A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

jueves, 30 de abril de 2009

Sin Noticias de Dios_Final

En medio de tanta lucha, se añaden otras complicaciones que derivan de lo mismo, interferencias que en la desesperación de la espera y del infortunio, se han cruzado a montones, pero la peor es la última que ha sumido a Thomas en una tristeza y ansiedad profunda, su hermano pequeño, también salió de su país, llevaba años intentando reunirse con él, de vez en cuando tenía alguna noticia, se llamaban por teléfono de tarde en tarde para saber que estaban vivos, Thomas le pide prudencia y le dice que espere que las cosas están mal, pero el chico estaba solo malviviendo y había conseguido llegar a Libia, esa es la última noticia, porque hace ya más de dos meses que no sabe nada de él, llama una y otra vez a su celular y nadie lo coge, nadie sabe nada.
El temor y la duda de que se encontrara en esas pateras en las que hubo tantos muertos en las costas de Libia lo sume en un sufrimiento y una incertidumbre que no lo deja vivir.
Como preguntar por quien no lleva papeles ni tiene nombre en un país donde hay tantas revueltas y muertes en las calles, como saber que no es uno de los tantos que iban en esas pateras donde casi todos han muerto, nadie puede identificarlo si así fuera, y Thomas no puede ir a buscarlo, aún no tiene los papeles en regla y le ha llevado ocho largos años llegar a España, y aunque preguntara, estas personas no llevan documentos ¿Qué hacer en estos casos? y sin embargo todos tienen nombre incluso muchos lo llevan marcado en la frente con estigmas de siglos, de antepasados nobles…

Ángel, el bueno de Ángel ha ido a la cruz roja y les ha explicado el caso, han quedado en informarse de algo, mediante la cruz roja internacional, algo muy complicado, y están esperando en un infierno de espera, imaginando que quizá su hermano sea uno de los ahogados.
Bien que se cumple aquello de que al perro flaco todo se le vuelven pulgas, así empezaba mi historia, la que he resumido mucho pues me he limitado a no contar todo, pues llenaría el blog y tampoco es necesario, por eso decía que la vida se ensaña con los más desvalidos sumándole desgracias, y que como decía Darwin, yo también pienso que el mundo es insensato y absurdo y que cuando hay tanta desgracia es cierto que no se puede pensar que Dios esté en ninguna parte, si nosotros que somos insignificantes seres humanos manejados por no sé que poder, o qué fuerza, que nos lleva a la deriva, ajenos a todo lo que está por pasar, sentimos que potenciamos el grito solitario y solidario, casi más por vergüenza que por justicia de todo lo injusto que ocurre, ¿Cómo se sentirá ese presuntamente divino que está en todas partes, que se hace papel de cuché entre el rojo encendido del dolor de los que sufren y de la ira de los que sentimos cerca el dolor de los demás y el tuyo propio? No es posible tanto impermeable que soporte tanto y tan bien, las lluvias de azufre…
Por eso como hizo Darwin, en todas las épocas habrá responsables de otras tantas muertes de Dios… ¿Cuántas veces hemos matado y resucitado a Dios?

La lucha es inmensa y grande es la desesperanza, sobre todo para los que malviven, mientras otros se lo montan que ni en el cielo… Tanta injusticia me desespera, se hunden los sueños, papeles mojados que día a día secamos y que se esmeran en no encontrar dueño, y llueve y llueve, y nos coge sin paraguas.

Y no, no me digas nada,
déjalo, mejor no me informes,
hazlo mañana,
cuando tengas algo más que nada
que tengo la boca seca
de la sal de las lágrimas,
déjame mientras tanto
que me susurren los sueños vencidos,
que imagine las luces y olvide las sombras,
que se hagan dorados los hilos de mi alma,
no me digas nada,
pero acércame tu abrazo,
que yo me sienta vivo bajo su calor humano
esperando abrir los ojos a una mañana nueva
a una página en blanco,
que no tenga colores si no son
de acuarela…
ese abrazo llano,
que aún sin resultados, se me antoje cálido.

Yo no puedo plasmar los sufrimientos interiores exactos de las personas que sufren tanto, hay cosas que son autónomas, únicas y solas, que en soledad se vuelven más crudas, no hay palabra exacta que defina el sentimiento, ni son mis manos artesanas del alma, hay algo que se mueve y no tiene brazos ni piernas ni bocas que suspiren atrapando palabras que luchan en otros labios y se queda dentro o salta por el aire… ese algo que no se dice, y que tampoco se escribe, con sensibilidad abstracta que a cada uno pertenece, definiciones harto difíciles, esas que sangran, que se hacen agua, en las historias solemnes laceradas de dolores y que a veces superan a la ficción, ese algo que es tributado y estrangulado dentro… nadie puede acertar a expresar como se sienten las personas cuando los límites explotan dentro… no he sabido escribirlo, pero en mi interior, aunque no haya encontrado las justas palabras, me lo imagino.

He decidido dejar aquí mi historia, esperando que tenga un buen final, como en las películas, pero esta, es real.

2 comentarios:

  1. bello excursus de poemas y palabras...un abrazo de azpeitia

    ResponderEliminar
  2. Gracias Az amigo por volver siempre a visitarme.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Huellas.