A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 11 de abril de 2009

Eres.


Eres un sentimiento
desenredado en mis dedos,
como un hilo azul de cielo
en mi memoria.

Como la piel plateada
de la luna más honda…
como aliento de espuma
que en la noche levanta el viento,
con su beso somnoliento
que se agita en el cristal vedado
de mis labios…

Una mirada hacia dentro
que busca sobre el pecho
el pulso de vida y la esparce,
por los quicios del aire.

El abrazo violeta,
la voz rota y cautiva,
la risa regalada,
la balada del verso
poblada de ausencias y silencios.

La luz blanca
que devuelven los astros
si miro al cielo,
un silencio tras la puerta
dividiendo la tarde
en dos mitades,
cuando se abren
los jazmines del patio.

Un naufrago del alba
en cada uno de mis sueños…
como ese adiós sin alas,
que no quiere
morir en el aire,
y vuelve siempre...

Eres la luz de flor de loto
que ilumina y descubre
lo ingenuo de mi rostro... Eres.

3 comentarios:

  1. que envidia por el que es, maravilloso sentir para el que inspira tus versos.

    saludos

    PD: me comprometo a optimizar la carga de mi blog .

    ResponderEliminar
  2. ~~~~~~
    Bonito !

    Feliz Domingo de Pascua, Carolina.

    Beso.

    ~~~~~~

    ResponderEliminar
  3. Amor... amar...
    en la tierra o en el cielo...
    desplegando velas y achicando mares.
    Reconociéndome en tus versos...

    Amor... amar...
    calmando tempestades y agitando vientos...
    llenando de azules la mirada
    y desatando cadenas de fuego...

    De ti partí y a tu puerto llego...

    ResponderEliminar

Huellas.