A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 21 de febrero de 2009

19 De Febrero.

Querido Desconocido- 19 de Febrero.

Supongo que ya no te acordarás de mis palabras, el tiempo ha corrido rápido y es el olvido quien te avisa.
Ya no te acordarás de cómo suena mi voz, de mi risa, de tu risa, que conjugada en una armonía estallaba en el silencio con la mía.

Quizá no recuerdes las promesas, las que cumplimos, las que rompimos, las que cayeron en el olvido.
Ya no recordarás mis sueños, mis fantasías, las que yo te contaba con la ilusión que baña la vida de una chiquilla y la ambición por cumplirlas a flor de piel, y tú le robabas sonrisas a mis sueños mientras me oías, sin más necesidad de luz que mi mirada.
Tus sonrisa si, yo la recuerdo, ¿recuerdas tú la mía? no lo creo, el tiempo lo deteriora todo y ésta se quebró en tu memoria.

Jamás logré entenderte, siempre fuiste aquél misterio que nunca pude resolver…
el misterio de tus labios, de tus ojos, de tus manos… una duda, un abrazo, un te quiero, una prisa…

Eres etéreo, de eso no hay duda, transparente e incorpóreo cuando quiero mirarte y sentirte, presente y concreto cuando ya aprendí a privarme de ti.

Nunca supe realmente quien eres, pues cada día eras un mundo distinto lleno de contrastes que despertaban mis sensaciones una a una…

Nunca supiste quien era yo, me imaginabas como a una niña demasiado ingenua a la que podías manejar, o quizá como aquella muñeca con la que jugar.

Con el pasar del tiempo advertí que lo único que conocías de mí, era que pendía de ti como una medalla pende del cuello y ese fue tu error, sin embargo, jamás pensé que tú fueras el mío, el único error y el más grande fue el de nuestro orgullo destruyendo cada día las rosas que crecían.

Tú sabes que lo que estoy haciendo en este momento, para ti hubiera sido impensable, pero gracias al desamor que derramaste, ahora soy capaz de decirte lo que siempre callé.
Ya estoy lejos de ti pero pienso automedicarme con una sobredosis de las letras de tu nombre, pues no entiendo porqué, me sigues siendo inevitable.
Ahora eres el destierro de mi ayer, y yo soy la luz que se apaga en tu mirada hoy, y somos la última obra de la subasta del fracaso, y no sé si ya duele que seamos seguramente nada…

Hemos aprendido que detrás de cada encuentro, está la pena de amor cuando se ha ido, y queda en la razón un pájaro herido y el recuerdo impalpable del momento…
Pero sorprendentemente, no se me ha olvidado respirar… ni tampoco volar.

Me despido en estas líneas, segura de que al ser leídas por tu parte, no se darán el lujo de la nostalgia.

3 comentarios:

  1. ¡Qué triste, Cinta! Suena muy doloroso. Pero, como siempre, bello -abrasadoramente bello-

    De lo que escribes y de mi propia experiencia saco la conclusión de que es atroz el vacío que dejan las ilusiones no cumplidas o el amor no correspondido. Es un vacio que hiela el alma y destroza el corazón.

    Lo bueno es que todo pasa, aunque no lo tengamos claro cuando pasamos por la propia situación.

    ¡Bello, bella Cinta!

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Suri.
    Mi amor si es correspondido, pero hay amores imposibles no? claro que si, pero los amores asi, van perdiendo su color si no se colorea cada día de cualquier forma, y queda eso que pone en la parte baja de mi escrito.
    :)

    ResponderEliminar
  3. Ah y es que es más ruido que nueces, la pluma aumenta el sentido...

    ya sabes los amores así... suenan estrepitosamente... Hola Suri. :)

    ResponderEliminar

Huellas.