A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

lunes, 10 de agosto de 2009

De Luz y de Versos.


Esta mañana el Sol llega estallando pétalos, tiemblan las luces en la Espartina, multiplicándose en los esteros, los sonidos de la marisma fluyen entre yerbas cargadas de rocío, de golpe los pájaros se levantan verticales perdiéndose en los bancos de nubes que dibujan el cielo, el calor comienza a empapar la tierra, las calles parecen más grandes a fuerza de florecer la luz en las aceras….


El Sol se cuela por todas las rendijas, cercano, insalvable, aquí, allí…contra todas las aristas…


Esa luz inmensa y toda, se te encierra en los ojos derramándose entera, ese sol cansino y perenne que te deja el pulso latente de fuego…


Esa flema a la hora de la siesta en que soñolienta busco el alma entre las cosas, esas horas de Agosto en que sirve el corazón de música al silencio, ese marasmo quieto, ese remanso dulce que llega y nos habita, ese sopor meloso que trepa por el cuerpo y nos deshoja el tiempo, esa hora mágica y sureña que tan consecuentemente nos roba el movimiento y nos acerca al sueño casi cercano a una pequeña muerte… ese sabor narco de los cuarenta grados que se diluye en los labios y sabe a inconsciencia.


Ese puente que nos arranca de la espesa mañana y nos acerca luego a la línea divisoria que une ya la tarde con la noche, que a mi me encuentra revuelta de arena como una piel de orilla sobre la playa, con el latido encerrado en los ojos y mi corazón inmenso sangrando sentimientos, esos que aquí traigo yo luego, impresos en mis letras como caudales donde derramarse, un camino que recorrí mil veces haciéndolo mi trino y guardando los abismos…


Esas tardes de verano en mi ciudad Andaluza, llenas de luz y vida interna, donde todo se ensimisma, en esas horas que el sol se queda, sabiendo el sitio exacto del tránsito común que nos obliga, la hora de la siesta….


Luego de ella, la noche, con estrellas y luceros y una luna llena de remiendos por querer dejar sus trozos en los esteros…


Y amanece y vuelve el alba, con nuevos delirios en este cielo tan distinto, con esa luz diferente que hace de él una acuarela cambiando los matices del paisaje.


Mi ciudad despierta al alba entre sonidos de agua, que manan de las marismas, de la Ría y de las fuentes de las plazas, esta ciudad que suspira, que grita y calla, que es tan guapa, porque dos soles gigantes le crecieron en la cara, mi ciudad de marineros que me sabe a salve y a romero, llena de versos que se escriben y se cantan… unos se los lleva el viento y otros bajan por las olas meciendo los sueños… y como sueños, se hacen melodías en sus noches de embrujo y de quimeras…


Pues que salga el sol y apriete por donde quiera en los cielos de mi ciudad, tan llena de luz, tan marinera...

2 comentarios:

  1. Me pregunto –en voz alta o en letra clara- que fuerza colosal te empuja, no ya a escribir, sino a sentir con la intensa pasión con la que te entregas. Me sorprende esa avidez con la que te entregas a descubrir mundos, especialmente el que se esconde bajo tu pecho, allá donde ubicamos el alma. Tanta sana calma… y tanta sana furia…

    Me dejas meditando… En estos días bordas con palabras de oro el cuaderno en el que escribes. Tu creatividad y tu talento deslumbran de solo acercarse. ¡Hasta se me ha chamuscado el sombrero…! Y me alegro… sinceramente me alegro… En estos momentos la vida es una celebración, y me sumo respetuoso y contento… Quede una vez más mi admiración.

    Me vienen a la memoria esas palabras del gran Miguel Ángel que recientemente deje en uno de mis blogs:

    “No posee el total hábito
    sino quien se halla en lo extremo
    del arte y de la vida”
    (Michelangelo Buonarroti)

    Un gran abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  2. Hola Suri, pues no sé, no pienso mucho en porqué, pienso en que lo siento, que me gusta y que lo escribo, de cualquier forma, hay gente que vive mucho el mundo del sentimiento, quizá sea eso que siento todo lo que vivo y me recreo en ello.
    Muchísimas gracias por tus palabras, sé que las sientes porque si no estarían aquí, pero Suriii amigo mío, bájame de donde me pusiste, mis letras son solo lo que siento o llevo en mi vida o en mis adentros y en mi entorno, no es nada del otro mundo sentir el calor que hace y amar a la ciudad de una,tus letras son de más calidad que las mías, anda que no, gracias de nuevo y un abrazo.

    ResponderEliminar

Huellas.