A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 9 de septiembre de 2009

El Corazón y la Poesía.


El corazón y la poesía se hacen hermanos en su rastro, técnica y fervor bellamente enlazan manos, la pasión escala por las venas y la metáfora ocupa el hueco, el filo, la figura…


Unen mares, convocan cielos, tienden puentes, juntan orillas, y suenan impulsos.


El corazón y la razón, unen sus latidos y se ponen en camino, cruzan fronteras y como río caudaloso, surge el poema, que no es más que una transparencia tomando cuerpo en letras.


Bajo el sol, bajo la luna y las estrellas, en medio de la lluvia y los veranos, oasis brotando en un desierto de brisas frescas que respira los alientos y ensancha nuestros pechos.


En las franjas de sus letras habitan los silencios, son sonoros y arañan sentimientos, preñando el alma de pájaros y vientos.


Vienen recorriendo lunas, soñando las entrañas invadidas y el blanco profundo de los huesos, trotan subiendo al corazón y lo llenan de azahares y de fuego y te invaden por entero…


Silencio pactado,

repartidor de caricias,

volador de corazones … nunca me abandones…


Vamos juntos en esta sensación mágica de todas las cosas, en la que deshojo la arboleda de mi palabra y en la que me siento,

mano abierta,

trozo de pan,

copa de vino,

Compartiendo…


Las aguas amorosas de los mares humanos, no se conocen, pero se mantienen unidas escribiendo sobre el tiempo.


Tiempo, tiempo… recordarte que estoy aquí en un nido de sentimientos lunático y bello…


Poesía, que todos los días acrecientas mi paso y mi alegría…

Sin ti, el sabor de las cosas, nunca serían…

1 comentario:

  1. Lo que jamás te abandonará será la sensibilidad exquisita que desbordas y que me estremece.

    Besos, poetisa linda.

    ResponderEliminar

Huellas.