A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD
A MIS QUERIDOS Y RECORDADOS AMIGOS Y A QUIENES PASEN POR AQUÍ.

sábado, 8 de agosto de 2009

Me Enterneces...


Me enterneces cuando me dices con los ojitos brillantes y la mano cerrada por un puño tierno “tengo el corazón en un puño, pero eso lo sabes tú, con eso cuentas…”


Porque sabes que cuando estoy contigo, no hay mucho más que decir, y cuando no estás, está todo dicho ya, y me aferro a tu cara que es lo único que me queda cuando todo se va, y si pudiera sería a tus labios que nunca pude besar…


Y me enterneces cuando te enciendes un cigarro y entornas los ojos en tu cara de niño y me sonríes, cuando con sumo cariño, pensativo me acaricias el pelo rizándome los mechones, cuando me miras callado, disimulando que dentro llevas, de todo menos paz…


Y entonces comprendo que es fácil quererte y que en realidad te quiero, hay muchas clases de amor…


Y te miro a los ojos y en ellos entono lo que realmente pienso, y sabes leerlo y de nuevo los tuyos se apagan tan tristes que leo claramente que eso no es suficiente, y yo lo lamento, y quizá lo deseo, pero aún no lo siento.


Me duele dentro cuando me dices “hasta que no llegas no me siento vivo” o al menos indemne, no me digas te quiero, sino tendría que llevarte conmigo…


Y en tu luz mi sombra cae fragua sobre los campos de sentimientos que siembras de sol a sombra y a solas, sin compañía, en los campos angostados de palabras que se lleva la brisa…


y mucho me enternece cuando me dices perdóname o algo semejante y yo, me esfuerzo. de veras que me esfuerzo, para no ver el mundo desintegrarse…


Entonces yo, me pierdo y tú me aprietas la mano para hacerme volver y pedirme excusas sin poderte detener…


Para, para, quiero una tregua, pareces un niño buscando un regazo, quieres andar por la ciudad sin parar hasta que no quedan calles para no irte a tu casa y dejarme, si no estás conmigo ya te encuentro algún día ahogando tu rebeldía por los bares, me buscas, hasta donde nunca voy, es como si quisieras beberte mis horarios y tengo más amigos familia con quien repartirlo, soy tu amiga, por favor, sé tu mi amigo… con la voz quebrada en un quejío...


Tanto llamarme, y tanto responderte, del mar a tu pecho, y de tu pecho a lo blanco, tantos momentos, tanto, tantos fracasos, como si quisieras que tu amor me pesara y lo acabara sintiendo… un amigo espera una mano, y un amigo que ama, espera una mano y con ella, unos labios… al final verás si nos enfadamos…


El amor está ahí fuera, el en el aire, en el agua, en la piedra, en la carne… esperando, cuando quiera que baje, no hay que presionarlo…mientras tanto, no habla, no respira, no devuelve la mirada… es un arco iris, solitario, ya aparecerá si es lo que tiene que pasar, una acuarela que lo contenga y esparza sus colores y naturalmente, haga sus mezclas…

2 comentarios:

  1. No, Cinta, esta vez no. No estoy de acuerdo con ese final: El amor, el sentimiento (sea cual sea) trabaja hasta cuando dormimos. Y siendo huéspedes de nuestro sentir, en ellos recorremos avenidas, vivimos rebeldías, nos desatamos en alegrías, nos consumimos en tristezas y melancolías... Porque nuestro sentir es un indomable caballo al que debemos seguir si no queremos ser arrastrados...

    El amor no está ahí fuera, sino aquí dentro, viviendo su vida, recorriendo sus espacios, diseñando sus mundos... tomándonos de la mano... Y me alegra que sea así...

    Que no empañe este comentario mi devoción por tus letras... Me sigue doliendo el brazo de tanto levantar el sombrero. Y con el otro, nuevamente, un afectuoso abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bueno Suri, según, si el amor solo lo siente uno, no puedes presionarlo, es a eso lo que se refiere mi escrito, todo él lo dice antes de llegar al final. El amor está dentro cuando se siente, pero si no está es libre de andar fuera hasta que te toque y si no te toca, pues no hay prisa. Ese es el sentido de mi escrito, de todas formas tienes razón, hay matices, pero como siempre tu comentario embellece mi escrito.
    Un beso querido amigo, tú si que sabes. Ah y no te quites el sombrero, prefiero que me regales tu sonrisa y tu cariño. :)

    ResponderEliminar

Huellas.