A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 29 de abril de 2009

Sin Noticias de Dios_4

El primer paso fue buscarle un piso en mejores condiciones, alquilado y pagado sin ayuda estatal, como podrían pensar algunas gentes que dicen que el estado ayuda a los inmigrantes, no que nosotros sepamos, el estado no ayuda a los necesitados de esa forma, ya tiene bastante con ayudarse a si mismo para gastarse el presupuesto en sus sueldos millonarios, en asesores por doquier y cochazos blindados y otras tantas cosas que otro día si viene a cuento diré…
Estas personas quieren trabajo no caridad y mientras lo encuentran o se los buscamos, ayudamos en todo lo que haga falta, la carga repartida es menos carga, así esperan a pasos lentos conseguir los papeles pero se lucha sin descanso, solo es tener ganas de ayudar, usar la empatía y la solidaridad, y a cambio esa mirada llena de agradecimiento leal de gente buena que son, porque ser de otro color, o buscar otro trozo de tierra donde guiar sus pasos, no les identifica como diferentes y llevan el mismo ser para “ser” gente digna, solo hay un indicio distinto: la injusticia que hace ser diferente.

Luego hay que moverse buscando gente competente, que se implique, como abogados, asistentes sociales, y buenas personas sencillamente, que las hay, en la calle y las delegaciones, y no con ilegalidad, sino cumpliendo el deber y el buen hacer que a veces no es cumplido por varios motivos, la dejadez, el egoísmo y porqué no nombrarlo, también el racismo que encontramos, pero es un alivio comprobar que aún hay personas que sin ningún interés ayudan a los demás, solo es apoyo, echar esa mano de la que todos hablamos y que a la hora de la verdad muchos se las ponen detrás cuando extenderlas en muchos casos debería ser natural, algo innato en el corazón de los hombres…
Ángel se dedica a darles clases de español y aprenden muy rápido y les saca sus conocimientos para aprovecharlos, colaborando en todo lo que saben e incluso aprendiendo lo que no saben, porque ellos quieren trabajar, se sienten incómodos con los regalos, pero mientras se les arregla lo vital, aceptan la vida y aceptan agradecidos la ayuda para salir de la decadencia y la inanición, mientras tanto andamos caminos difíciles y abruptos, esperando papeles y consiguiendo trabajos a quienes no tienen otra alternativa que morir o ser integrados y ante todo el derecho a la ayuda y con ella a la vida, de quienes no hacen daño a nadie y son víctimas de los gobiernos que no reparten las riquezas y cometen abusos, se enriquecen y por menos de nada cometen genocidios y no hablo solo de África, hay muchos otros puntos del mapa.
No hay día que no estemos pendientes, los llevamos sobre todo en el corazón, pero eso no basta. Sobre todo Ángel, admiro su entrega, su lucha diaria sin cansancio, y todos contribuimos en lo justo y necesario para que no se sientan abandonados y la tristeza se les coma el alma, porque además se suman la nostalgia de los suyos, la soledad, las costumbres y los recuerdos, esos momentos en que a solas cunde la tristeza, el miedo y el desasosiego, qué más quisieran ellos que encontrar en su sitio de origen lo que les niegan los malos gobiernos y sus malas gestiones.

Porque la fuerza del amor es infinita
porque las manos del amor son otras
aquellas que entregan,
esas manos tuyas, mías
por las que corre el mismo pulso,
el mismo dolor, la misma paz
la misma lucha,
porque es así el amor que dicen que se hace,
¡pero si el amor se hace a cada instante!
no es el amor mío, ni tuyo
es el amor de todos,
Amor por todo y entre todas las cosas,
que a pesar de su ceguera,
te da la luz entera.

Si no fuese eso el sollozo del pecho,
quizás nos hubiésemos ido para siempre…
porque todo fue para el hombre,
Si, del hombre…


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.