A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 21 de noviembre de 2009

Naúfrago


Una noche,

llamaste a su puerta

muy despacito,

con los nudillos de la mano…

y no te oyeron.

En un amanecer

de los que te sorprendes

bajándote de la noche,

en un Alba cualquiera…

llamaste de nuevo

tres veces a la puerta,

esta vez con la mano abierta

y de nuevo, no te oyeron…

Amarraste todos tus sentimientos

en un pañuelo,

como en un hatillo

y volviste tus pasos al camino

anunciando tu pobreza…

Calle abajo,

corría tu sed

la sed propia de los náufragos.

Un viento frío

sustentó la noche de melancolía,

como una brisa helada

que congela los sueños

y atenta contra el pulso del alma,

como una boca blanca

que sopla añoranza…

el tiempo incansable

que nunca para…

y el mundo que cambia,

y el viento que arrastra la esperanza…

13 comentarios:

  1. Caro, de verdad que leerte es como un bálsamo. Últimamente de mi boca sólo salen palabras confundidas, cargadas de sarcasmo y poco dulces.
    Pero leerte es como volver a sentir miel dentro de uno.

    Tu blog huele a casa.


    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. el viento volverá a traer la esperanza!!!
    besos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, a veces la virtud de la perseverancia no se ve recompensada, pero no dejará de ser virtud....


    Abrazos....

    ResponderEliminar
  4. El viento puede arrastrar la esperanza para llevársela lejos... o para traerla de vuelta.

    Yo no me bajaré de la noche, me subiré a la luna, ¿vienes?

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Cierto el tiempo incansable que nunca para,
    y el mundo cambia, pero la esperanza siempre
    tiene que estar ahi, con la puerta bien abierta aunque el viento sople añoranza...

    Un placer leer tu bonito verso.
    Que tengas un feliz fin de semana
    un beso
    RMC

    ResponderEliminar
  6. Algunos desprecios dan para sacudirse los zapatos... aunque éste sea el último recurso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena y especialmente expresada una noche especial, una noche definitiva, una noche dura, una noche que es clave para que todo cambie... me gustó leerte, es chevere...

    Estela.

    ResponderEliminar
  8. Hermosas letras transmiten ese frío que abriga cuando la puerta aún no se abre, pero ya tienta su llave en nuestras manos. Cuando náufragos caminamos a lo que fue y será nuestro barco.

    Saludos cálidos Karo.

    ResponderEliminar
  9. Como mis noches buscando abrir la puerta donde necesito entrar para poder del frio resguardarme, y dejar la melancolia en la calle, tengo sed de naúfrago...

    Hermosos versos Karol, al rato vuelvo...
    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  10. Bella y triste canción de soledad.
    Se intenta, borrando el orgullo, llegar al otro. Pero el dolor del rechazo, peor aún de ser ignorado, lleva a buscar camino buscando otras puertas, otras manos tendidas.
    Cariños
    Rorry

    ResponderEliminar
  11. Aqui he vuelto, como un naufrago que vuelve a la vida

    ResponderEliminar
  12. Gracias a todos por vuestro tiempo y vuestras palabras.

    Hola Miguel, mucho tiempo perdido, te imaginaba en uno de esos viajes tuyos por la selva, más que perdido, sin memoria jaja. me alegro de que ya estés de vuelta. Un beso.

    Un beso a todos.Gracias.

    ResponderEliminar
  13. He de decirte que tambien me siento como marinero en tu blog... de vuelta.
    Buena entrada y mil besos

    ResponderEliminar

Huellas.