perfume de las flores, el culto a la belleza

de todas las metáforas,

y que cante alto y fuerte al sol tirano en las entrañas,

al puñal de sal y sangre en las gargantas,

a los ojos húmedos de espanto,

al estómago famélico, a los labios estriados

a las lágrimas de arcilla y a la esperanza puesta

en un viaje sin vuelta,

un poeta que cuente con las cifras las bajas humanas

mientras sube la bolsa con todas sus tramas

y se mojan" los golfos " a chorros de petróleo

y los bancos aumentan los números rojos,

y hablan del todo vendo y todo compro,

necesito un poeta que rompa y rasgue

este triste espectáculo de muerte y degradación.

Esa Sonrisa.

Bordando una mantilla

viene hoy la luna,

de blanco que es el hilo

parece espuma

que del cielo se caiga

y va dibujando

esa sonrisa tuya

que, aunque mimosa,

de todas las que he visto

es la mas hermosa.

Sonríe así chiquilla,

sigue sonriendo,

¡ la luna una mantilla

Te está tejiendo ¡


Autor Manuel.

Era la luna del dia 22. Hubiera sido un comentario para “ La Luz en el agua “. Manuel.

La Luz en el Agua.

Esta noche

En la ventana de los sueños

La luna se derrama,

Crece y se agita

Y con su zumo de luz,

Te escuece la piel,

Esta noche la luna

Habita soledades,

Como cuando entra en el mar

Y lo acompaña,

Probando el sabor

De la sal en sus aguas,

Y prueban a fundirse

En la noche solitaria,

Y prueban a entregarse,

A saciarse,

Buscando un signo

Para definirse,

Un espejo, un reflejo

La luna y el mar

Mientras se abrazan

Funden infinitos cósmicos

En lo profundo del agua,

Que lejos y cerca

Se ve la distancia.

lunes, 28 de enero de 2008

Duerme...

Cuando voy bordeando mi alma

Por los caminos de la tarde,

Cuando confabulo con mis sentimientos,

Cuando la tristeza me domina,

Te encierro en mis ojos

Te suelto en la nuca parda

Del crepúsculo,

Y te duermo…

No despiertes,

Para que no agites el alma del viento,

Y haya lluvia de estrellas en mi universo,

Y se haga noche de artificio planetario,

En las nebulosas de mi olvido,

Reposa en la embriaguez de ese crepúsculo,

Deja mansa esa inmensidad de luz

Que escapa a mi juicio,

Duerme…

Entre el jazmín y el almendro,

Deja tu cruz descansar

Y también la mía,

Que faltan mil y una noches para el día,

Y se volvería loco el cosmos

Para borrar ese punto del mapa

Que nos separa,

Reventando firmamentos

Antes de la luna octava,

Duerme,

Deja la nieve,

El junco,

El volcán,

La estrella reventada,

El sudor de la montaña,

La espuma agria del mijo fermentado,

Duerme,

Encarcela las esferas hirvientes del deseo

Y los gélidos vacíos de la memoria

De los que pierden amor a cántaros,

Duerme y quédate aflorando

Solo en las aristas de mis labios,

¡Es tan cómplice el olvido¡

domingo, 27 de enero de 2008

Es Mejor.

Es mejor que me recuerdes a ratos

prefiero asistir de vez en cuando

a tu nostalgia…

que nadie sepa cual es la causa que oculto,

el calor que guardo

el amor que me adolece,

el que tenga que irse

porque no encuentre refugio en tus entrañas,

porque no te quepa y de tan grande

tenga que vaciarse en la caída de la luz

sobre la tierra, en el polvo que respiras,

en los manantiales que retienes

y te hacen ver a ratos satisfecho y callado.

Dejémoslo así…

mejor me marcho pensando

que estuviste enamorado

y que seré hasta el último de tus días

la luz que anheles imposible del ocaso

y la inmersión constante al espanto

de estar solo,

mejor me voy en la sordidez

del grito colérico que hasta ahora había callado.

Me voy…

te dejo enredado en el ardid

que has hecho del amor.

Y Tú si Quieres...

Quiero sentir
mi corazón
latiendo en tu pecho,
vibrar
con intensidad magnética
al tacto
de tus dedos,
respirar en ti
borrar las estrellas
de un soplido
detener
el tiempo
con tu aliento,
derretir
el universo
con un beso
faltarle el respeto
a la melancolía.

y tú si quieres…
puedes vaciar mi alma
borrar mis poemas mutilar mis labios
sentir mi sangre en tu boca
quemar mis ojos
ahogarme en tu silencio.

Pero yo, no mataré mis versos

no guardaré silencio.

Mi Ventana

Anoche me fui de copas, como suele decirse a salir de noche, claro que en mi caso no es una definición acertada a esa salida, pues no tomo, pero bueno en una copa se puede verter cualquier elemento líquido que no sea alcohol, entonces me tomé la socorrida coca-cola, que pasadas tres, te deja hastiada, pues a lo que iba, me fui de coca-colas, con algunos amigos, hacía algunas semanas que no lo hacía, estuve sumida en ese estado griposo que parece ser han pasado todos los españoles más tarde o más temprano. En una de nuestras acostumbradas paradas, me ocurrió algo muy interesante, por el bareto donde estábamos sentados en plena faena de risas y buen rollo se paseaba sin parar un vecino mío, precisamente el de la puerta de enfrente de mi rellano, cuya ventana precisamente también da de frente a la mía, bueno mejor dicho dos de sus ventanas dan a dos de mis ventanas, que vaya veranitos que me da por aquello del verano y del calor, y el no poder cerrar la ventana como quisiera, también por aquello del aire y de la luz, en fin como decía, se paseaba como las moscas pesadas estas también de verano que andan pululando donde posarse y molestar a todo humano que pillara en su vuelo, bueno no sé si fuera así con todo el mundo, pero me daba a mi que andaba intentando ser el zumbido mosquetero de mi persona.

