A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 29 de septiembre de 2009

Bajo la lluvia.


El Sábado estuvo lloviendo todo el día, por la mañana estuve haciendo algunas compras por la zona del mercado, zona céntrica de multitud ruidosa.


Con tanta bolsa en las manos, no abrí el paraguas y me deje mojar…


Jadir destaca en un paisaje muy poblado, así que lo identifiqué y ya me estaba mirando, también se dejaba mojar…


En el instante preciso y rápido de levantar la mano para saludarnos, me quedé mirándolo y el pensamiento voló entre la multitud, lo miré absorta analizando a aquella persona que me despertaba tanta curiosidad y cariño, no sé ni por cuanto tiempo.


Recordé cuando nos conocimos, durante bastante tiempo estuvimos caminando por los senderos del silencio, cada uno en su pensamiento pero muy relacionados, nos dimos cuenta que hablábamos casi el mismo idioma, fueron pensamientos compartidos y bastante gratos, y desde entonces nos sorprende que en cualquier distancia nos sabemos reconocer.


Jadír es muy alto y delgado, lleva el pelo encima de los hombros hermosamente descuidado, su piel es morena clara algo aceitunada, sus facciones son finas, sus dientes muy blancos, los enmarcan unos atractivos labios, y sus ojos son grandes y almendrados, con largas y negras pestañas y no sabría definir el color que le envuelve la mirada, a veces son destellos de oro claro, como si un campo de girasoles se levantara y en ese horizonte de amarillos, se mezclaran los colores avellanas y el verde oscuro de las copas de los árboles perdiendo tonalidades cuando las mueve el aire, no sabría buscarlo en la gama de colores que adornan una acuarela, pero son muy interesantes, misteriosos diría yo…


Mi amigo es ligero, a veces como una brisa suave que baja del cielo, le apasionan las cosas ligeras, se deja llevar por los embates del mundo sin oponer resistencia, le gusta todo aquello que llena la vida, las cosas que no se ven, los misterios.


Su madre es profesora de Sánscrito en Oneness University , él sentía devoción por esta lengua llena de misterios y devoción por su madre, así que decidió descifrar el misterio de aquellos signos muertos y se adentró en ella, me admira la capacidad que tiene de soportar la dificultad y el sacrificio, él dice que nada resulta demasiado pesado si nos acercamos sin miedos, me gustaría tener ese don de llegar al fondo de las cosas, despojarlo de lo innecesario y sobrero, como él, libre sin excesivos lazos materiales.


Jadír nunca coge lo que no necesita, solo lo que le resulta imprescindible para tomar o seguir su camino, sin embargo es un apasionado de las letras y el silencio, dice que se parecen a la vida, que son sus retratos.


Como me gustaría profundizar en la vida sin permitir que ello me hiciera demasiado daño…


Un día de estos le voy a preguntar a Jadír si el sábado cuando ocurrió esto, el también me analizó a mi, en la multitud y bajo la lluvia.

6 comentarios:

  1. me encanta dejarme mojar por la lluvia , creo que es una de las mejores sensaciones , que puedo vivir, un besito preciosa

    ResponderEliminar
  2. Sí Hargos tienes razón es una sensación maravillosa, suelo hacerlo muchas veces, pasear bajo la lluvia sin paraguas solo con el anorac y muchas veces sin gorro, disfruto de algo tan bello.
    un beso gracias por venir.

    ResponderEliminar
  3. ACÁ EN MÉXICO TENEMOS UNA CANCION HERMOSA QUE SE LLAMA: ESTA TARDE VI LLOVER Y LA CANTA "MANZANERO" ME HIZO RECORDAR CUANDO LEIA TU POST. MUY BUENO POR CIERTO

    TE MANDO UN SALUDO DESDE ALGUN RARO LUGAR DE MÉXICO. CIAO

    ResponderEliminar
  4. Estoy seguro de que la respuesta es SÍ. Al menos, yo lo habría hecho.

    Besos, cielo.

    ResponderEliminar
  5. Qué bonita sensación amiga, hermoso relato.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Supongo que cada alma tiene su pulso y se evapora en un ramillete diferente de sentimientos. Pero muy diferentes no pueden ser las cosas cuando coinciden el cariño y el momento, cuando nos dejamos caer en brazos de una mirada plena de caricias. Y así, dejándose llevar, cerrando los ojos y sintiendo el pulso calmado del corazón, la vida discurre sin aristas.

    Bello sentimiento. Un gran abrazo para los dos.

    ResponderEliminar

Huellas.