A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 11 de agosto de 2009

Alfonso.


Alfonso ha llegado no hace mucho del extranjero, viene con un cansancio impropio de los que han triunfado y amasaron opulencia y dinero.


Parece ser que lo trae todo hilvanado-menos sus cuentas bancarias- y se ajusta a los harapos para que no se le escape el alma por los agujeros.


Dicen que viene huyendo de los brazos de una mujer para que no le vea enfermo y acabado, nadie le ha contado las horas, pero dicen en el pueblo que el reloj agoniza ya sin tiempo, y que solo busca un epitafio decente, Alfonso es sumamente valiente.


Pasea mucho por los campos de fresas de sus antepasados y por las marismas, de día y de noche, dicen que bajo la luna busca y muerde el silencio como maná escaso, cierra los ojos, sonríe, repasa, revive, recuerda, llora y respira hondo…


Una vez tuvo veinte años, una novia y unas alas, apenas con esa edad, se fue a Argentina, dicen que de allí ha venido con una herida de donde brota dolor sin consuelo, nadie sabe porqué y como, pero de esa misma herida, dicen que se alimenta el soplo de vida que le queda…


En cambio él vive cada minuto regalado, no se le ve triste, sino serio y pensativo, no le sirve de nada vivir un cuento de hojas amarillas y no quiere mirar dentro de los espejos, el reflejo que le lleva a su fracaso, pero si lleva a cuestas los treinta años de soledad compartida, que va derramando por los rincones…


A veces suele sonreír y saluda a mi madre cuando la encuentra, son vidas que han vivido muy de cerca, vecinos desde que recuerda la memoria, aunque él es más joven que ella, creo que mi madre le llevó a las clases gratuitas que daba mi abuelo en el alpende.


Ella me cuenta que Alfonso no trae equipaje que le ate, ni palabra de amor que lo detenga, lágrimas dicen que no le quedan, ni temores, ni dudas, viene desnudo por dentro hasta de razones.


Pero Alfonso, dicen que es muy fuerte y muy valiente, sabe hacer de los retales trajes de ilusiones que le cubran las heridas. Su libertad, su retiro, es como ese sol colado por el tamiz de los días amargos, y muchas veces una repentina luz de locura en sus ojos grises como un cielo de otoño, le abre los párpados mientras contempla su casa de siempre en la cera de frente, tan cerca ahora en la distancia, tan lejos de su corazón… ya piensa en otra casa, aunque sea ya otro calendario y otro horario quien rija sus días. Y camina, sin prisa, sabiendo que le aprietan los zapatos de antaño que aún no se ha quitado y que crujen ya en otra tierra bajo sus pies…


Alfonso es un hombre íntegro de sonrisa libre, sabe mirar al mar de la vida que aún le regala caricias de sal, y se mira en sus aguas, es un hombre enfermo, vencido por la pena, pero él dice que es un hombre nuevo, sereno y que se gusta por dentro, a causa de esos brillos que atesora dentro de tanto arañar gramos de felicidad… No hay rencores…

12 comentarios:

  1. Alfonso esta triste pero no amargado, sus recuerdos pasados le permiten vivir un hoy de ayer, que maravillosa prosa poética, es muy dulce, y bello tu sentir y tus letras.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, Karol_a.

    Soy un desconsiderado por no pasarme de vez en cuando por tu casa, así que aquí estoy, a por esa agüita fresca y a prendarme de esos ojos verdes.

    Un beso y un achuchón

    ResponderEliminar
  3. Hola Tato, gracias por venir a visitarme, es un honor para mi, que tan ilustrado escribidor me lea aunque solo sea un ratito.
    Gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Vaya, algunas personas tenemos complejo de elefantes, sabes, los elefantes, cuando están enfermos abandonan también su entorno, y se van marchando a acabar lo más feliz y serenamente lo que le quede, que de quién hables dure mucho aún, si ha alcanzado la serenidad, bendita sea...

    Algunos somos así....


    Abrazos....

    ResponderEliminar
  5. El peruano guapíssimo, lo es más en esta foto que en Doña Bárbara....jejejeje, pero si que está "requeteguapísimo"....

    ResponderEliminar
  6. Hola Bluess, pues si pero a mi me gusta en cualquier lugar jaja, es realmente lindísimo.
    ah gggg ya veo q no solo a mi me gusta ehhhh
    besitos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Erik.
    No me digas que tú, eres un elefante, anda yaaaa, serás elegante, mira el teclado cuando escribassssss que me cunfundes jajaja
    un beso amigo.

    ResponderEliminar
  8. Mi niñaaaaaaaa, no podía evitar en esta pausa de vacaciones venir a verte, y encontrarme que has hecho cambios, y ese peruano hummmmmmmmmmm.

    Espero que estés bien, de todo corazón.

    Veo que tengo que ponerme mucho al día, que me he perdido mucho, así que manos a la obra y a disfrutarte.

    Un besito muy fuerteeeee.

    ResponderEliminar
  9. "...Alfonso no trae equipaje que le ate, ni palabra de amor que lo detenga, lágrimas dicen que no le quedan, ni temores, ni dudas, viene desnudo por dentro hasta de razones."

    A veces me he sentido así, y es muy duro.

    Precioso texto, amiga. Besos.

    ResponderEliminar
  10. hola!! buen texto!! dura realidad!!
    un abrazo!!

    ResponderEliminar
  11. Hola q tal? como te va? disculpa mi ausencia, mi vida ha dado muchos giros y pues el tiempo cada vez se me hace mas corto, estoy aqui, pues no me olvidado de ti, espero q tu no lo hayas hecho, y pues tambien lamento tu perdida, yo lo hice esa semana tambien, perdi un gran amigo, espero ya estes mejor, la muerte nos llevara siempre pero lo que no se llevara es lo bueno que hicimos en la vida, moriremos fisicamente pero con alguien que nos recuerde, nosotros estamos vivos, tengamos siempre presentes a aquellos que nunca queremos que mueran...

    Bueno creo que mi comentario no tiene nada que ver con tu escrito, pero pasare despues a comentarlo..

    Cuidate!!! Besos...

    ResponderEliminar
  12. Hola Alex, gracias por visitarme, yo sigo en tu blog, pero oye mira ver porqué no me deja ponerte comentarios.
    Un beso amigo.

    ResponderEliminar

Huellas.