A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

lunes, 23 de noviembre de 2009

Alas.


Subida a este pedestal, como una hoja mojada a la intemperie, hallo señales, huellas, marcas y pasos que se pone mi propio corazón, para calmar tanta hambre y tanta sed que se reflejan en el cristal de tus lagunas, cuando me arriesgo a mirarme a esas aguas donde navegan tanta inquietud y desasosiego. No quiero quedarme, no quiero.

En este viaje que emprendo de ida, busco aposento en la efervescencia de vida, me llevo todo como esa alondra que en su vuelo, busca el consuelo que cure las heridas que llevo yo en el pelo.

Ese miedo que vengo derramando, que se hace dueño de ese velo de luz estremecido que se apodera de la comunicación de mi alma y tu alma.

¡Cómo borrar de esta urna de hielo e infortunios, esa imagen que pone barreras a este mar de encajes y de plata¡ me gusta volar, buscar la altura sola y lejos…

Perdona por mis ausencias que esta vez no van cargadas de regresos.

He aspirado tu corazón, lo que he querido me lo llevo.

Perdona por no disponer de más remos que adentren mi barca para zarpar hacia ti, navegando por tu boca, y refugiarme en tu pecho, apoyarme en la arena de tu piel… perdóname… si prefiero sentirme libre… si prefiero el aire al mar, el cielo... libre y entero, ese en el que yo vuelo...

¿A cuantas millas vestirá el cielo mi partida?

¿Cuando dejará la gaviota sus alas de plata?

¿En qué crepúsculo desembarcaré sin ti, navegante?

Pero estás aquí, en mi pliego, en esta pluma que mece el viento libre del alma, que se refleja en tus aguas... marinero... mejor navega en tu barca que yo planeo en mi cielo, nuestro encuentro será el reflejo de mi libertad en tus espejos...

y a pesar de todo eso, escriben las nubes sobre las olas dos palabras que dicen te quiero, no lo olvides marinero...

No me pidas nada… No me lo tengas en cuenta… nunca se me rompieron las alas, ni a ti tu velero...

6 comentarios:

  1. Dime si asocio bien, si quieres al pajarillo, déjale volar, no lo encierres en una jaula?

    ResponderEliminar
  2. jaja Nacho, bueno si el pajarillo se siente amarrado, pues hay que soltar la cuerda no?
    Gracias por venir Un abrazote. :)

    Bueno Juan Salvador gaviota, no vino. :P

    ResponderEliminar
  3. Tus alas jamás se romperán... pero si un día flaquean, te prestaré las mías.

    Besos, amiga querida.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Davo, qué lindas palabras. Sencilla y bellamente son un poema.
    Qué se puede esperar sino, de un poeta...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Si algun dia te alcanzo en mi barca, posate en el velero para que tus alas descansen de tanto volar, excelentes versos amiga mia, no me canso de decir que de aqui siempre algo me llevo.

    Un calido abrazo a visperas de terminar otra año...

    ResponderEliminar
  6. Karol_a : Me sabe a que la protagonista de tu relato es alguien que desea dos cosas que parecieran incompatibles la libertad y un marinero que desea en su barco pero sin que suelte ancla.
    Caray difícil tarea la del marinero, creo que ha atravesado peores marejadas.
    Como siempre Srta. Un placer desembarcar en esta playa sin amarras
    Beso Esmeralda

    ResponderEliminar

Huellas.