A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 27 de marzo de 2009

No te Duermas ahora.


A mi amiga M T de 33 años, que lleva 26 días en coma.

¿Recuerdas amiga cómo bailábamos descalzas en aquella orilla de la playa?
¿Cuantas noches de verano bajo la luz de la luna, todo el grupo, entre verso y guitarra?
-eres tan alegre y divertida-

Ahora esas aguas saladas me humedecen distintas, sus olas de dolor inundan mis recuerdos y sube la marea hasta parir por mis ojos.
Son tus risas
tu otra mitad
tu sed y tu agua.
Yo impotente y tú, ausente invocas con tu sueño el latir de mi espíritu deshojado, que ondea muerto, de pie, con los brazos yertos… mientras lloro tu sueño.
Llanto que solitario me araña la garganta y levanta mi piel hasta hacerme gritar y huirme.
No te duermas ahora,
que me duele este intento de hacerte conciencia, despiértate amiga,
vamos a crecer la estatura completa, la esperanza en los ojos, las manos ciertas…
¿Quién anda buscando contener tu latido de quietud profunda que no trae regreso?
No duermas la mirada que está despierta tu alma.
No borres los días, no alargues la distancia,
tu beso, tu mañana,
ni tu caricia
tu risa, tu miedo
tu duda y tu fuego,
duerme esta noche, despiértate luego, en la orilla te espero, no quiero recordar ese baile que asoma a mi tristeza, mientras suena la voz rota del agua sobre la playa.
Tu silencio me asusta y callas, y callo un dolor que ni adviertes ni conoces.
Nunca como hoy me angustiaron las horas, no te quedes en ese lugar donde abandonarte, ni te duermas en la arena sobre caracolas mudas, no lo consientas-lucha-sé que me escuchas.
No te vayas ahora ¿cómo darte mi fuerza?
¿Recuerdas amiga aquella barbacoa que nos encontramos en las dunas de gente de la tercera edad, mientras pasábamos al borde de la orilla?
Tú tatareabas a la luna y yo daba golpes suavecitos en la cadera de mi guitarra.
Íbamos al encuentro del resto del grupo, cuando un par de abuelitos nos llamaron a gritos “ niñas, niñas, acercaos la guitarrita, anda bonitas.” y allí, divertidas y contentas, nos quedamos de ocupas…
¡Cómo disfrutabas cantando, mientras las abuelas y los abuelos te acompañaban de palmas, mientras yo rasgaba las cuerdas de mi vieja guitarra… fuimos rayitos que alegramos iluminándoles la velada, a la luz de las candelas bajo un zumo de luna mezclándose con las olas bajo la mirada.
Recuerda amiga, recuerda, no te duermas ahora, pasea por tu mente y que los bellos recuerdos del sueño de la vida te despierten…En la orilla te espera tu gente.

2 comentarios:

  1. Duele esta antesala de la perdida ¿verdad? Y angustia esa incertidumbre colgada del halo de la ausencia permanente… Y mortifica pensar que, tal vez, no volvamos a alimentar el álbum de la vida, de las sonrisas, de los abrazos, en común…

    Hoy, junto a mi cariño, te dejo una velita blanca –mitad luz y mitad potencia- con mi deseo de que tu amiga se recupere y despierte. Si ella se recupera… tu la recuperas…

    Estoy seguro de que en algún punto del universo confluyen tu afectuoso reclamo y su deseo de vivir…

    ResponderEliminar
  2. Hola Suri.
    Espero eso, su deseo de vivir y mi reclamo, la despierten.
    Gracias por esa velita qué sé que lleva mucha luz, buenos deseos y mucho cariño.
    Me mortifica que no se despierte, y no hay muchas esperanzas, es diabética y le dio una bajada de azucar. tardaron en encontrarla estaba sola en casa. que penita me da.
    Gracias Suri. un beso.

    ResponderEliminar

Huellas.