Así que procuré no mirarle y hacer como que no lo había visto, e intenté pasar desapercibida, algo que no conseguí porque entre otras cosas, cuando llegamos ya estaba allí y me vio en el acto, pero no tendría importancia la cosa, si no hubiera pasado algo que me dejó pues como diría, un tanto sorprendida, diré de mi vecino que para mí había pasado inadvertido durante los inviernos que entre el trabajo, el frío y los horarios distintos apenas si nos encontramos alguna vez en el ascensor, que dicho sea de paso me incomodaba y largo se me hacía el trayecto hasta el tercer piso, debido a su mirada azul de búho algo extraviada cuando la posaba todo el rato sobre mi, a pesar de mi cara de circunstancia, ya que a mi se me suele notar todo en la cara, hasta la inexpresión…

Pues como decía, en uno de esos vuelos suyos por el bar, la mosca se me acercó dando un zumbido:

-¡Anda mira¡ si es mi vecina,¿ de copitas no?, mira por donde apenas nos vemos en el rellano y creo que es la primera vez que nos encontramos en la calle,, bueno y que tal, oye puedo sentarme, estaba algo aburrido, y tal y tal, bueno no paró de hablar y hablar y cuando me di cuenta alguien le dijo – claro hombre siéntate- y acabó sentado- bueno ni que decir tiene que mi amigo Carlos, me vio el careto –jaja- y pensó en fastidiarme un ratito, por lo que fue él quien dijo –venga, venga hombre siéntate- .

Pero todo esto viene a que mi vecino me sorprendió bastante, pues ya metido en la conversación en un comentario, me dijo( como si me conociera de toda la vida y la verdad es que solo hemos cruzado algunos buenos días y poco más en los tres años que tiene mi nueva casa) .

_ vecina por cierto tienes una música muy bonita y estás mucho en el ordenador

yo muerta- Carlos con su sonrisa de guasa y le dije:

- oye vecino me llamo tal(mi nombre), y si que estás tú pendiente si estoy o no en el ordenador.

- Fue cuando entonces me sorprendió al enfrascarse en una original explicación.

- Pues si tal, a veces las ventanas son esos recuadros iluminados de enfrente, esa mirilla por la que nos asomamos a la vida de los demás, a la que miramos desde nuestra particular perspectiva a oscuras con un cigarrillo y aún sin ver nada, y sin espiar, descubres con interés y algo parecido a la ternura a la persona que tienes en frente y luego sin conocerla, te acostumbras a ella como un ignorado o un aparentemente conocido y a veces se desarrolla a trazos tiernos que solo vive en el observador sin confluir en ambos, no te lo tomes a mal, por cierto vecina,¿ has visto la película de la ventana de enfrente? Si quieres vamos una tarde de estas a verla, creo que te gustará…

- Me quedé pensativa pues horas antes había estado hablando con un amigo de México, Miguel Angel, sobre esa película, que me recomendó- casos extraños que suelen suceder y lo que no me pase a mí…

- En fin que nunca se te pasa un día sin haber descubierto algo nuevo de la vida, del mundo y sobre todo de las personas, me dejó gratamente sorprendida su versión de la ventana, se ve una persona con mundo interior y sensibilidad, pero también ahora de aquí en adelante me va a acompañar el desconcierto de saber que en cierto modo estoy siendo observada, esperemos que solo quede en una anécdota sana y como él dice tierna, de todas formas me cuidaré de la mirilla.

Cosas y casos de las personas, que yo relaciono incluso con la misma soledad, en este caso la soledad de mi vecino

sábado, 26 de enero de 2008

Pérdidas.

Todos perdemos cosas todos los días, algunas son tan pequeñas que no nos damos ni cuenta, y otras son tan grandes que nos duelen y nos marcan haciéndonos incluso perder el equilibrio, pero lo importante es que seguimos y ganamos otras en el camino, no mejores ni peores, distintas o parecidas aunque nunca iguales, no siempre lo entendemos, y nos preguntamos y ¿qué tengo?

Después quizá más tarde, a algunos les lleva tiempo darse cuenta y un día, nosotros mismos o alguien nos dice “mira a tu alrededor” y nuestros ojos se abren.

No hay una vida en la alegría y una “ no vida” en el dolor, sino que todo es vida, tanto en las camas de los hospitales como en las cunas de los recién nacidos, entonces es ahí cuando cabe el universo en esa mirada a vista de pájaro, ampliando el panorama y sorprendentemente no se nos olvida respirar, en el mundo nada es absoluto, todo es aparente.

La vida es una nana de ida y vuelta, una ladrona de encuentros, habrá que aprovechar los momentos ya que gastamos las horas.

Todo pasa para volver a empezar, las flores mueren pero el perfume siempre es el mismo siglo tras siglo, hay ocasos y largas noches pero también amaneceres y ellos son nuestros broches, nuestras esperanzas, nuestros placeres.

A veces damos la espalda a la realidad y nos negamos a esas pérdidas sin darnos cuenta que así no se vence ni se soluciona, solo dejamos que nos ataque por detrás, nuestro camino no es suave ni va a estar alumbrado por dulces auroras, nuestro camino, como dijo un pensador del que no recuerdo su nombre, está alumbrado por relámpagos.

