A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD
A MIS QUERIDOS Y RECORDADOS AMIGOS Y A QUIENES PASEN POR AQUÍ.

viernes, 16 de octubre de 2009

Besos, besos...




Es muy difícil describir los momentos sensoriales del tacto, como los abrazos, o los besos, porque cada uno tiene una distinta sensación, el sentimiento no es simultaneo, aunque se produzca al unísono.


¿Pueden coincidir las sensaciones de un beso de amor?


Seguro que nadie coincide en la versión de un recorrer los contornos de unos labios.


Cuando los labios se encuentran con otros labios, se estremecen esa sensación de que el corazón se vuelve pequeño y que se aceleran sus latidos sintiéndolos en la boca que se enardece al encuentro de otra boca … de un contacto de principio leve, al contacto pleno de los labios deseados, recorriendo interioridades, rincones, cavidades, perdiéndose en las húmedas regiones.


El beso es el preludio de un comienzo íntimo, imprescindible y primigenio en el amor y en todos los tiempos, ejerciendo la función de punto inicial en dos personas que se aman, en ese tacto que se vuelve preciso e instintivo.


Besar, besar los labios amados es como recorrer las largas llanuras del desierto, llenas de calor, descubriendo las ganas de seguir más allá hasta que se nos quiebre el aliento, buscando el oasis y mezclando la placidez y el afán … unos labios que se abren y su prisa por la aventura de explorarlos … esas alas de mariposas, esa lluvia que queda suspendida en el cielo de la boca, ese aliento de aire cálido … ¿Cómo podría yo explicar lo que resulta casi inexplicable?



No encuentro las palabras poderosas que me permitan trasladaros, no encuentro las palabras justas y necesarias o los adjetivos que me sirvan justamente para explicar con precisión, ciertas sensaciones que son parte de la misma vida.

Siempre he encontrado medianamente la forma de expresar las sensaciones del estado de ánimo, el dolor, la alegría, pero en esto del beso, siempre me he quedado como si me faltara el aliento cuando escribo y no las encuentro, es tan difícil expresar un beso, se diluye entre los labios, ¿A que si?


Cuando te quedas colgada de unos labios, lo primero que sientes es esa necesidad de explorarlos, es como si el sentimiento que empieza a nacer, necesitara su aliento para sacarlo y agrandarlo, ¿Cómo explicarlo?


Ese beso deseado se convierte en un ave encerrado en la jaula de la boca, deseando que se abran las puertas y ventanas, para salir volando y volverse dúctil al compás de otros labios … y luego esa explosión de pétalos invadiéndolo todo, ese instante de brisa de azahares, de pinos verdes, de sal y azúcar, de aire íntimo que se bebe el ansia de beberse otros labios …

Besos, besos … sorbitos de Universo …

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.