A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD
A MIS QUERIDOS Y RECORDADOS AMIGOS Y A QUIENES PASEN POR AQUÍ.

jueves, 15 de enero de 2009

Charla. Jose Mari y sus colegas

- Hola tíos dónde os metisteis ayer, pasé por aquí haber si os veía y me pasé más de tres horas más aburrido que una mona en su rincón…
- Quería contaros algo que me pasó anoche en este bar.
- Yo estaba en aquél rincón de frente y ahí mismo donde estás tú Jaime estaba sentada la mujer de mis sueños, parecía extranjera, tenía pómulos eslavos, rubia como una mañana de sol y los ojos más soñadores y misteriosos que he visto, estaba en esa silla y parecía que le pasaba algo, iba elegantísima y le acompañaba un tipo bastante mayor que ella, no viejo pero si madurito, al principio pensé que podría ser su padre pero luego lo descarté por cómo se la comía con los ojos.
- Ella le hacía muy poco caso, creo que más bien ninguno, estaba aburrida y por momentos me parecía que se ponía nerviosa, en un momento el tipo se levantó a la barra a pagar y ella me miró… fue sólo un momento tíos, pero qué mirada, parecía contarme sus sueños y sus esperanzas, es muy joven, tanto como tu hermana Jaime, no más de 22 años, muy guapa y con una delicada sonrisa.
- _venga ya Jose Mari que ya te conocemos tío, ya sabemos como te las gastas.
- -entonces los dos se levantaron y cuando llegaban a la puerta la chica se volvió para mirarme, y yo salté de la silla y dejé el bar, hasta me fui sin pagar.
- Pero qué mala suerte la mía carajo, en ese momento tomaban un taxi, y me quedé sin palabras y un desgarramiento pensando que jamás la volvería a encontrar, ella cuando me miró la segunda vez, lo hacía con verdadera tristeza en su mirada, hoy me he pasado toda la tarde buscándola por toda la ciudad, tengo que encontrarla, haber si la suerte me acompaña.
- Venga Jose Mari, pero si tú eres un tío privilegiado, eso te pasa a ti cada semana jaja- dijo Marcos.
- Espero que un día vuelva por este bar y tenga la suerte de encontrarme aquí… aunque no creo que la suerte me acompañe, a mi solo me acompaña de noche que es cuando estoy, el ruido de las cañerías en mi casa.
-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.