Lo importante es que sepamos siempre lo que llevamos dentro, alma sobre cuerpo, bien sobre mal, justo sobre injusto, generosidad hasta con nosotros mismos.

Si las cosas no existen y los seres no viven realmente sino que juegan a vivir, sabemos que perder esas cosas pequeñas y grandes forma parte del determinado manejo de nuestro paso por los caminos que nos esperan, es mejor que agarremos las que nos encontramos, también son importantes y válidas aunque sea relativamente.

INDESEABLE

Espero que las personas que realmente me interesan, los que de verdad me comentan, como Ana, Manuel, Marcos, Alvaro, Jors, Rolando, Julio, Etc etc, no se den por aludidos ni se molesten, por haber eliminado de mi blog los comentarios, ya que hay un indeseable que anda siguiendo los pasos de los horarios y demás, de dichos comentarios para agredirme después haciéndome sus propios comentarios de mal gusto.
Perdonen la gente de buena intención. Es una minoría los sindignidad que violan hasta la flor y el agua.
No es el fin de mis escritos los comentarios,
solo un indeseable vacío puede llegar a pensarlo
cuando la mente no da para más
suelen aparecerse los desalmados,
que incluso cobardes... ocultan su verdadera personalidad.

pero que se le adivina la ponzoña que tragó
como un animal a media hambre.


Ser Normal.




Ser normal hoy debe ser lo más difícil y raro del mundo.
creo que para serlo hay que fusilar los sueños,

morder los labios,
guardar las esperanzas
decir no en vez de sí,
quizá en lugar de no ,
nunca en lugar de quizá.


Consagrar las fiestas,
aderezar las maneras
aprender mímica para
gestionar sonrisas falsas

y miradas huecas.


Ser normal siempre se busca,
tu nombre ya no es María o Ángela

¿Quién soy? soy normal
el amor un tratado,
los paisajes un costo,

escribir una competición…

¡Dios Mío¡

la vida una sala de espera.

En el trabajo la misma contienda

Que si trae que si lleva, y el jefe

Siempre la misma cantinela.

Que si se sale de lo normal, que si esto,

que si aquello, no es normal,

La búsqueda de la normalidad. . .
es una anormalidad mayor.


Porque ¿qué es ser normal?

Aún no pude descifrar

palabra tan espectacular,

¡Será que no soy normal¡

¡Ser normal es una proeza¡

Pretendo.

Pretendo esta noche dilatar hasta que reviente el breval moribundo donde aún existes, quiero encontrarlo, llegar a su morada y extinguirlo.

Quizá duerma en los pliegues de la piel que te llevaste, quizá asome diluido en los torrentes nocturnos que me ahogan en mis sueños, y vuelven más oscura la noche alguna vez amada impregnada en los poros de mi cama.

No escondo nada, ni soles ni olas, nada, vacío la almohada.

Voy a levantarme entre los muros de mi casa, revestir el desaliento que a veces te llama, el lamento que te guarda.

Dejarme de avatares inútiles y morir a bien en la muerte que resbala de la cornisa de mi calma.

Debo entonces sumergirme de golpe de todos los desasosiegos para que no quede nada. Que seque la sangre y perezca cada llanto, ya no será motivo el derrumbe que te abata cuando abras los ojos y estés ya consumido en la memoria del sol, de mi y de mi palabra.

Carta Recibida 1.

Poco es un poco más que nada. Poco es como si algo tuviera sentido de algún retorcido modo. Poco es como si en las puertas de tu casa decido tomarme el café fuera, en el rellano, que poco para lo que fue todo, y en este todo- nada de espejos- ser de madera y sentir en lo negro hachazos de tiempo.

Poco es escasamente,

Como si hubiera algo, sin haber rellano, ni interruptor para dar luz al pasillo o una escalera que me lleva a la calle, como si hubiera un teléfono abajo en contacto contigo, pero no me siento las piernas para subir la escalera.

Es una situación incomoda, lo es por muchos motivos.

Aunque no valga ninguno.

Ya que importa, hace la situación incómoda de todos modos.

Te es indiferente, ya no te importa.

No hay calles ni portales ni interruptores, sólo tu y yo, que ya no nos damos la mano, ni los pies, ni las bocas, ni compartimos cigarros.

Todo un submundo acaba de nacer. Acércate, echa un vistazo.

Tú y yo lo hemos creado.

Es poco lo que queda, ahí fuera, se tiñó de transparencias.

Maldita la gracia, me duele hoy y doliéndome me muero, en el enigma de tu perdida voz.

Pero con poco se puede crear un cielo, y en el barro la lluvia ha hecho dos caminos claros, con dos brazos ingenuos que pidieran… algo.


viernes, 25 de enero de 2008

Soneto.

Yo sé que el viento no se puede ver

Lo quiero porque en mi cuerpo lo siento

Que alguien me diga el color del viento,

Y como querer algo que no puedes tener.


Lo que no se ve también es cierto

Como el tiempo que también existe,

A veces se viene alegre y se va triste

O es la eternidad o es solo un momento.


Yo no te veo, pero aún así te contemplo

Imploro en mis sueños que me des tu amor

Y no estás aquí pero en mis labios te siento.


Eres un silencio que tengo en mis adentros

La llama de la hoguera que arde mi ilusión

El viento que me sopla y la razón de mi tiempo.

Si Fuera.

Voy a dar un paseito por las cosas que quisiera ser si fuera:

Es un juego muy conocido pero cada uno pone lo que desea ser a su gusto, ahí el mío.

