A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

jueves, 2 de abril de 2009

Como nunca antes.


Hoy te miré a los ojos
como nunca antes,
hasta el fondo…
quise adentrarme en ellos
y acurrucarme en tu pecho,
en su lado izquierdo…

Siento tu pecho anhelante
mientras aprecias mi entrada
y al mirarte,
fueron mis ojos
torrentes de agua salada
anegando tu mirada.

Tengo labios como espejos
donde guardo yo el deseo
y donde reflejo,
este corazón en mi,
desorbitado.

¿No oyes el silencio?
hay un ancho mar sin límites
y detrás hay un océano,
dame la mano,
que nos lleve la corriente
a lo más profundo,

y llamemos a los miedos, pánicos.

1 comentario:

  1. Recorriste el mar
    en tu velero de seda,
    y descubriste océanos
    de agua y de tierra.

    De agua florida
    y de lluvia salada…
    De arena baldía
    y de tierra esmeralda…

    Recorriste un mundo
    sin saber que existía…
    un mundo de silencios…
    de fuentes… de espejos…
    Un mundo -un sueño-
    que a tus pies se rendía.

    ¡Alegría…!

    No Cinta. Nunca llamemos a los miedos, pánicos… Tan solo miedos traviesos…

    Gracias por tu arte y un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Huellas.