A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 3 de noviembre de 2009

Oliendo la Fe.


Hoy estoy enferma, bueno hoy no, estoy enferma desde el viernes, he pasado un puente algo complicado, he tenido una recaída en un problema de salud que arrastro hace unos años, no importa que seas fuerte, activa, incansable, luchadora y joven cuando la salud se quiebra en un momento de la vida.


He tenido varias recaídas pero hacía tiempo que estaba bien, el entorno problemático, los reveses, el stress, esta vez me han encontrado frágil y me doblé como una espiga a la que dobla el viento con susurros violentos.


La sensibilidad en las personas no siempre es beneficiosa, corres los riesgos propios de la fragilidad y aunque seas fuerte, el interior es una lámina de cristal que se fisura al menor roce, y esta vez, me pasó, me cogió confiada, alegre y activa como siempre y me dobló el talle, la cintura ágil... como esa mariposa que vuela sobre la mano blanca atentando contra el nervioso pulso de mi alma.


Y esta vez tuve que acudir a la baja laboral a la que tanto temo, porque me sume en la angustia de estar en casa como una sombra sin actividad.


Casi siempre pensamos que somos fuertes y jóvenes para ponerte un escudo y luchar contra los monstruos del pantano, pero que va, no somos nómadas del beso eléctrico y del acordeón del mármol, nos hicieron débiles, frágiles, cuando se fugan los compases, quedamos tierno todo, augurando, temiendo, deseando, prohibiendo, NO pasar, que mi interior está deshecho y llamamos a gritos a la ansiada normalidad, a la rutina y a la anhelada calma cuando nos falta.


Hay días que piensas que nada merece la pena, que las olas no suenan, que la vida se esconde que el mundo con su inquina temática te engulle, entre los adoquines de la acera, pero he ahí, que nos agarramos a las armas del alma, a las más feroces, nos defienden y siempre una luz aunque sea leve, aparece por el horizonte, aunque solo sea un pensamiento también leve.


A veces intento ser viento para rozar mi rostro, y siento su beso fresco rozar mis labios, son las inmensas ganas de las que no me desprendo, para dejar así paso a los sueños.


Y en ocasiones, todos nos sentimos como recién venidos al mundo asustados y descosiendo el disfraz de la fortaleza, y derrumbando piedra a piedra la gran muralla infranqueable del pecho y fabricando una materia para un corazón más fuerte, y aún así seguimos exclamando un “gracias” que desborda los límites de la misma piel, y los filos de las manos construyen azahares perfectos para seguir oliendo la fe.


Mañana estaré mejor, y hasta la próxima, y así transcurre todo mientras buscamos un antídoto para el interior y una medicina para la materia de afuera, como la que me a mi me da el doctor, desde que un crack me quebró la salud aunque no la ilusión. Tengo la vida por delante y todo el paraíso que soñé, apenas sin estrenarlo, aunque quien sabe, no hay nada que podamos retener en nuestras manos.


Qué extraña y estúpida enfermedad esta que asalta mi cuerpo, una emoción fuerte y me rompe el intestino en pedazos, pero nunca las ganas de volver a intentarlo, mientras me quede un halo de aliento que humedezca de vida mis labios.

18 comentarios:

  1. Espero que te mejores, que te sientas menos vulnerable, más fuerte...!
    Un calido abrazo!!!...
    Hasta luego!

    ResponderEliminar
  2. "...luchar contra los monstruos del pantano."

    A menudo los monstruos más peligrosos son aquellos que nos arrastran hacia la desesperanza y el desánimo.

    Espero que sepas identificarlos con claridad y que te recuperes pronto.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias amigos, eso espero, agradezco vuestro apoyo.
    Buscadores, precisamente esos son unos montruos del pantano, jaja, y claro que están identificados, y combatidos a capa y espada te lo aseguro.
    Un abrazo a ambos. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Me convertiré en viento para acariciar tu rostro y llenar tus pulmones.

    Querida Karol, cuídate mucho. La vida nos sorprende con reveses cuando menos lo esperamos. Tú lo has dicho: eso nos pasa cuanto más sensibles somos... y tu sensibilidad es tanta... tantísima...

    Recupérate, amiga. Te mando un abrazo curativo.

    ResponderEliminar
  5. Que te mejores amiga mia, espero ya te encuentres un poco mejor o mucho mejor, y la caida te mas fuerzas cuando te levantes...
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. A menudo, no sabemos si cuando nos escudamos, nos protegemos o perdemos lo que hay al otro lado, es una difícil situación....

    Me ha gustado el Título, haces tángible así la Fé, poder olerla, es todo un triunfo...

    Abrazos y Ánimos......

    ResponderEliminar
  7. Karol_a: Déjame decirte que si bien se te ve sumamente frágil en cada palabra, siempre percibo en tus escritos a una mujer que no se sienta a ver pasar la vida sino que busca ser parte de ella, con los riesgos que esto implica.
    Te envió el susurros de viento para que acaricie tu rostro, el sol de una primavera incipiente para ilumine tu rostro, y miles de letras desordenadas para que les encuentres el sentido tan bello que hayamos todos los que te encontramos.

    Un abrazo fuerte
    Esmeralda

    ResponderEliminar
  8. hola!!!

    me gusto mucho tu blog!

    espero que todo mejore...

    saludos!

    ResponderEliminar
  9. Saltándome tu restricción, queria decirte que espero que te recuperes pronto.

    ResponderEliminar
  10. Gracias a todos de veras.

    Nachitoooo Holaa. Gracias de veras y nada de restricciones eh.

    ResponderEliminar
  11. Esmeralda no te equivocas, soy frágil porque todo me afecta, pero sé luchar y no soy una mujer que no se implique y se amilane por nada, soy valiente y rebelde, gracias por venir a verme, un beso.

    ResponderEliminar
  12. Uys Erik Gracias también amigo, pero cualquiera diría que yo no conozco la fe, pues sí, la conozco, la tengo y siempre tendré fe, sobre todo en lo que creo, aunque algunas cosas sean difíciles de entender, tengo fe en la gente que quiero, en el mundo, en los avances, en el amor, etc etc, a veces nos hacemos ideas equivocadas pero solo es cuestión de decirlo. Gracias por venir a verme.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Davo, se que estás ahí y me ayudas, un beso.Me alegra que pienses así.También tu posees esa sensibilidad y una gran calidad personal.

    ResponderEliminar
  14. Hola NI, bienvenida a mis letras , gracias por tus palabras.Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Valentín, gracias, me alegra que hayas pasado a visitarme. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. JOlines niña qué fuerza literaria y qué ovarios más bien puestos

    Me has dejado preocupada con esa enfermedad... ánimo valiente

    UN BESAZO

    ResponderEliminar
  17. Hola carla Guapa como va eso, jaja, bueno tengo una pila de paciencia, aunque no lo parezca y un mar de fuerza que lucha bravío contra los males de la materia, :) un beso.

    ResponderEliminar
  18. Saludos sanadores.

    Me ha gustado eso de cocinar juntos, mezcla de placeres gastronómico y de pareja....

    Lo de los patos y las ocas me sugiere otras muchas cosas jajajaja....

    Un fuerte abrazo.

    Pd: Puede que con el tiempo esa sensibilidad se vuelva un poco selectiva, a mi me ha pasado. Un callo contra lo que no merece la pena y la puerta abierta a la luna... ya me entiende.

    ResponderEliminar

Huellas.