A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

lunes, 9 de febrero de 2009

Ella_ A mi Madre.




Ella.

Fue una muchacha que me enseñó canciones,
una bocanada de brisa azul y fresca
aposento de amor suave y libre
como el alucinante paso de las gacelas.

Tenía su aposento en la dulzura
hasta los pájaros se posaban en su trenza,
a golpe de amor convertía en azúcar
todo aquello que sus pies tocaba en las aceras.

Tenía la costumbre de cantarme entre su pecho
convertía en silencio el dolor y la pena,
sabía del vuelo azul de las gaviotas
hacía melodía del zumbar de las abejas.

Era una muchacha alegre
conocedora de poetas y mareas
bailaba como una espiga al son del viento,
blanda y firme como la dulzura de las fieras.

Me dejó la niñez eternizada
con mis risas girando en las veletas
me contaba cuentos bajo el olor a dalias,
me prendía el vuelo de las luciérnagas
en mis sandalias.

Aquella muchacha es mi madre,
cuando era fuerza y adolescencia,
la contadora de historias en verano
bajo la tenue luz de los astros.

Tras su mirada el mundo casi no era este mundo
incorporado a una pura zona de estrellas,
era ella, ella era, la mejor madre joven y vieja
hecha de carne y éter, bella como la primavera.

A mi madre con el amor que me dio y con el mío muy superior.

7 comentarios:

  1. Hermoso poema... una vez más me motivas a escribir sólo para tentar las letras línea a línea intentando escribir con amor y no con palabras, tus poemas inspiran poemas.

    Besos talentosa Karol_a.
    =D

    ResponderEliminar
  2. Con el eco del fandango
    Y la Rábida trémula sonando
    En la frisa marinera
    Platero rumiando despacio
    Caminito de Huelva.

    Florece entre marismas y playas
    en tierra de mil fronteras
    un exuberante rosal
    regado de agua tinta
    perfumada a fresas.

    Rosa madura de nácar
    Alegría de la floresta
    Canta fandangos y nanas
    Y acoge sobre sus canas
    A sus capullitos de fresa.

    Ejemplo de vida y maestra
    Madre y abuela.
    Señora de mucho porte
    Estandarte y bandera,
    Compañera de su hija
    Mi amiga la poeta.

    Besitos a ambas. Julio

    ResponderEliminar
  3. Que bella, que hermosa tu madre, tan llena de vida y de sueños al momento de tomada la foto.........y alli tú....su sueño que hoy esculpe su hermosura con las letras que nos brindas.

    ResponderEliminar
  4. Qué lindo poema me pusiste Sinuhe, gracias de veras, un abrazo.


    Y a ti Miguel qué decirte, eres un gran apoyo, siempre estás ahí.
    Un besoooo.Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Hola Yob, dichosos los ojitos que te ven, andas algo perdido, gracias por venir a verme, :) un besito.

    ResponderEliminar
  6. Y hoy que me pregunto de ti todo, me pregunto a quién no amas. Me imagino en ti una mirada que esquiva el dolor y la rabia… pero en tus ojos totalmente abiertos brilla un profundo apego a todo aquello que endulzó tu vida.

    Me emociona este amor de hija, este espejo en el que se refleja dolorida la ausencia.

    Mírate las manos, Cinta… mira y encuentra…

    ResponderEliminar
  7. De nuevo te contesto, yo amo todo lo que me rodea, lo que soy, lo que tengo, los que se fueron y los que conservo a mi alrededor, aunque mi padre murió hace año y medio y mi abuelo hace ya 14 años, está siempre presente en mi corazón y a veces en cada uno de mis actos.
    Mi madre gracias a dios aún la tengo conmigo y sea ojala por siempre pero al menos por muchos años más.
    Y si, miro siempre, pero no siempre encuentro, aunque encuentro mucho y no me quejo.
    Un beso Suri.

    ResponderEliminar

Huellas.