A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 15 de septiembre de 2009

Me Dijeron Que...

Ayer intentaba alguien contarme "Un chisme" y por supuesto ni lo escuché...

Y hoy he dejado aquí esto, para quien lo quiera leer...


Me Dijeron Que…

Detrás de estas tres palabras se ponen historias, dichos y cuentos…”Me dijeron Que”… y así destrozamos vidas que se ponen en boca de los demás. Con datos que pueden ser verdad, pero que aumentamos o que comunicamos públicamente, cuando debieran permanecer en secreto. Y esto lo hacen los adultos y el modelo se vuelve a repetir en los jóvenes. Y es cosa de nunca acabar.

Me impresionó hace un par de años, como un profesor de filosofía me demostró simbólicamente todo el mal que se cierra en esto, llenó un vaso de agua, y dijo; esta agua guardada es como la fama o el buen nombre de cada uno de nosotros. Luego la derramó en el suelo. Hablar mal del otro y destrozarle la fama es como derramar el agua.

Y comenzó con un paño a querer recoger el agua vertida que iba siendo absorbida por la tierra. El mal que se hace con la lengua, solamente se arregla si se repara, pero eso es tan difícil como volver a recoger toda el agua y meterla de nuevo en el vaso.

El apóstol Santiago ya lo dijo en su carta: Si alguien no peca con su lengua es un hombre y una mujer perfectos, basta una pequeña llama para incendiar un bosque inmenso. La lengua también es fuego, a veces es un mundo de maldad, mancha a toda persona y comunica el fuego del infierno a nuestras vidas.


Me dijeron Que… Por favor sepamos cortar a tiempo ¡digámosle que no nos interesa lo que le dijeron y que si es algo que la persona aludida tiene que saber, que se lo comunique a ella directamente.


Se habla mal de los demás porque existe la envidia y la mala intención, por desgracia, pero hablamos mal de los demás porque hay orejas que nos escuchan con gozo. Y con ello, todos colaboramos al mal.

7 comentarios:

  1. Si no es para ayudar, mejor callar. Haríamos mejor ocupándonos más de lo nuestro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que la envidia es uno de los peores gérmenes del ser humano, incomformista por naturaleza, en lugar de luchar crítico...


    ABrazos....

    ResponderEliminar
  3. somos torpes incluso cuando hablamos, no somos capaces de crecer, en la misma medida, que el tiempo corre, pero como no somos perfectos , tratamos de que los demas tampoco lo seas, lastima, ser tam pobre de espiritu, un beso preciosa

    ResponderEliminar
  4. Rumores, habladurías, envidias... palabras peligrosas, pero que nos rodean.

    Besos sanos, amiga.

    ResponderEliminar
  5. A la porra con los chismes, que no hacen bien a nadie.

    Me encantó ese homenaje que has hecho a tus amigos.Sentí la emoción que encerraste en cada palabra.

    Pero mi niñaaaa hoy me quedo con un regalo de poesía que has hecho aqui. "A veces sonríe estrellas en pleno mediodía, y otras llora soles en plena noche que vibran como luceros en la madrugada, llora lo mismo de pena que de alegría" Buffffff preciosoooooo

    Un besito muy fuerte, cada vez me gusta más venir por aqui.

    ResponderEliminar
  6. ~~~~~~
    Vecina,

    Por el lado de un blog tengo una frase de W. Shakespeare, que dice:
    "La hipocresía es el orgullo de los mediocres".

    ... et voilá, tout va bien.

    Beijo, Andaluza.

    ~~~~~~

    ResponderEliminar
  7. Si con buenas intenciones, ya las palabras sufren metamorfosis tan dolorosas... con las malas producen terremotos.

    Muy acertado tratar esta lacra tan sangrante de la humanidad.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Huellas.