A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 13 de enero de 2009

Pero No...

Llegó de la calle y se tiró en la cama, boca arriba mirando el techo, entrelazadas las manos en el cuello, algo triste pero muy serena.
Mi casa… pensó, no sabría vivir en otro sitio, sin guardianes, cadenas ni pesadillas…
No perdería su libertad por nada y no le importaba a veces, que no siempre, sentir el peso de la soledad, aunque tampoco le importaba que ese hombre de su pensamiento, ese hombre dragón, le diera una dentellada en el corazón, aunque reconocía que a él sería a lo único que se habría llevado consigo a cualquier lugar del planeta… pero no, es una extraña manía la de obedecer últimamente más a su cabeza…
Encogió las piernas y las doblo poniendo los pies en el borde de la cama, mientras pensaba en las posibilidades más alocadas que perdía con él, suspiró y pensó: No, ahora ya todo es diferente.Como dice su amigo Jadir, el amor no es ese camino de rosas que ofrece

1 comentario:

  1. El amor es duro, tozudo, lleno de rosas y espinas....pero el amor es nuestro, lo llevamos dentro...bellas reflexiones...azpeitia

    ResponderEliminar

Huellas.