Si fuera un día de la semana: el día mejor pensado para mí es Sábado
Si fuera un momento del día: El amanecer(que es el comienzo de un
nuevo día y si es posible en Andalucía)
Si fuera una parte del cuerpo: Los ojos
Si fuera una asignatura: Literatura
Si fuera un color: El blanco(los contiene todos) después me gusta su contrario el negro
Si fuera un verbo: Hacer (el amor)nunca la guerra
Si fuera una prenda: Unos vaqueros
Si fuera un lugar: La orilla del mar y con puesta de sol

Si fuera un líder: Gandhi
Si fuera un mes: Mayo

Si fuera un gesto: Una sonrisa
Si fuera un país: Uno sin bandera
Si fuera un sabor: en el punto justo de lo dulce

Si fuera un sentido: el tacto
Si fuese un árbol: un arce
Si fuera un insecto: una mariposa

Si fuera un regalo: una mano amiga

Si fuese un animal: un ave
Si fuese una fantasía: un sueño
Si fuese una Diosa: mi madre
Si fuese un fenómeno natural: la aurora boreal
Si fuese un sentimiento: la amistad
Si fuese un olor: agradable
Si fuese una flor: una orquídea
Si fuese un número: infinito
Si fuese una palabra: paz
Si fuera un planeta: saturno

Si fuese un momento del día: las doce

Si fuese una gota: una lágrima
Si fuese un líquido: agua
Si fuese un instrumento musical: guitarra

Si fuese un elemento: plata

si fuese una piedra preciosa: la esmeralda
Si fuese un mueble: un baúl
Si fuese una virtud: Perdonar
Si fuese un dibujo animado: un osito

Si fuese un ser de fantasia: una mujer elfa
Si fuese un famoso: una escritora
Si fuese un dolor: sentimental
Si fuese una fruta: piña
Si fuese una figura geométrica: una pirámide
Si fuese una verdura: la acelga

Si fuese un idioma: el silencio
Si fuese nada: seguro sería algo


Otra vez...

Solo ha pasado un momento corto si acaso y ya te echo de menos, no vuela tan fácil el color de la mariposa sobre la mano blanca, ni es fácil madurar el silencio sobre la seda del verso, nos negaremos de nuevo a que contamos los momentos y sin embargo, tenemos tachados ya todos los días del calendario.

Me voy a escuchar a diario, voy a esperar si me sorprende, cuanto te extraño, comprobar si todo lo que quiero, tiene la forma de tus brazos.

Me duelen los ojos de buscarte y no hallarte en cualquier lado, y sangran mis labios del beso ausente y me duelen las manos de no tocarte, de no encontrar tu vértice para aferrarme, mi alma viste de rosa, espinas lacerando…

Me besan las esencias, hay fiesta en algún abismo y baña un trozo de luna de materia el infinito, y yo busco con ahínco el caudal del universo donde tú esperas preso

Otra vez me estoy muriendo de miedo..

Al filo del Muro.

Me pregunto muchas veces porqué ese no dejarme llevar y esconder mi cabeza al filo de todos los muros, que no me llevan a sitio ninguno, pero yo soy esa, una que mira las ansias de la libertad aunque a veces deguste el pequeño placer de sentirme presa, entre las manos de los sentidos, sin sentirlos perdidos.

Y a veces me dejo apuntalar con mis viejas heridas y grito que el mundo me castiga y rasgo mis labios de tanto gritarlo a escondidas y sé que no miento y que no entiendo porqué te llevo colgado de mi vieja mochila.

Abro los ojos y pienso en besarte, pero dejo de nuevo que el aire se extinga entre ese espacio donde mora tu sudor y mi aliento cálido.

Y volveré de nuevo a gritar con insumisa constancia el retorno de todo lo que dejo partir al llegar la mañana, y me asfixian y me atrapan los escalones donde quiero poner mi pisada y que no piso por miedo a que se caigan y que después se fortalecen por todo aquello que niego y que me falta.

Sé que muero de angustia yo, y que tú quizá me maldigas pero es así, las llanuras aún siguen dormidas.

Puede ser que no quiero admitir que he dejado de sentir, de existir, de crecer y me retienen aún algunas cosas que se resisten a salir de mi vida y que siempre me niegan el instante fugaz de la salida, no, tampoco hoy es el día en que debo rendir culto al amor, y sigue el tiempo aunque yo muera en uno de sus últimos momentos.

Pero aunque te niegue aún ciega sigo tropezando y sé que desde la primera palabra hasta el último labio que no te besé fueron madrugados, porque yo aún sin admitirlo, rebelde… siento, aunque cuando lo niego, sea lo que siento, pesada mercancía. Cruel ironía. Se abren sobre mi y los huyo. Siento tus pasos. Y es que...

Eres demasiado importante como para dejar indiferente a las mil y una dimensiones de mi espacio.

Creeme Si te Digo

Si te escribo es para decirte,

Que no hay día que

No te tenga por motivo

Más no como antes.

Qué más quisiera yo

Que no encontrarme,

Tu imagen repetida

En todos mis lugares.

Cuántas veces…

Mientras cercenaba tus manos,

Las mismas que exploraron

Mi geografía…

La sonrisa de tus labios yo partía.

Las mismas que acunaron

Bellísimas letanías,

Que en pedazos mi corazón descomponía

Y cuántas veces en tu regazo

Tras el goce me dormía.

Pero resulta imposible

Borrar tanta huella

Siempre hay un libro empeñado,

En abrir los capítulos del pasado

O mostrar tu imagen en cada fotografía.

