A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

lunes, 16 de febrero de 2009

En la Luna del Armario.

Dibujo del blog de mi amigo Corsario. Gracias Tav.

Aquella muchacha no podría decir cuando empezó a sentir la dependencia de sus palabras y no habría sabido dar una razón de ello, si ella misma se preguntaba como había surgido su dependencia de un desconocido, pensar en eso le resultaba difícil, así decidió no preguntarse ni buscar motivos.
Aquella situación le rompía todos los esquemas de muchacha tranquila.
Transcurren los días y tiene que doblegar las ganas de buscar sus palabras, pero nunca las busca, cada día era el mismo deseo, echaba de menos aquél sitio donde se sentía segura y casi feliz, aquellas palabras escritas que tenían para ella terrenos conocidos, iguales sentidos, aquellas sensaciones que ella se ataba a la cintura con un lazo.

Pero un día las palabras quedaron palpitando y en vez de calor, provocaron temblores de frío, cerraron las compuertas de aquél río y ya las palabras mezclaban sus colores y no podía mantener su pureza originaria.
Dentro de aquél revoltillo de palabras ella había encontrado vínculos, razones para quedarse leyendo sin tiempo, razones que la relacionaban.
La muchacha se sentaba leyendo y a veces era como mirar un espejo, leía a paso lento, el secreto de una buena lectura era seguir los ritmos, no precipitar el tiempo, mantener intacto el sabor y el aroma de los textos, ahora lo echaba de menos, los vínculos eran aquella ventana y un desconocido en algún extremo del mapa, jugando sensiblemente con las palabras.

Ahora ya no puede traspasar la ventana, a veces por timidez cuando ya sabe que es el punto de mira y tiene que entrar de puntillas… y ella no servía para eso, si entraba así, se sentía pequeña, encogida, si leía, su pensamiento volaba constantemente y desconcertada sentía que su reacción estaba vetada, así mejor mantenerse alejada, el dolor le duró varias lunas hasta hacerse suave…

Los ojos se tornaron amarillos y la mano no podía tener los dedos ávidos, porque no había dedos, sino una mirada que era una mano entera tras unos cristales cerrados.
Después vino la sorpresa de saber que ambos acudían a la cita sin decirlo, ella entraba callada y él, ávido buscaba alguna huella… no podía haber palabras en aquél choque de emociones, ese había sido el resultado de una deformación expresiva…

Pero los ojos son sabios… saben cuando posarse en las cosas y detenerse en ellas como mariposas mientras la vida pasa…
Hay miradas que pasan de largo y otras se quedan fijadas para siempre… simples reflejos o eternas instantáneas que permanecen hasta que el cuerpo aguante o el tiempo se acabe.
Existe una gran diferencia entre la acción de ver y la acción de mirar.

Aquella muchacha sabía ver a la vez que miraba, y si veía, las consecuencias arrebataban sus manos, se mojaban en una fuente, en un río o mejor en un mar… y tenía que callar, le cegaron sus ojos, le arrancaron su voz… tendría que mirar y no ver y ella eso, no lo sabía hacer.

Se imaginó las manos al otro lado de aquella ventana de cristales cerrados, manos suaves, de dedos largos con la piel empapada de rosas y un punto de tristeza…
y las suyas, amarradas en un chorro delgado que se desparrama en una senda breve, contenida en el último instante del vuelo.

La muchacha se ha quedado en su mañana suave, en su primavera incipiente, respirando como siempre, su aire repleto de azules casi transparentes, el azul de su vida, sin mácula, pero con las huellas blancas que dejan las nubes…
y sus dedos callados…
impregnados de azahar y romero… huyeron donde pudieran ser ellos y escribir linsojeros…

18 comentarios:

  1. Esplendido una bonita historia,
    Quizás la muchacha se quiso hacer mariposa
    Y abrió las ventanas de su habitación,
    Pero su cuerpo era demasiado pesado,
    Y el sol acaricio su cara,
    Y el aire refresco sus manos,
    Pero su voz se perdía sola en su cuarto,
    Su acento solo vibraba en ella,
    Y la música danzando solo estaba en la cabeza,
    Y yo me pregunto, para cuando unir voz
    Poema y canto, y ser ligero como una hoja,
    Serian tus alas de mariposa
    Para unir a la hada y la princesa
    Y navegar en el aire
    Y ser acento suspiro y eco

    ResponderEliminar
  2. Aqui estoy Princesa Iberica, no me he perdido........ Comentare en tus post....

