A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

domingo, 24 de mayo de 2009

Al Caer la Tarde


Las sensaciones no se miden ni se controlan,

simplemente surgen en el fondo del corazón o

en un punto indefinido,

que nos cubre de sombras o de luces la mirada,

solo es dejarse llevar...

aunque sepas que puedes perder pero también ganar.

 

 

Al caer la tarde.

 

Al llegar la noche, mis sueños en tropel, como blancos corceles huirán de mi… Buscándote…

Y tú insensible del amor que siento, de frío en tus labios los dejarás morir... matándome...

Y no te das cuenta que somos la espuma y la ola que rompen en el arrecife, que una toca el cielo y el otro encuentra su paraíso perdido, que solos se dan, no como costumbre sino como necesidad.

Espero con afán que pasen las horas, que llegue la noche, y a la hora de cenar, mi gente me encuentra distraída, se daban cuenta que tenía el pensamiento en otra parte, se veía el aire de ausencia que había en mi rostro, y temía que me hicieran una pregunta o un comentario…

Yo jugaba con los rizos de mi pelo, con unos mechones sueltos que se escapaban a su aire, tú tomabas protagonismo y todo el resto quedaba reducido, eran momentos de impaciencia, no había espacio para otras historias, sólo tú abrazándome cuando caía la tarde, esperando que oscureciera.

Así decían verme… con la mirada perdida y el cuerpo ausente…

Entonces uno de ellos, el menos comedido dice: es sencillo leer en tus ojos, tú me lo has dicho, ¿quién ha sido el que mejor te ha dado en sus labios gotas de cariño?.

Y fue cuando decidí apartar la audición de mi cerebro, y escupí silencio, tal como pócima, que lo impuse como una consigna, las palabras sobraban si una se iba, con la misma mirada, sin prisa, sus pasos, su sonrisa…

Mi espíritu es ligero, ya que nada me retiene completamente, y sin embargo sé encontrar placer en las cosas más pequeñas, como recobrar la alegría y valorar el silencio…

8 comentarios:

  1. Ese al caer la tarde como preludio de una noche en la que soñar es libre.

    Preciosoooo.

    Un besito muy fuerteeee.

    ResponderEliminar
  2. Cuando uno se abisma y se dejar tomar por el silencio, la fantasía retrepa como la yedra invadiendo su pensamiento, floreciendo en sensaciones y sazonando sus más íntimos sueños. Y es entonces cuando, como tú dices, el espíritu del soñador se vuelve ligero, pues nada lo retiene, y vuela...

    Un abrazo, Karol.

    ResponderEliminar
  3. "...Así decían verme… con la mirada perdida y el cuerpo ausente..."

    he aprendido a vivir con el eco de mis pasos y el valor del espacio en silencio. hay que saber disfrutar de las cosas más simples, como al parecer tú lo haces.

    ResponderEliminar
  4. Bello, querida amiga
    Muy bello,me alegro por tu espíritu ligero,
    por saber encontrar el placer y no dudo que si consigues el silencio en tu mente,eres poseedora de algría seguro.
    Un abrazo y que descanses.

    ResponderEliminar
  5. Al caer la tarde!!!!
    Cuantas cosas suceden en el ocaso, que bello escrito lleno de sensaciones...
    Un beso
    Marisel

    ResponderEliminar
  6. Recobrar la alegría y valorar el silencio... ¿y eso son cosas pequeñas? Creo que son pilares fundamentales, sobre todo para alguien tan sensible como tú pareces.

    Me ha encantado que me hayas traído hasta aquí apareciendo en mi blog. Es un auténtico placer.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  7. Muy bello tu escrito, aqui te dejo mi cordial saludo.

    Rocío

    ResponderEliminar
  8. Que foto mas bella, cuan quisiera bañarme alli, te animas karol ?

    ResponderEliminar

Huellas.