A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

jueves, 28 de mayo de 2009

Digamos.

Necesitamos gritar

sentir esa llamada del despierte,

necesitamos un aletear, un revuelo de pájaros,

con las alas, con los picos, con los trinos,

necesitamos reclamar en las alturas

por los cielos, por la tierra, por los mares,

sembrar ruido en los espacios,

que la voz se nos oiga libre,

que las lleve el aire por los campos, las ciudades

y se posen en los adoquines…

abrir los ventanales de las gargantas mudas,

sacar del hueco al eco somnoliento

antes que todo se selle a cal y canto,

y huela a podrido redomado…

 

El polvo cuando se queda solo y callado

se convierte en fango y luego,

es llanto y alarido enmohecido y resabiado,

digámoslo todo,

no traguemos silencio

no nos ahoguemos,

usemos la protesta y el diálogo,

que sepan… que sepamos,

que la voz es sonora y todas dicen algo…

 

Que se oiga lo que nunca deberíamos callarnos,

que sepan que somos, que estamos,

arráncate y dile al mundo, que sientes y padeces,

dile quien eres, lo que piensas, lo que quieres,

que suene tu voz, que suene y no te ignoren,

dilo fuerte y alto, como el cielo, alto y claro…

2 comentarios:

  1. "como el cielo: alto y claro"...

    sino... ¿para qué hablar???

    Si nuestras palabras nacen del amor y de la verdad, llevarán la luz del día, la magia de la noche, la esperanza de los horizontes...

    maravillosas palabras, amiga...

    besos..

    ResponderEliminar
  2. Que palabars, nunca imagine esto........."El polvo cuando se queda solo y callado se convierte en fango" Que increible amiga mia

    ResponderEliminar

Huellas.