A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 19 de mayo de 2009

Aire Ausente

Para Mila Y para Salvi...

Los que me conocen dicen que soy una mujer muy sensitiva, que todo cuanto hay a mi alrededor sea positivo o negativo lo vivo desmesuradamente, que me afecta en exceso, no sé si será bueno o será malo o ambas cosas, tendría que calibrarlo. Pero yo soy como soy, y siento como siento y no voy a dominarlo ni a cuestionarlo, porque siempre (aunque procuro mejorar y superarme) soy yo misma, nunca llevo caretas ni disfraces ni falsas lentejuelas…

Yo amo la libertad, la justicia y las cosas sencillas...

También dicen que tengo un aire de ausencia que me caracteriza, ese estado de estar y no estar del todo, no estoy de acuerdo totalmente con eso, hay quien confunde la distracción o la ausencia con una mente ocupada, y la mía siempre lo está, nunca supe ponerla en blanco, aunque a veces pase una mirada larga por aquello que no me resulte sugestivo o que no me diga absolutamente nada y hay muchas cosas que te obligan a  no detenerte en ellas(tal cual está el mundo) pero me interesa la gente, me fijo mucha en ella, sobre todo en esas que merecen la pena o la ayuda, y no por curiosidad sino por motivos mucho menos triviales, aunque solo sea el paso de una mujer apresurada que vuela en vez de andar, un trozo de conversación que llega a mi sin intención, la mirada de un adolescente que lleva la tristeza o la ilusión reflejada, o alguien que sienta que me necesita con urgencia como mi vecina Isabel… todo me produce un pensamiento y muchas veces una historia o un motivo para escribir, porque en definitiva, me gusta y creo en la gente…

Siempre hay algo que justifique mi aire abstraído, a veces me quedo así por algún pensamiento, imagen , o algo que esté haciendo o me quedo parada en el lugar de alguna historia que ha conseguido llegarme.

Pero no voy a discutir sobre el grado de ausencia, de abstracción o de sensibilidad que me caracteriza, pues no es fácil despertar la emoción si algo o alguien no la lleva,  y cuando ella se aposenta, yo la agarro hasta el punto de recrearme en ella. Más  bien me llamaría a mi misma, “una mujer intensa” aunque no quita que también sea lo demás, ni que esto sea una disculpa, ni tampoco una excusa…

Supongo que las perspectivas con que miramos a la gente son muy diversas, a mi me interesa la gente, y mucho, en todos veo algo y creo que todo el mundo tiene algo que decirme, pero no me agrada ser el centro de su interés, y tampoco creo que haya mucha gente que conozca los rincones de mi alma, pocas son las personas a pesar de que me lean, a quienes les permito traspasar las fronteras de mi santuario… supongo que influye mi forma de ser y también reconozco que conmigo hay que tener mucha paciencia, y a veces los justos prejuicios, los que me marcan la dignidad como persona…  los valores que siempre me enseñaron a cultivar para serlo, por lo demás, no suelo escandalizarme, a no ser que sea por la injusticia y el robo de los derechos humanos…

Y todo esto desde aquí se lo dedico a mis amigos Mila Y salvi que sé que me quieren muchísimo… Gracias Mila, Gracias Salvi, yo también… os quiero muchísimo… 

1 comentario:

  1. Según escribes, me gusta como eres y bien por lo que dices, lo mejor es ser auténtica, sin esas falsas lentejuelas que adornan a muchos.
    Mejor ser una misma.
    Me gusta tu blog.
    Un beso Carol.

    ResponderEliminar

Huellas.