Créeme

Si te digo que aprendo

Lentamente a dormir,

Sin un pecho

Al que agarrarme.

Si te sigo buscando con empeño,

Si me deleito naufragando

En tu recuerdo

Y que tanto insomnio de llanto,

No hay nada que pueda asemejarlo.

Intento descabalar tu imagen

Idealizada

Grabada a golpes de besos

Y caricias en mi alma.

Es cierto que de amor

Nadie se muere ni se cura

Pero ese dolor que anula

Nada lo disimula.

Imposible hilvanar

Tantas palabras bonitas

Tantas poesías contadas

Qué de tanto decir,

Apenas ya dicen nada.

Aún te sigo buscando en el espejo

Y sigo lamentando ese duro escudo

Que me devuelve el reflejo

De mi propio rostro, con algún gesto tuyo.

Pero lo peor son las noches.

No hay nada que sea más fuerte

Ni tan siquiera una espada,

Que arranque todas las huellas

Que dejaste en mis sábanas.

Y tu pelo…que germinó

En mi almohada,

Que ha aguantado

Sin pudrirse mis lágrimas a miríadas.

Me río…porque solo ahora,

Viene a mi memoria

Quien salió perdiendo

En esta historia…

Me río…

Y alguna lágrima furtiva y despistada

Me vidria la mirada…

Será que aún estoy enamorada.

Tela de Araña.

Como en una tela de araña nos apresa el destino y nos apaga la luz, el alma sube diáfana a corretear por el cielo infinito cual cometa, aquí nos quedamos las interrogaciones sin mediar respuesta, eslabones de una cadena que no brillan para siempre.

Son las cuerdas de una guitarra, desafinada y abandonada, la melodía que ya no está en los oídos, el baile que se baila solo, sobre los pies que dicen no saber llevar el ritmo.

Se pasea sobre un arco-iris de sueños que la lluvia destiñe y que el tiempo transforma en lienzo monocromo.

Te sube en un globo que no alcanza el vuelo, le falta el calor de las sonrisas perdidas la felicidad y la prisa, el rubor de unas mejillas al despuntar la mañana, la palabra, necesarios cual esperanza.

Como una tela de araña que nos hace presos, esperando que la luz incida perpendicularmente sobre unos ojos, el insomne movimiento se detiene un instante, en la autopista, que veloz, nos conduce hasta el tiempo y a mil preguntas y un porqué con sutil antagonismo.

Y en su debido momento se llega a la estación, puntual, y nos encontrará en el andén

a la espera de algún tren cuajadito de recuerdos.

Malos.

Malos vientos vienen, para el mundo, malos, es como un azote de aire huracanado que sirve de refresco amargo para los acabados.

Me asusta, me muerde, su frío es como las armas de metal que brillan muerte, vientos de soledad y de recuerdos, lamentos en los oprimidos pueblos, viento turbio que hace más denso el deseo de los sueños.

Es como la aureola de verdugo sobre la mano blanca del que fue mundo, que ya ni es mundo, viento desnudo que se cierne sobre la luna y sobre la pared blanca que dora el sol, buscando algo que estrangular y oscurecer, aplasta flores, animales y a seres, viento deforme que azota al más inocente, demasiada vida débil para tanto viento malo.

Dónde?

Quise morir en tus labios,

saborear tu risa casi mía,

y apenas en un abrir de labios…

ahora desrío la vida entera,

sentí el latido de mi beso,

escurrirse entre mis dedos

y mis dedos fueron un reguero

de besos llenos

y me dediqué a contar

a todos ellos…

después de muertos

tus labios fueron,

esa inyección letal

matando un sueño.

Mientras besabas,

podría valer que me mintieras,

y yo acudía en aquél beso

al esperpéntico espectáculo

de desamarnos en silencio,

y entonces renuncié

al paraíso que soñamos

sin haber sido estrenado,

se alzó un muro indeleble

y el todo se quedó solo…

¿dónde se guarda el deseo?

Donde se funden las alas de cera,

al calor del anhelo,

quemando el disfraz de la fortaleza.


martes, 22 de enero de 2008

Quisiera ser capaz.


Quisiera ser capaz

de deshacer mis manos

que son piedras mudas…

hierba sean, hierba fresca,

quisiera, quisiera

enredarme con la luna

ser fuente, chorro cristalino,

césped verde

o pájaro azul, o canto

sobre tus hombros esperando,

quisiera ser espera,

seda del verso,

mariposa de sueños,

pantera,

manzana del tiempo,

sustento del sueño,

al calor de tu seno,

quisiera…

el fluir de tus venas

como compuertas

a un inmenso mar

de olas abiertas,

un ecosistema…

besando la esencia

de materias infinitas

quisiera, quisiera,

mi cuerpo, luna febril

bajo tu cuerpo,

retornar al universo

de los espíritus mansos,

y hallarnos…

en el aliento del viento

y en la llama

de las palabras encadenadas,

quisiera, ser lo que tú eres

aquí… dentro,

quisiera cerrar los ojos y

no morirme de miedo

mientras cuentas y te cuento,
por temor a no ser, ese verde de hojas
que a ti te mueva.
esa canción de amor que inventa el sueño,
ese labio de beso...
ese inmenso...

Desgarrando el Silencio.


Desgarrando el silencio

de este atardecer,

en el que ya tiembla

el oro pálido de las estrellas

se oyen dos grandes voces,

la de la luna que se esconde protestando

y mi voz con un “te quiero gritando”

pasan fatigados los últimos vientos

y el crepúsculo es como una nube roja

que se arrastra por el cielo

como mi corazón,

que se encoge lastimero

en el hueco de mi pecho.