    ResponderEliminar
  3. gracias amigos , tengo muy buenos amigos a los que quiero.
    Os quiero.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Carola, como siempre un placer y un gusto leerte.
    Aunque no comente cada vez que puedo paso a deleitarme con tus escritos =D.
    Abrazos para ti y espero que esos ánimos vuelvan pronto. Aquí estaremos atentos, cuando vuelvas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. hola
    bella historia, de timidez y duda.
    me ha gustado mucho tu blog.
    desde hoy te sigo

    Entre mil recuerdos y un olvido

    ResponderEliminar
  6. Hola Carolina,


    Tu no puedes abandonar a tus amigos que están encantados de leer tu blog. Te lo dije una vez que tus textos son pequeñas maravillas. Este es un pequeño tesoro.
    Cuando tu está triste, puedes escribir. Los verdaderos amigos nunca se pierden. Incluso en los momentos más difíciles, no estamos jamás solos.
    Disfruta de este tiempo de la casi primavera, y ... el mar en tu Punta Umbría.

    P.S.
    La "muñeca" es un Matisse. Tu puedes robar todo !

    Beso ... Ojos Verdes !

    ResponderEliminar
  7. Hola, primera vez que entro a tu blog, es muy bella la historia...
    un saludo desde Republica Dominicana, volvere pronto

    ResponderEliminar
  8. Hola Tav amigo mío, tú siempre con tu hombro de corsario tierno amparando, gracias por estas palabras, otro beso para ti mi pirata preferido.
    :)

    ResponderEliminar
  9. Hola George, gracias por visitarme, estás en tu casa.
    Me pasaré por la tuya. :) un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Nelly amiga, me gusta verte por aquí, no te preocupes por mi, sólo son rachas. Un beso niñita.

    ResponderEliminar
  11. Sinuhe qué decirte de tu poemita que me dejastes aquí, lo copié y lo guardé, es precioso, eres un gran tierno, y no por esto, sino por como eres a diario en tu vida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Hola Juan Pablo, me alegra que hayas pasado por aquí y te hayas parado, gracias, pasaré a visitarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por hacerte seguidora de mi blog que nadie lee :(

    Un abrazo desde Chile :)

    ResponderEliminar
  14. Te invito a visitar mi blog en el podrás encontrar mis últimos trabajos en arte la dirección es la siguiente:

    www.claudiotomassini.blogspot.com


    Te saluda atentamente Claudio Tomassini

    ResponderEliminar
  15. Hola martyr, como que nadie lee?
    yo y más que vi que te siguen y los que vi que te coemntaron jaja, anda no exageres, me gustó mucho tu forma de decir lo que quieres decir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Claudio, gracias por tu invitación, será un placer visitarte, por lo que he podido ver por encima que ya lo haré más detenidamente, eres un gran artista.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. ¡Y a mi que me gusta estar a la cabeza...! ¡Heteme aquí en el furgón de cola...!

    Este texto tuyo, Cinta, me hizo dar un giro de 180º ¿Hace falta decir más? Realmente me atrapo y me cautivó. Y fueron palabras... simples palabras... grandiosas palabras...

    Si, Cinta, con palabras bordamos nuestras mejores galas.

    Por cierto, "toy vivo". Graciassss.

    ResponderEliminar
  18. jaja Suri, ala a la cola del furgón... pero lo mismo hay en la cola del furgón que detrás del conductor. :)
    Gracias por tu comentario y me alegra que te gustara el escrito, salió tal cual, mis dedos como un chorro delgado salían al encuentro de mis sentimientos.:)

    ResponderEliminar

Huellas.