A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

jueves, 29 de octubre de 2009

Ráfagas.


Tu mirada intenta travestirse de luz

y sus ráfagas

ensayan fogonazos de candela,

todo su fulgor

conduce a este océano que te mira

absorto y ahogado de silencios,

como un mar quieto

de deseos y de aguas húmedas…

que un día se desbordarán todas

estallando en pétalos

que empaparán la tierra,

de tempestades líquidas

como un trampolín a la conquista…

Y estos ojos, estos brazos, estos labios

de mares tormentosos,

acabaran con la sed de tu mirada

apagando a besos tu tristeza,

Como esa flor que se deshoja

ahogando de pétalos la boca que la nombra.


¡Es tan cómplice la espera!

4 comentarios:

  1. Miradas unicas, esas quenos pierden, y nos invitan a seguir y ser presa de su belleza, como siempre te luces con tus versos...

    Bueno te pregunte por E. Y A. porque vi un cometario tuyo en uno de sus posts y pensé que habias tratado mas con E. Y A. porque te tambien comentaba en tu blog si mal no recuerdo, y pues ya no se nada de su blog pues lo hizo privado.

    Aqui te dejo mis huellas esperando poder volver otra vez, si Dios lo permite, besos...

    ResponderEliminar
  2. Poderosas algunas miradas, verdad?....



    ABrazos.....

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué mejor manera para ahogar la tristeza? Los besos pueden lograr casi cualquier cosa...

    ResponderEliminar
  4. Brindo por esas horas donde las miradas confluyen en incólumes silencios.

    Abrazo
    Esmeralda

    ResponderEliminar

Huellas.