A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

jueves, 3 de septiembre de 2009

Hay Cosas...


Ayer te volví a encontrar en el mismo bar, esa terraza de flores abierta a la luna y al cielo…después de aquél día que nos conocimos, hace ya tanto tiempo, aquella noche que en cuanto pude escaparme de tus destellos que buscan estrella en la noche negra… escribí ese texto de ahí “más abajo”… de cuando nos presentaron y te hiciste hueco…


“Aparentabas más edad pero me dijiste que tenías treinta años, bueno eso me dio igual.


Preguntaste por mi nombre y el tuyo creo no recordarlo.


Te dije que ya me iba, era muy tarde, pero tú no tenías prisa, creo que ni me escuchaste.


Bebiste de tu copa de garrafa y la mía simplemente era agua.


No supe de qué hablarte y pregunté por tu día de trabajo y respondiste que no había estado mal, que tu trabajo te gustaba.


Entonces me hablaste de amor, dejaste claro que querías ser mi Lancelot, aunque nunca te había gustado la Ginebra estabas dispuesto a hacerte adicto a ella, pero yo despistada te contesté que el amor no era eso.


Besaste mi mano para que te perdonara y brotó sinceridad de tu pecho.


Pero me miraste replanteando en el ánfora de mi cuerpo la ecuación del deseo que no habías disimulado.


No fue puro ni culpable simplemente el fugaz destello de una estrella en el firmamento.

Hambre de deseos que respondo con letargo, hambre de estupideces que no quiero y no me creo.


Intento decirte algo, quizás lo que siento o como me siento, mientras tú ave linsojera, me miras con tus grandes ojos abiertos.


Quizá que este no es el camino.


O que así no son las cosas.


O que esto no es lo que anhelo, simplemente.


Adentro, un hueco donde aún un fuerte y ardiente perfume de falacia recuerda nuestra estancia aquí fuera, y más allá de la puerta de salida, me alivió el aire fresco.


Crucé la estela de la noche pensando que el amor no era eso.


El amor, ya lo conocí en otros besos. Es difícil llegar a eso, al menos para mí, el amor no es cualquier cosa…


Pues eso… y ayer noche te vi…de nuevo y de la misma forma nos volvimos a encontrar, para ti fue una obsesión, “la misma letanía” volverme a relatar… y hoy… estoy más convencida de que hay cosas y personas, que nunca cambiaran…

3 comentarios:

  1. Si es literatura... me gusta. Si no lo es, encuentro un texto duro, duro para la persona que sea destinataria del mismo ("hambre de estupideces que no quiero y no me creo", incluso duro para ti...

    Besos, querida Karol_a.

    ResponderEliminar
  2. EN realidad es que hay cosas así, no todo es como uno quisiera , y no es duro, son cosas que pasan y mucho en la calle no crees Davo?
    Un abrazo gracias por leerme.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo solo veo el coqueteo de la vida inentandose haceer un hueco, ese juego del tira y afloja tan natural como la vida misma y al que no hay que darle más importancia que el poso -humilde o grandioso- que nos deja.

    La vida es un pasar... un volver la mirada... un volver a vivir... un mirar a lo lejos... un descubrir... un dejar que las cosas pasen... un no arrepentirse sin más... y tantas y tantas cosas...

    Me gustó, querida amiga.

    ResponderEliminar

Huellas.