A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 6 de noviembre de 2009

Ay el Descenso


Vengo de la naturaleza…

de nuestra madre tierra,

de hacer senderos por las montañas y por los páramos,

arriba y luego abajo…


Y me traigo de esos lugares un cansancio enorme y un desconsuelo.


He subido, y ha sido fácil,

porque he sentido que arriba en lo más alto, me estaba esperando esa pradera hermosa con el frescor del mundo por montera, para que yo la pise fresca y nueva, como una adolescencia, y al llegar arriba, pude reconocer en su altura de hierba, cada trazo, cada piedra de la conseguida meta…


He sufrido, he sudado, me he cegado con el sol y la niebla y al final, ha sido un bálsamo, no tanto por lo logrado, sino por haber comprobado, que como en la vida, todo toma forma si subes hacia arriba.


Y he bajado, y qué duro es el descenso cuando después de subir ya vas bajando…


Las piedras se afilan, las sensaciones cambian, las piernas se acorchan y de repente, la soledad te aniquila, y todo lo que brilla allí arriba, abajo, se vuelve pantomima…


Fueron esos mis pensamientos haciendo senderos,

ya te digo amigo, la misma montaña, el mismo atuendo, las mismas ganas, pero a la vuelta… los ojos hacia el suelo…


ya ves, es lo amargo del descenso… En este mundo... mientras más subo...

12 comentarios:

  1. Me encanto este post...

    que tengas un buen finde!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Volcano.
    Gracias, me alegro que te gustara, es una ironía pero así es la vida.
    también un bien finde para ti.

    ResponderEliminar
  3. ¡Pero como estás? mira que estoy empezando a asustarme...

    ¿Estás mejor? nO?

    UN BESOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!

    ResponderEliminar
  4. Si Carla gracias, estoy mejor, el lunes a trabajar.
    solo es un tropezón. jaja, un beso.

    ResponderEliminar
  5. Cuando toca estar a ras de suelo, es importante también creerse los suficientemente Fénix, para saber que pronto habrá otra escalada, una cima más que conquistar....

    Besos....

    La foto es preciosa....

    ResponderEliminar
  6. Si Erik así es, pero yo hice el escrito en forma irónica intentando contar que en este mundo cuando estás arriba todo brilla y hay muichas moscas que van al brillo, pero cuando bajas, en el descenso, ya es todo una pantomima, o sea que mientras más tienes y más alto estás mejor te mira el mundo que es tan materialista, a lo mejor es difícil entenderme no sé, le di ese sentido del descenso y demás pero su fondo nada tiene que ver con que me fuera a hacer senderismo jaja.
    Bueno gracias Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Pues sí...

    Siempre es más dura la caída!

    ResponderEliminar
  8. Vaya, una foto de las que me gustan... y qué vértigo !! Sobre todo, cuando se mira hacia abajo. No quiero hablar de la bajada.

    Las cimas siempre fueron hermosas, pero tristes, porque no puedes seguir subiendo...

    Que tu montaña suba eternamente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Buscador, no hace falta la montaña, si el espíritu se eleva :) buen fin de semana para ti. otro abrazo

    ResponderEliminar
  10. Es fácil sonreir cuando todos te sonríen y el sol brilla en lo más alto y cuán difícil cuando todos te dan la espalda y es tres de la madrugada. Pero como todo en esta vida, nunca estamos completamente abajo o completamente arriba, siempre estamos viajando.

    PD. Karo!!! en tu lista de blogs aún figuro como El Feliz Infierno x_x pero ahora soy Poetrya :P

    ResponderEliminar
  11. Y si mi amiga cuanto más subes más duele la caída.
    Cuando tus ojos se adaptan a la belleza del horizonte en las alturas bajar es menos agobiante probablemente, pero sin duda desolador.

    Besos bellísima entrada
    Me sentí plenamente identificada
    Esmeralda

    ResponderEliminar
  12. Gracias Esmeralda por regalarme tu tiempo, es un honor para mi, que me leáis.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Huellas.