A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

jueves, 23 de abril de 2009

Historias de sombras



No sé si alguien me dijo, no sé si fue mi abuelo o quizá él me diera un libro donde lo leyera, que la oscuridad tiene un extraño vínculo con la exactitud, al igual que lo difícil con lo verdadero, que los lugares, las cosas y las personas, se concretan cuando adquieren cuerpo y sombra y que en la oscuridad los recuerdos se diluyen y se forman. Casi parecido a cuando cierras los ojos, que desaparecen las demás cosas, y que cuando evocas se vuelve concreto… esa sensación se vuelve real y curiosa, como un bálsamo que se posa, modifica y dibuja las cosas y luego brillan en la oscuridad como fragmentos de tiempo perfectamente acotados. Como decía Picasso, es a veces la oscuridad la que te lleva a muchos momentos de inspiración…

¿Lo has probado?

En esa oscuridad diviso tu cuerpo abandonado en el revuelto de las sábanas, el pelo alborotado dibuja la almohada, la mano izquierda debajo de la nuca, una leve sonrisa asoma a los labios, en la mano derecha casi agotado, el cigarro que te fumas, la línea del rostro seria con algún conato leve de dulzura, la mirada larga y perdida, quizá más allá de las sombras, esa misma sombra que ahora a ti te nombra… porque si reina la luz, ella la expulsa y tú te vas con ella, mientras van apareciendo las demás cosas…

Tu silencio infinito controlando la expresión de los sentimientos, como quien quiere retenerlos para que no se derramen y se pierdan en la arena como las olas del mar, haciéndolos más valiosos y a la vez acumulando tensiones sin poderlas evitar, un cierto nerviosismo propio del que sabe que está dividido entre el blanco y el negro, el desconcierto y la satisfacción, esa dulzura de los ojos que contrasta con la fuerza de la expresión de tu rostro, esa mirada limpia llena de gestos que hablan más que las palabras…

Si todo fuera sencillo como un cielo claro, sería todo demasiado fácil… pero no existe un hilo dorado que nos indique el camino para salir de las sombras… por eso tú aún caminas en la noche, envuelto en historias que parecen las hojas de un árbol que caen lentas, mientras tu mirada recorre su vuelo...

3 comentarios:

  1. Pues sí este es el resultado de tu búsqueda de inspiración en la oscuridad, aceptaré aquella idea como verdad indiscutible ;)

    Qué maravilla de texto!!! tantas sensaciones tan vívidamente descritas... en especial la parte del silencio...

    Pues yo sí creo que la oscuridad tiene mucha magia.. por eso me gusta la noche.. la noche y sus senderos, la noche y sus destellos ;)

    Un placer leer el instante de luz de tus letras... luz nacida de la oscuridad ;)

    besos!!

    ResponderEliminar
  2. Qué bellas historias de sombras que se niegan a abandonar al amor... que quiere escapara de su cárcel, cargada de tiempo y desamor, que bellas historias tristes pero plenas de romance y misterios.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Interesante, ameno y6 tremendo escrito, también lleno de poesía.
    A diario paso a leerte, aunq a veces no me pare a comentarte. Vengo a beber la bella fuente
    de las sensaciones.
    Un vico Guapa.

    ResponderEliminar

Huellas.