A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

domingo, 13 de septiembre de 2009

Hay Personas entrañables... Homenaje


Hay personas especiales, muy especiales, que viven la vida del sentimiento incluso exageradamente, con una existencia anclada en la belleza de su ser, y en la perfección aunque sea al menos del intento de vivir lo que sienten y valorar esos momentos, hay personas que llevan esa sensación en ellos, la de tender su mano y capturar nubes en el cielo, esas personas son poderosas y felices, porque llevan firmeza y rotundidad en su generosidad, yo tengo la gran suerte de tener a mi lado bastantes personas así, no sé si lo merezco, supongo que no, pero si que me hacen feliz y yo les agradezco y les correspondo.



No todo el mundo es así, lo sé, por eso lo valoro tanto, las buenas consignas no son ley para todos aquellos que habitan bajo el mismo cielo, pero eso es así, no todo el mundo descubre de igual forma las estaciones, las primaveras, los otoños, la oportunidad de descubrir las lluvias suaves, las capas de hojas que cubren el suelo, los ocres que prende el invierno, las brisas de las mañanas, una sonrisa, una mirada, una palabra, una mano abierta, una ayuda, un silencio cargado de de muchas cosas que no dicen las palabras, la diferencia está en como se viven las cosas… por eso adquieren una dimensión distinta, es como emplear ese punto de esperanza que se vuelve alegría al constatar la pervivencia de la naturaleza…



Siempre recojo todo lo que me dan y que me enseñan, lleno un hatillo como si se tratase de un tesoro, y se trata, y compruebo encantada y admirada la diversidad y los contrastes que nunca dejan de sorprenderme, y aprendo, a ser paciente, a estar viva, a recobrar la alegría y a valorar el silencio, y todas esas cosas que no tienen precio.



Hay personas que deshojan el sentimiento como una flor y lo sueltan desnudo por el mundo, una soy yo, no sé si es bueno, pero si lo veo bueno en quienes me rodean y lo ofrecen sencillamente, naturalmente, vaya este escrito mío de esta mañana, y vaya por alguien que me lo ha pedido con una sonrisa en mi cara y espero que le provoque otra sonrisa, muy amplia en la suya, aunque doy fe de que siempre la lleva.



Sabría nombrar a todos esas personas que cada día me alumbran, no tendría espacio para todos en este escrito humilde y sencillo, como un homenaje lleno de cariño, pero siempre hay nombres que relucen y espero que me perdonen a los que no están pero que son, primero voy a nombrarte a ti Patri, que siempre has sido un lucero, solo que te has cambiado de lugar, a Maite que antes que tú se cambió y te guardó un sitio, a Sonia, un alma inmensa dentro de un tarrito menudo, frágil y bello, mi más querida amiga, la persona a la que más quiero, a Miguel, un alma generosa, sencilla, desprendida, natural y emotiva, a Paola esa chiquilla preciosa llena de alegría y originalidad, emotiva y espontánea llena de arte y sentimientos a la que amo, a Jadír un alma sabia, sincera, paciente, sufrida y reluciente que está entre mis mejores amigos, que me ayuda y me quiere infinitamente, a Julio, mi amigo triste y buena gente que siempre de mi está pendiente, que sé que me quiere, que me sigue, que me ayuda y me enseña con su carga de experiencia, a Juan que desde lejos, en la distancia larga de cielos y de mares, me lleva en su corriente y me hizo partícipe de su vida, y me hizo tia de su hijo, sin nunca conocerme, ese es un cariño muy valorado por mi, que no destiñen los años pasados, ¿recuerdas Juan? yo era tan jovencita… A mi vecina y querida Isabel, que tanto cariño ha derramado en mi rellano y cuantas cosas le debo porque me ha enseñado a mirar a la puerta de frente, Te quiero Isabel.

A mi buen amigo Nike que siempre me acompaña en mis desvelos y sé que me quiere y que le quiero, desde aquí le agradezco su ayuda y su apoyo y su grata compañía.


