A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 3 de abril de 2009

Carta a Mamá


Hola mamá, no me tomes en cuenta mi falta de tiempo, mi prisa, mis visitas cortas, mi stress… el día a día es muy corto, para el trabajo, estudios y ocio, pero ya sabes, ya tú pasaste por eso, en un instante crecemos y tenemos que elegir entre el mundo y el nido, y se elije el mundo, hay una ley inexorable que me hizo separar las manos de tu vestido, ya no existen aquellas manitas tan chicas y aquellos pasos tan cortitos, ahora mis pasos son como los tuyos, y también mi voz tiene tu mismo eco, es inevitable dañar cuando se separa uno de los padres, llamados por el reclamo natural de la independencia, seguramente no lo pensamos y somos duros al abandonar el nido de un día a otro cuando has crecido, al igual que lo son los pájaros cuando vuelan solos o los peces cuando nadan por su cuenta o los hombres cuando se enamoran, o cuando se van a buscar otras formas de vida, su vida…seguramente…

Pero mamá si supieras cuánto te quiero, esta mañana abrí un cajón y me encontré con una foto tuya y de papá cogidos de la mano en la casa del abuelo, allí en la sierra, cuando los árboles estaban cuajados de capullos y la primavera era niña como tú, mi padre llevaba en sus manos un manojo de jazmines y brillaban sus ojos de claros cristales, en esa casa, donde se habían respetado los olivos y traído matas y retamas de la sierra, donde los pájaros dormían y se despertaban tranquilos al alba.

Hace tanto tiempo, posiblemente yo aún no estaba nacida, esa foto creo que la vi algunas veces, pero hasta hoy no había advertido real y crudamente como ha pasado la vida sobre ti, algo que mientras eres una niña no te das cuenta porque ni siquiera lo piensas, hay una leve aureola amarilla que levanta la vida al ser vivida, tus angustias mamá, tu sacrificio, tus vivencias, tus inquietudes y los años, porque un día tú también tuviste 20 años, y esta mañana mami, te he querido más que nunca, mucho más que mucho… y eres mi madre, solo mía, únicamente mi madre, distinta para mi, no te pareces a nadie, y yo, soy tu niña… aún… porque nunca me ves grande.

No soy la hija perfecta, lamento tu desilusión, si es que la tienes, que nunca me hablaste de ella ni tampoco la noté, al contrario, pero soy yo quien se siente así, imperfecta, en cambio para mi, tú eres la perfecta madre. Siempre me he visto a tu lado como la continuación de un sonido, y tú todo lo hacías adherida a mi… nada fuera de mi… no tenerme cerca para ti era impensable.

Ahora cuando me miras y callas, sé que entiendes porque ya pasaste por ahí cuando te mirabas joven, no puedo pedirte que asimiles de repente, porque sigues siendo esa leona desmelenada que corría a mi cama cuando soñaba en voz alta o cuando tenía fiebre, tus manos imprescindibles, tu consuelo, tus desvelos, pero es ahora cuando veo y siento mucho más, el impalpable e indeleble amor que te guardo dentro.

9 comentarios:

  1. Esta música, Cinta, es como una caricia, por muy triste que sea. Porque acaricia nuestra humana eternidad, la que queda prendida en los efímeros momentos más intensamente vividos. Gracias…

    Dicen que el roce hace el cariño. Estoy seguro de que es así, pero solo el alejamiento da forma al sentimiento… y su verdadera dimensión… y su lugar en nuestro corazón…

    Este canto a tu madre es, además de un reconocimiento a tan bello amor entre madre e hija, un recogerse en esas caricias y refugios de la niñez. Ese refugio que, por mucha independencia que reivindiquemos, se echa de menos toda la vida.

    Realmente, nuestro primer y mayor amor es este -el de una madre- y no otro.

    Gracias, Cinta, por tus bellas y gratas palabras, esas que son –como decíais antes- fruto del sentimiento del poeta –poetisa en este caso-.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Suri, me alegro que te guste tanto la música, si, es muy bella y te envuelve creo q demasiado al oírla.
    Si se echa de menos toda la vida, cuando me siento algo perdida, corro a los brazos de mi madre, como ahora.
    No me des las gracias Suri, es un placer que las personas que aprecio esten a gusto en mi blog.
    Como tú.
    Un beso corazón.

    ResponderEliminar
  3. esta muy hermoso y un tanto melancolico el texto, excelente como todo lo que publicas en tu blog amiga!

    el proximo 16 de abril estaran en concierto tus paisanos de la oreja de van gogh en zacatecas, asi que ese dia me estare acordando mucho de ti. un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  4. Gracis Karol_a por tus reflexiones, certeras como un dardo y suaves com plumas. Me ha llegado al alma.
    Gracias de nuevo, amiga.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Miguel por tu visita, me alegro de verte por aquí, y bien que me gustaría ir a Zacatecas y ver a mis paisanos, :) es un honor que me tengas en tus pensamientos, gracias amigo, un beso.

    ResponderEliminar
  6. Hola Rubén, siempre que leemos algo de las mamás nos emocionamos y nos sentimos un poco dentro del escrito.
    Si te ha llegado al alma es porque tienes a tu madre en ella.
    Un beso amigo.

    ResponderEliminar
  7. Que tal he pasado a leerte, y no me dejo nunca de admirar tus creaciones, la verdad estas es una carta que deberiamos darle a ese ser que durante 9 meses nos a tenido y nos soporta en el caminodel crecimiento...

    Yo soy de esos que fui un dia cariñoso con mi madre cuando la veia mas seguido, pero cuando elegimos el mundo pocas veces podemos ver, aunque siempre ella esperara a su niña/o con los brazos abiertos...

    Madre solo hay una y es el ser que siempre ando en mi alma y corazon, todas las madres son diferentes pero comparten algo en comun : el amor a sus hijos que es mas grande que todo lo que hay en este mundo creo que no existe nada que se pueda comparar solo el amor de Dios que los supera....

    Bueno creo que no fui breve pero hablar sobre nuestras madres nos inspira y no basta pocas palabras para describirlo y creo que alrato habra tambien una carta a mi madre en mi blog ;)...

    Bueno cuidate un beso...

    ResponderEliminar
  8. Este texto tiene una calidez y calidad extraordinarias. Es muy difícil escribirle a una madre sin repetir lo que se ha dicho millones de veces, pero tú lo has hecho magníficamente. Gracias por el texto.

    ResponderEliminar

Huellas.