Mis solos pensamientos

son tus ojos,

plenitud de sueños,

y es tu boca con sus besos,

tu mirar, conjuro

sal y romero

tu aliento puro…

aroma delicioso

en mis labios zalameros,

eres la luz

sobre mi noche

y brillas en los pliegues de mi cuerpo,

a ti te dedico este escrito,

que mi sueño glorifica,

con la gloria inefable de las rimas,

acortando noche y día

la distancia a veces dulce y otras fría.

Si no me Despierto

Me tiendo en la sábana de mi alma

apoyo la cabeza en la almohada

de mis inquietudes,

y mi cuerpo se llena de sal

entrando de lleno en mis heridas

como dagas de neuronas que se escapan,

todo lo que siento

me inunda con cansado sueño,

y todas mis palabras gritan

sin mover mis labios,

en este silencio amargo,

un poco más arriba,

o quizá más abajo,

no puedo precisarlo

siento los latidos de mi corazón

en un precipicio de espanto,

mi garganta la siento cantando

o quizá es llorando,

tampoco puedo precisarlo,

mis labios descomunales

se abren y cierran gritando,

no sé se estoy despierta

o quizá esté soñando,

sigo sin precisarlo,

los espacios tiempo

se desvanecen devorados,

y yo mientras,

dominando la parte más pura

de todo lo sensible

queriendo hundir la sinrazón,

desmembrada como una granada abierta,

renegando de tus besos,

para que la nada se apodere de mi…

atentando contra el pulso de mi alma

perdóname, si con el sol en la cara y la luna en la espalda,

no me despierto.

domingo, 20 de enero de 2008

Qué Sorpresa.

La sorpresa me ha mirado,

sus huellas largas,

en mi quedaron,

las cosas pasan

y mi pensamiento pasó despacio

como las hojas pasan dispersas

sobre la tierra,

callado el corazón,

ciegos los ojos,

todo te enseña

mi pensamiento cae

desmoronado,

y lento como la nada

se deshace,

en la mudez del aire,

al son de los acontecimientos

finales,

se esparce,

los pensamientos caen a raudales

y tú en mi corazón no eres

el de antes,

solo ha faltado

que tu puño me zarandee

el coraje,

más daño hizo la evidencia

sin hacer ruido,

las palabras son bellas

cuando suenan,

más nunca duran,

y tras su rastro queda un alarido

de mentira si acaso,

se derrumbó el sol,

se hundió el astro,

la luna se cayó al agua

todo acabado,

porque esta noche la sorpresa

me ha tomado,

sellé mis labios,

era el último amor,

y su sonido fue como un final,

como un portazo,

porque los brillos temporales,

ponen color a lo que no ha empezado,

ahí te quedas, ya he marchado.




Estoy aquí.

Soy una gota de lágrima

que busca el cauce de tu mejilla,

para viajar por los senderos

de tus alegrías y tus angustias,

y compartirlo todo

hasta lo que estás sintiendo

en este momento

mientras me estás leyendo,

y hacerlo mi momento,

estoy aquí, ¿me sientes?

esto es el infinito,

el infinito duerme

y yo,

te quiero.

Traigo todos mis sueños

como manojos,

colgados de mi pelo,

traigo en mis labios aquella rosa

y una arboleda

que mi palabra deshoja,

¿vienes o quizá te quedas?

Soy romero,

jazmín,

Azahar,

velero,

silencio,

manos,

que traen caricias,

corazones

amaneceres,

sed, hambre

y estoy aquí,

no quiero saber

tu número de carné,

ni lo rojo de tu sangre,

ni el libro que estás leyendo,

ni la bandera que te lleva,

solo quiero decirte

que estoy aquí,

y allí donde nace el infinito.

Isabel.

La señora Isabel es muy sabia, debe haber vivido cientos de historias y a todas les puso nombre, ella siempre dice que la vida es corta y arrepentida, mientras habla parece que sueña despierta, pero cuenta, selecciona, clasifica sus fechas y sus anécdotas, ella no aparta nada en las orillas, ni siquiera los estorbos, cuando cuenta algo que le duele, ni siquiera levanta la mirada, parece que un ciprés le corte en dos el alma y cuando los recuerdos son felices le sale a borbotones la luz con esa chispa única que ilumina la mirada, la observo mientras oigo, sus manos son pequeñas, delgadas, de dedos largos y uñas estrechas, debieron ser hermosas cuando moceaba, no para de moverlas, las envuelve una con otra, encerrando ternuras y las aprieta guardando la crudeza voraz de todo cuanto extraña.

Las historias que narra son casi todas de su vida pasada, que abrazada de memoria a su alma devuelve, sobre su rostro su pelo alborotado, de un castaño rojo que en sus tiempos pudiera ser trigueño, sus ojos son de color miel, con destellos apagados de todas las ausencias y todos los abandonos, a veces se para y entre dientes susurra: - Ay hija y Dios sin aparecer, pero omnipotente es la dulce intransigencia de su encanto-.

Isabel perdió muchas cosas y personas a lo largo de su vida, ella dice que fue como esa planta que siempre tuvo en su patio, “ La siempre Verde “ que poco a poco se fue quedando sin hojas, muriendo en el afán de asir el sentimiento, pobre Isabel, inquilina en el reino de la sensibilidad.

Siempre lleva un libro en su mano y tantas primaveras ya, que ella y su alma desmienten, y lleva esa absurda visión de los locos cuerdos, cuanto sufrimiento en ese casi siglo, pobre Isabel, dice que lleva media vida explotando globos de lágrimas.

