A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 25 de agosto de 2009

Letras y Susurros...


Sé que tú caminas por mis silencios con el corazón en la mano, para no asustarme, como temiendo que despierte y como tantas veces salga volando. Es la única manera que tienes de llegar a mi, con esa necesidad de escribirlo todo como yo, y bebernos como en un sueño todos los sucesos inesperados que inundan nuestra torpe manía de escribir…


Y así mientras me dejo arrastrar por los ríos de tinta que sangran sentimientos, seguiré siendo el habitante de ese anhelo en el que dormita plácidamente tu lectura, ese humilde vasallo de la imaginación, que va escribiendo los sueños…


A veces las letras son susurros arrolladores, dulces, sensuales, otras veces son desgarros del espíritu, donde la decadencia se aprovecha de la soledad y torturan de vez en cuando, pero casi siempre son los maravillosos garabatos que producen los sentimientos y los sueños en nuestro espacio y en nuestro tiempo…

Y todo para unos ojos, una boca, un corazón, una sonrisa, y mediante ellos, viajen a cualquier rincón del alma, de cualquier ser humano que siente, ama y se equivoca, con sus destellos y oscuridades y que es en sí mismo, algo inexplicable…


Sé que en las letras se guarda todo, recuerdos, sensaciones, sentimientos, las manos sobre la piel, los latidos del corazón, Todo...


Y que si no se escriben los días son feroces y hambrientos y las cosas tienen un significado inmenso, compartido, cuando se sacan de dentro y tú casi siempre te conviertes en Peter Pam sin Wendy, pero escribes sin remedio de los naranjos en flor, del caracol, del poema de Marzo, y de aquella flecha de cuarzo que se te clavó en el pecho, de la luna de Abril, del Sol de porcelana, de la erótica manzana, de tu risa nerviosa, de mi llanto feliz, de los versos de las prosas… y que luego se guardan en letras al llegar el alba…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.