A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 18 de marzo de 2009

Poema Roto.


Mi poema fue escrito en silencio
sus palabras salieron de mi pluma despacio…
como un hilo de voz
con ternura en las manos
con temblor en los labios
y los ojos brillando.
Y en mi cuarto
los objetos y yo,
destilaban amor,
que fue cayendo
como nudo de agua desatado,
en un recipiente súbito,
desbordando la nada
como si estuviera cayendo a trozos
un cielo roto,
sobre un mundo que aguarda
en unos ojos mudos
en unos labios secos
sobre una inerte masa,
a lo que tú equivocado,
llamas corazón… Tu corazón.
¿Dónde la fuerza entonces de tu amor?
Mis palabras bajo tu ciega mirada.
Sus letras irradiaban mi alma en el crepúsculo,
tus ojos no alcanzaban
desde sus oscuras cuencas…
mil olores, mil historias, mil tristezas
salían desde mis manos
mezcla de vida, de sensaciones
por los caminos descubiertos
de mi querer despierto
hacia la patria azul del firmamento,
Y tú sin verlo… Qué desencuentro…
Mi corazón cantaba como ave primera
rompiendo el silencio
recorriendo caminos sin regreso
abrazado a los astros y también al viento.
Pero la verdad no pide nunca,
ella sola se da…
Ya no habrá más poemas que se abracen contigo,
a lo inútil le es imposible el cántico…
a todo aquello que no puede sostener el sentido
de lo que no valoraste,
ni pudiste comprender…
Las columnas ciegas, siempre chocan contra el cielo…

3 comentarios:

  1. No sé por qué hoy estoy tan rebelde ante la tristeza, sea real o figurada, sea vital o artística. ¿Tal vez necesite esta reacción? ¿O tal vez piense que uno debe convivir con sus fantasmas como si fueran amigos? Algo de esto debe haber. Hoy quiero sonreír a estos fríos amigos que me acercan un vacío triste y oscuro cada vez que los miro. Y quiero hacerlo así porque con mis sonrisas su vacío construye puentes entre mi hoy y mi mejor destino.

    La tristeza no es tristeza, sino ausencia de alegría. La soledad no es soledad, sino renuncia a la compañía. El desamor no es desamor, sino indiferencia ante el propio amor. La locura no es locura, sino recta cordura rechazada. Pero los sueños si son lo que son… y las intenciones… y la disposición… y el talante…

    Y no sé si te duele alguien concreto o si es un argumento de tu arte. Pero, si tal vez, fuera el reflejo de tu sentimiento, te diré –yo creo que con acierto- que dejes la emoción que recorra sus senderos, que no importa a quien dediques tu sentimiento sino sentir… sencillamente sentir… amar… sencillamente amar… amar por amar… vivir por vivir… alegrarse por alegrarse…

    Y del fondo a la forma… ¡arte! ¡arte! ¡arte! Te sobran los recursos…

    Un gran abrazo, Cinta. Disculpa mi rebeldía y estos comentarios desmedidos.

    ResponderEliminar
  2. Porque tú eres un amor... sencillamente por eso.
    Otro beso.

    ResponderEliminar
  3. Bueno en la escritura Suri, siempre se busca un protagonista pero es más la historia a la que adjudicamos el principio del impacto.
    Yo suelo ser ecuánime en algunas cosas, hasta el justo límite de no covertirme en fría, es la contrariedad que conlleva el ser demasiado ecuánime, hay que buscar el equilibrio entre la mente clara y el corazón tierno, eso te lleva a la armonía, confieso que a veces es dificil y conseguir eso te lleva tiempo no crees?
    No es tanto como se pinta.
    Y a veces no me ocurre a mi, sino a otros y lo dibujo empleando a fondo otra virtud dificil de hacer completamente tuya: La empatía.
    Un abrazo Trovador.

    ResponderEliminar

Huellas.