Cuando habla del amor, siempre dice lo mismo, se le convierte la mirada en sirena y la sonrisa ávida de su retina se alarga como si persiguiera algo sin tregua y sus labios besan el aroma del café que le he preparado, y repite mientras da pequeños sorbos ¿ sabes niña? Un hombre hace tanto, moldeó mis ojos a su antojo e hizo de su cuerpo mi universo, pero le faltó tiempo para mirarme, se lo llevó la noche y la luna regresó eterna solo con su reflejo en las primaveras, después de aquello, lo busqué siempre en el fondo de mi copa.

Isabel fue profesora en sus tiempos jóvenes, su marido fue rojo en los tiempos de la guerra y todos sus hijos, que uno a uno dice ella, Franco se los fue quitando a golpes de bayonetazo o fusilados, a su marido lo levantaron una noche, de la cama y se lo llevaron, esa noche oscura, después a su ventana, solo volvió la luna, sin ninguna explicación, después una horrible miseria interna y de ansiedad se apoderó de su belleza, esa ansiedad que no cierra los ojos ni descansa. Isabel ahora anda y anda de día y dicen que también de noche, y habla con palabras bajas, colgadas de sus labios, dicen que aún maldice y lamenta y llora por campos de locura y tiembla y cuando entra en su casa, aunque llueva y truene, nunca cierra la ventana…Pobre Isabel.

Alguien dijo...

Dicen que la poesía despierta a latigazos el silencio, y que el dolor del amor se esconde en los pliegues de la mano, y que acaricia los ojos en la sombra de la noche… alguien dijo…

Y el poeta es el tobogán de los gritos inmolados en los artificios de la fe, desde todos los contrapuntos, buscando la claridad y el sentimiento, lo digo yo, pero ya antes, lo hubieran dicho, y volverán a decirlo, que la palabra del rumor intenso y profundo, de la soledad, de las caricias que se asoman, de todas las alboradas, de los días que se cierran entre puertas agridulces, de los amaneceres que aparecen cargados de ternura y sin sentido, alguien dijo…

El poeta es como un naufrago que jamás ve la orilla, saca a pasear a las palabras, por las ciudades y por los desiertos, y casi todos los poetas hablan de lo mismo, como dijo el poeta francés Jacques Prévet: “Todos nos parecemos siempre a alguien que se nos parece”. Por eso la poesía es un lenguaje universal, en ninguna parte hay frontera para ella, palabra, horizonte donde el hombre piensa, siente y a veces “ ¿Actúa? “.

Y alguien dijo, la palabra se revuelca de olvido para entrar en la memoria, y como dijo mi abuelo, hay que rescatar las cosas de la memoria… escala de otro lenguaje.

Como mi abuelo me dijo… habrá que hacer que la poesía no fluctúe entre el sub-arte y la nada… para el mundo de hoy lastimosamente el poeta vaga entre los vértices de la nada, pero la solución está en la literatura-


El lector se convirtió en el libro;

y la noche de verano

era como el ser consciente del libro.

WALLACE STEVENS

sábado, 19 de enero de 2008

VesTirSe De AmapolaS


Decir que el mundo

Está tocado, es fácil

Pensar que aún está

La incertidumbre

De la espera,

Podríamos comprobarlo,

sin embargo…

Detectar el mal enraizado de este siglo, la Soledad, mal que no tiene cura Y a la vez contagioso…Es difícil de aceptar Para los que nos congratulamos, de la existencia compartida.

Es la era de la tecnología, de los avances industriales, proyectos científicos, Nucleares…De los autosuficientes de las prisas, del sstres, Y de la individualidad también.

Ahora todo el mundo Pretende realidades concretas y materiales…Usamos el término Amistad, Para fines mucho más reales.

Antes hace mucho tiempo, la amistad tenía un sentido profundo y seguro en la gente, el encuentro de dos seres unidos por afinidades comunes e incluso divergentes.

El mundo tiene falta de lugares ocupados, de relaciones compartidas, de frases tontas pero necesarias para meterse en el mundo cotidiano.

Sentimos el mal típico de la década, nos conformamos con ir a la velocidad que marcan los relojes, las normas… nos dejamos arrastrar por la Soledad.

Me asusta que no seamos capaces de sembrar ese lugar desierto esos caminos tan poco explorados, de la relación humana.

Tan hermosos y necesarios, para que nuestro corazón se vista de amapolas, ropas viejas, pero nunca pasadas de moda.

Me gustaría que miríadas de gente, me pudieran leer por si leyendo esto, se detuvieran a pensar aunque fuera solo un momento. Ese de tomar café…mientras leemos el periódico, pero como siempre, un extraño poder anónimo me domina y sólo llegaré a una minoría, esa que siempre existe en el campo de la Amistad, porque amigos de verdad, con los dedos de la mano se pueden contar.

Terminaría este escrito, diciendo… que si miráramos calles, barrios, plazas… veríamos como la gente se necesita entre sí…y lograríamos despertar de este marasmo social.

Quizás me llamen loca

Pero no, no estoy loca,

Por mantener el sentido

Emocional y básico

De la vida.

Cuantas cosas Soy y Siento.



