A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 16 de junio de 2009

Almíbar en mis labios


El almíbar alcanza

los contornos de mis labios

cuando tu boca absorbe el amor

como uvas desgranadas,

rescatando silencios impalpables…


Esa orilla de tu boca

que rompe aristas blancas

y esparce desbordando de besos,

un océano…


Esos contornos de tus labios

que guardan los abismos

intentando los míos,

cruzando mares,

campos de amapolas

y de trigos…


Se me dobla el alma

sobre el charco cálido

de tu beso y tu mirada,

la luna se ha parado

al filo de mi falda…


La noche es un laberinto de magia

que me envuelve y me despoja-de-

tu boca y de mi boca,

en medio de las luces

de alguna hoguera loca…


El almíbar se extiende en el pozo de tus labios

y la luz inmensa y toda… se me encierra a mi en la boca…

2 comentarios:

  1. No comprendo este rubor que nos hace mirar de lado cuando alguien escribe un poema de amor, más aún cuando es tan bello.

    Porque este poema es una celebración, como lo es amar dejando el pudor colgado de nuestra puerta de atrás. Son estos los versos más bellos, los que más nos inflaman el pecho, los que nos hacen llorar de alegría.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Suri.
    Tu comentario es todo un poema, y además es cierto.
    Lo cierto es que me abstengo de poner la cantidad enorme de poemas de este tipo que suelo hacer por lo que dices, así son las cosas, aunque no se entienda.
    :)

    ResponderEliminar

Huellas.