A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

lunes, 24 de agosto de 2009

Noche... Noche.


Anticipas ráfagas con tu mirada,

cruces, silencios, pausas,

paredes blancas,

verde albahaca,

soleada estancia,

gajos frescos de esperanza,

techos, paredes, muros, cielos,

amor del bueno,

y adherido a él, mi cuerpo,

empeñado en amar al sol

y derrumbar la sombra de los límites,

que me rompa la cárcel

de mis noches de espera

y me humedezca la lengua

con tu sabor a alba creciente…


Porque noche soy,

desde que eres mi noche…

noche, noche…

que eres desierto y también aliento,

que a veces hielas y otras quemas por dentro…

noche, todos los días con ansia la espero,

porque te tengo y mío eres,

aunque solo sea en sueños…

Noche, noche…


Porque vienes y vuelves

y no te quedas siempre, siempre…

Tú que eres la única

que la ausencia no contienes

y alcanzas más allá de lo que eres.

Noche… Noche.

4 comentarios:

  1. Hola que tal? bueno estoy aqui, hace algunas semanas quise varias veces tratar de leer en tu blog, y pues no podia porque decia que no habia sido invitado para acceder, pero ahora volvi a tratar ya que este blog es de los pocos donde leo y puedo comentar y admirar, pero gracias por haber dispuesto tu gran blog a las personas que te leemos.

    Bueno te habia dejado unos saludos con
    Mary cuando comente en su blog, pero aqui te los dejo de nuevo.

    Saludos y besos..

    ResponderEliminar
  2. Que extraño, cuando entré a este blog sentí que flotaba en una nuve.

    ResponderEliminar
  3. Y noche de penumbras y siluetas, de misterios y sorpresas, de poemas y saetas...

    Noche de silencios y jaranas, de pecados y penitencias, de sueños y certezas...

    La noche lo tiene todo... Hasta la luz... en farola de plata.

    Una gozada tu poema. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Huellas.