Soy una sensiblona

una llorona por todo,

soy rebelde a rabiar

contestona, valiente,

libre, luchadora y liberal

(aunque no en

todas las cosas)

una mimada (solo un poquito no más)

mimosa, cariñosa y apasionada,

tengo un carácter de perros

(solo cuando me enfado)

soy una guasona que se ríe

de su propia sombra

soy tan clara que puedo llegar

a ser una descarada,

pero solo cuando digo lo que pienso

soy discreta en la vida de los demás,

nunca me escondo ni escurro el bulto

a lo hecho pecho

aunque después a veces, me arrepiento,

me gusta aprender de lo bueno y de lo malo

después, me quedo con lo creo que es mejor,

soy muy sentida, me tomo todo tremendo

cuando de verdad me importa,

me pongo nerviosa ante el dolor

sobre todo de mi familia, y los otros,

el mío a veces ni lo tomo en cuenta

por aquello de yo sola me arreglo,

soy demasiado autosuficiente e

independiente , y orgullosamente humilde (también)

solidaria y honesta, nunca miento

a no ser que vaya la felicidad, la vida

y algo de suma importancia en ello,

soy algo rara, una rara de la sociedad

porque aún no pierdo los valores e ideales

que me enseñaron y que defiendo

soy muy reflexiva y muy cabezona

no me gusta dorar la píldora a nadie

sin merecerlo,

le llamo pan al pan y al vino vino

no me escondo en los armarios,

prefiero tropezarme en el camino,

a veces me desespero, pataleo y

me siento un ser impotente

así como una hormiguita entre

un mundo de elefantes

pero que crece y crece

y no aminora su marcha

aunque me pisen,

aguanto firme,

no altero los sentimientos

nunca hago sexo sin amor,

no me importa sufrir y llorar por algo

aunque después la dicha no llegue buena,

por todo araño, y pongo empeño,

lo importante es participar,

aunque nunca llegues a ganar

soy espontánea y a veces algo ingenua

pero no me la dan si lo puedo evitar,

no me gusta el llanto de un niño,

me encanta la sonrisa

esa que no es de plástico,

me gusta la soledad, esa

que me sirve de relax

que no la impuesta,

a veces me abstraigo

y parezco distraída

pero soy muy detallista

y perfeccionista,

soy una maniática del orden

todo me gusta en su lugar,

a veces soy caprichosa y testaruda

y no doy mi brazo a torcer,

pero solo es el momento

luego soy fácil con razonamientos

nunca con impuestos,

de ninguna clase,

también pienso que la dignidad

es el manto que me cubre,

no sé ser indiferente,

todo sentimiento me mueve

no me gustan los lunes

me gusta el número trece

y me gusta el arco iris,

no me gusta la infidelidad,

soy afortunada,

a medias confiada y desconfiada,

soy cobarde para el amor,

si él me priva de mi libertad,

a veces la palabra camina quieta

en mi boca, y otras,

se disparan como errantes cometas

compongo el ruido

y también el silencio

a veces por no empeñarme

apenas prometo

y siempre, siempre siento

todo lo que cuento,

me meto en problemas por

decir siempre lo que siento

no soy especial,

aunque si lo soy, si serlo

es ser natural,

no me gusta la gente

que piensa mal por regla general,

y lo suelta sin pensar,

soy un poquito tan solo

un poquito celosilla

pero sin problemas de inseguridad

soy algo poetaja,

porque siento bonito,

y creo ciega en el amor,

no me importa la opinión

nociva de los demás,

a veces hago viajes largos

por el interior de mi misma,

no me gusta la hipocresía

y el abandono

ni la intolerancia

ni el dominio,

ni la especulación

ni la manipulación,

soy de una ciudad Española

no viene al caso su nombre,

tengo hermanas y hermanos

y a mi madre,

pero ya no tengo padre,

soy amiga de mis amigos

intento nunca fallarles,

no me gusta este mundo

sin duda inventaría otro,

soy abstemia

y a veces algo descreída

cuando la decepción me aniquila,

de lo que veo me creo la mitad

de lo que no veo nada,

antes daba por verdad

lo que pudieran decirme

no creía en la mentira

ahora suelo tamizar,

yo siempre voy de frente

no me gustan las dobleces

no creo en los pobres hombres

que ocupan grandes puestos

y si en lo hombres pobres,

que llevan aún con dignidad,

la falta de puesto,

tengo muchos conocidos,

y con los dedos de una mano

cuento a mis amigos,

no creo en la felicidad,

solo es una palabra talismán,

ni en las leyes,

que nada tienen que ver con la justicia,

no me gusta la guerra,

sus mano hiere

trae la muerte, y a mi me gusta la vida,

no me gustan los improvisados,

que me vengan a decir

en lo que debo creer y como debo vivir,

no me gustan los sin alma

que violan hasta la flor y el agua,

ni los predicadores

a mi con un buen gesto me basta,

se oyen demasiadas palabras,

quiero la igualdad entre los pueblos

que ninguno quede rezagado,

me gusta mucho el álgebra

me relaja, si ya sé q soy rara,

me como el limón a mordisco

me pierdo en las estrellas

y juego con los niños,

no visito los corrillos

por donde anda la envidia,

ni la mala intención

yo ando por las nubes

oxigeno el corazón,

nací un trece de mayo,

sin luz de luna,

con los ojos abiertos

y sin llanto alguno,

me gusta enhebrar los sueños

y bañarme en fantasía

a veces me rompe la melancolía

pero me sobra la alegría

para beberme la vida con su día a día,

y muchas veces sondeo

universos y océanos

para agarrar motivos con mis manos,

y me como al mundo

aunque con él me coma el desengaño,

y busco estigmas

que me salven y rediman,

no soy más que un ser

anidando sentimientos,

tras los párpados cerrados

un humilde vasallo de la imaginación

que camina con el corazón en la mano,

prendido de quimeras y utopías .