Y qué decir de mi amigo Suri, alma sensible y noble y Nóbel, que lleva el contenido entero de la vida con alegría y paciencia, ese poeta de la vida y el sentimiento, esa luz que va derramando por tierra y cielo, ese chico maravilloso que perdona, que incita a vivir, a ver las cosas de la mejor manera, ese asceta que se renueva cada día y te transmite las ansias de vida, esa mente sana, ese interior lleno… ese jardinero...

A Manuel, ese amigo desde que no recuerdo, creo que desde que ni siquiera yo era ni adolescente, otro alma buena, incomprendida y generosa, que siempre ve el lado bueno de todas las cosas y las enseña, al que sigo queriendo aunque ya apenas le vea, eso nunca se pasa, aunque el tiempo pase… a mi mejor amiga Mari, ella sabe cuanto la quiero, tantas cosas vividas, tantas alegrías tantos sinsabores... Mari siempre... A Micky, ese ser bueno y desamparado al que el mundo no trata bien, pero que jamás le vi quejarse, un alma admirable a quien quiero y admiro, a mi amigo Mario, que aunque no es un amigo de años, es un ser cariñoso, generoso, que sufre, pero que siempre ofrece aunque nada le quede.



A Jose Mari otro amigo entrañable, a Jesús, aportador de alegría aunque en su corazón llueva a mares, a mi amigo Frasco, otro alma que a pesar de haberse quedado solo en la vida y haber perdido una pierna en un accidente de coche, es un cascabel lleno de cosas buenas, a Juanjo por todo lo bueno que también me ha aportado, su amor y su preocupación por mi a pesar de los pesares ¿No Juanjo? escultor y buena gente…

A mi querido amigo Juan Carlos, al que no olvido aunque el tiempo nos haya separado, me dio todo lo bueno que un gran amigo lleva en sus manos, bueno podría extenderme tanto que otro día me busco un motivo para nombrarlos, a los que aquí no he nombrado.



Por todos ellos, por los que están y no están pero que siempre son, va todo mi amor y mi cariño y mi gratitud, que sepan ustedes que os quiero.


El sol es una luz que se lleva dentro aunque reine las sombras, sois la luz de mi corazón.

4 comentarios:

  1. Gracias emocionadas, Karol. Tú sí que eres luz, tú sí que eres entrañable... tú sí que vales la pena.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias querido amigo, ya sabes que estoy, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bonita sonrisa la tuya, tanto que deja sin palabras. Noble es el alma que se regala en afectos y admiraciones hacia aquellos que quiere. Una vez más debo decir que estás sobrada de todo aquello que admiras en los demás. Todo lo bueno te mereces. Todo lo bueno te deseo.

    ¿Y te sabes el cuento de aquel principe que construyo su reino con sonrisas? Yo tampoco. Supongo que no existe (perdona por ser malo, pero tal vez ya te he hecho sonreír...). Bueno, ya que lo he mencionado tendré que intentar escribirlo (con lo mal que se me da darle a la imaginación...), pero debes tener en cuenta que era un príncipe triste que vivía en un reino sin sonrisas y que descubrió uno de los más bellos secretos que esconde la vida: un don oculto. Y ya que estamos, quedas invitada a escribirlo entre los dos.

    Me alegra, querida Cinta, saber que a tí, sin faltarte las tristezas (ley de vida...) te sobran las alegrías. Un entrañable abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Suri.
    No sé el cuento del príncipe triste, ¿existe?
    creo que hace falta más que sonrisas para construir un reino, aunque bien podría ser un buen comienzo, como los cimientos ¿no crees?
    Supongo que siempre hay aunque sea una sola sonrisa, no he conocido a nadie tan triste como para no tener ni una.
    La vida esconde muchos secretos y hay muchos dones ocultos en las personas, cada una de ellas tiene el suyo, aunque a veces no lo veamos. Pero dime Suri ¿a cual de esos dones te refieres tú?

    escribir un cuento entre los dos dices, supongo que ese que dices del príncipe triste será ya tuyo, podrías empezarlo y seguro que podría seguirte, pero tu maestría y tu saber llevar las palabras a un mundo romancero de príncipes y princesas yo jamás la tendría.
    Un abrazo y espero que me cuentes más sobre ese cuento.

    ResponderEliminar

Huellas.