A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

domingo, 23 de agosto de 2009

Yo Toda.


Mis manos:

Porcelana fina que no te acarician,


Mis ojos:

Aguas marinas en las que no te ahogas,


Mi boca:

Flor escarlata que no deshojas,


Mi cuerpo:

Recipiente en el que no te desangras,


Mi tristeza:

Comparable con el cansancio que rinde el aire quieto sobre el verano.

Ese aire tibio de mi cielo por donde no has pisado.


Mi cara:

Centro de luz donde mora el sol al que has mirado.


Mi beso:

Calor rubí, saliva de esencias, alas, pena, deseo,

pájaro que se marcha volando con el último rayo,

elixir dulce y salado que no has probado…


Mi amor:

Cuerpo largo, brazos de amparo, que viaja hacia la luz del fondo y que no alcanzas.

Y sin embargo guerrero… cuanto me amas…

3 comentarios:

  1. MI LANZA:ESCENCIA DE FE QUE POR POCO TE ALCANZA.

    Grato es visitar tus versos, te felicito por tu página es muy apreciada y eso me alegra de corazón. Si tienes un tiempo libre puedes encontrarme en:
    http://josxavi.mi-web.es

    Ricardo Felipe
    Contador de estrellas

    ResponderEliminar
  2. Vengo del blog de una amiga escuchando, en la voz de uno de mis catautores preferidos, la frase: "el amor engendra la maravilla"...

    Llego aquí y lo compruebo: maravillosos versos que el amor ha engendrado..

    Mi cariño de siempre, amiga, en un abrazo inmenso ;)

    ResponderEliminar
  3. ¡Clama el anhelo la ausencia del amante...! Pero son dos -y no uno solo- los compañeros...
    Y de faltar, solamente uno se echa de menos, porque si extrañaras al amado, el amor -tu sentimiento- siempre seguirá a tu lado. Y eso -verdaderamente eso- es lo más importante.

    Por lo menos eso creo...

    Un gran abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar

Huellas.