A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD
A MIS QUERIDOS Y RECORDADOS AMIGOS Y A QUIENES PASEN POR AQUÍ.

jueves, 30 de abril de 2009

Sin Noticias de Dios_Final

En medio de tanta lucha, se añaden otras complicaciones que derivan de lo mismo, interferencias que en la desesperación de la espera y del infortunio, se han cruzado a montones, pero la peor es la última que ha sumido a Thomas en una tristeza y ansiedad profunda, su hermano pequeño, también salió de su país, llevaba años intentando reunirse con él, de vez en cuando tenía alguna noticia, se llamaban por teléfono de tarde en tarde para saber que estaban vivos, Thomas le pide prudencia y le dice que espere que las cosas están mal, pero el chico estaba solo malviviendo y había conseguido llegar a Libia, esa es la última noticia, porque hace ya más de dos meses que no sabe nada de él, llama una y otra vez a su celular y nadie lo coge, nadie sabe nada.
El temor y la duda de que se encontrara en esas pateras en las que hubo tantos muertos en las costas de Libia lo sume en un sufrimiento y una incertidumbre que no lo deja vivir.
Como preguntar por quien no lleva papeles ni tiene nombre en un país donde hay tantas revueltas y muertes en las calles, como saber que no es uno de los tantos que iban en esas pateras donde casi todos han muerto, nadie puede identificarlo si así fuera, y Thomas no puede ir a buscarlo, aún no tiene los papeles en regla y le ha llevado ocho largos años llegar a España, y aunque preguntara, estas personas no llevan documentos ¿Qué hacer en estos casos? y sin embargo todos tienen nombre incluso muchos lo llevan marcado en la frente con estigmas de siglos, de antepasados nobles…

Ángel, el bueno de Ángel ha ido a la cruz roja y les ha explicado el caso, han quedado en informarse de algo, mediante la cruz roja internacional, algo muy complicado, y están esperando en un infierno de espera, imaginando que quizá su hermano sea uno de los ahogados.
Bien que se cumple aquello de que al perro flaco todo se le vuelven pulgas, así empezaba mi historia, la que he resumido mucho pues me he limitado a no contar todo, pues llenaría el blog y tampoco es necesario, por eso decía que la vida se ensaña con los más desvalidos sumándole desgracias, y que como decía Darwin, yo también pienso que el mundo es insensato y absurdo y que cuando hay tanta desgracia es cierto que no se puede pensar que Dios esté en ninguna parte, si nosotros que somos insignificantes seres humanos manejados por no sé que poder, o qué fuerza, que nos lleva a la deriva, ajenos a todo lo que está por pasar, sentimos que potenciamos el grito solitario y solidario, casi más por vergüenza que por justicia de todo lo injusto que ocurre, ¿Cómo se sentirá ese presuntamente divino que está en todas partes, que se hace papel de cuché entre el rojo encendido del dolor de los que sufren y de la ira de los que sentimos cerca el dolor de los demás y el tuyo propio? No es posible tanto impermeable que soporte tanto y tan bien, las lluvias de azufre…
Por eso como hizo Darwin, en todas las épocas habrá responsables de otras tantas muertes de Dios… ¿Cuántas veces hemos matado y resucitado a Dios?

La lucha es inmensa y grande es la desesperanza, sobre todo para los que malviven, mientras otros se lo montan que ni en el cielo… Tanta injusticia me desespera, se hunden los sueños, papeles mojados que día a día secamos y que se esmeran en no encontrar dueño, y llueve y llueve, y nos coge sin paraguas.

Y no, no me digas nada,
déjalo, mejor no me informes,
hazlo mañana,
cuando tengas algo más que nada
que tengo la boca seca
de la sal de las lágrimas,
déjame mientras tanto
que me susurren los sueños vencidos,
que imagine las luces y olvide las sombras,
que se hagan dorados los hilos de mi alma,
no me digas nada,
pero acércame tu abrazo,
que yo me sienta vivo bajo su calor humano
esperando abrir los ojos a una mañana nueva
a una página en blanco,
que no tenga colores si no son
de acuarela…
ese abrazo llano,
que aún sin resultados, se me antoje cálido.

Yo no puedo plasmar los sufrimientos interiores exactos de las personas que sufren tanto, hay cosas que son autónomas, únicas y solas, que en soledad se vuelven más crudas, no hay palabra exacta que defina el sentimiento, ni son mis manos artesanas del alma, hay algo que se mueve y no tiene brazos ni piernas ni bocas que suspiren atrapando palabras que luchan en otros labios y se queda dentro o salta por el aire… ese algo que no se dice, y que tampoco se escribe, con sensibilidad abstracta que a cada uno pertenece, definiciones harto difíciles, esas que sangran, que se hacen agua, en las historias solemnes laceradas de dolores y que a veces superan a la ficción, ese algo que es tributado y estrangulado dentro… nadie puede acertar a expresar como se sienten las personas cuando los límites explotan dentro… no he sabido escribirlo, pero en mi interior, aunque no haya encontrado las justas palabras, me lo imagino.

He decidido dejar aquí mi historia, esperando que tenga un buen final, como en las películas, pero esta, es real.

miércoles, 29 de abril de 2009

Sin Noticias de Dios_4

El primer paso fue buscarle un piso en mejores condiciones, alquilado y pagado sin ayuda estatal, como podrían pensar algunas gentes que dicen que el estado ayuda a los inmigrantes, no que nosotros sepamos, el estado no ayuda a los necesitados de esa forma, ya tiene bastante con ayudarse a si mismo para gastarse el presupuesto en sus sueldos millonarios, en asesores por doquier y cochazos blindados y otras tantas cosas que otro día si viene a cuento diré…
Estas personas quieren trabajo no caridad y mientras lo encuentran o se los buscamos, ayudamos en todo lo que haga falta, la carga repartida es menos carga, así esperan a pasos lentos conseguir los papeles pero se lucha sin descanso, solo es tener ganas de ayudar, usar la empatía y la solidaridad, y a cambio esa mirada llena de agradecimiento leal de gente buena que son, porque ser de otro color, o buscar otro trozo de tierra donde guiar sus pasos, no les identifica como diferentes y llevan el mismo ser para “ser” gente digna, solo hay un indicio distinto: la injusticia que hace ser diferente.

Luego hay que moverse buscando gente competente, que se implique, como abogados, asistentes sociales, y buenas personas sencillamente, que las hay, en la calle y las delegaciones, y no con ilegalidad, sino cumpliendo el deber y el buen hacer que a veces no es cumplido por varios motivos, la dejadez, el egoísmo y porqué no nombrarlo, también el racismo que encontramos, pero es un alivio comprobar que aún hay personas que sin ningún interés ayudan a los demás, solo es apoyo, echar esa mano de la que todos hablamos y que a la hora de la verdad muchos se las ponen detrás cuando extenderlas en muchos casos debería ser natural, algo innato en el corazón de los hombres…
Ángel se dedica a darles clases de español y aprenden muy rápido y les saca sus conocimientos para aprovecharlos, colaborando en todo lo que saben e incluso aprendiendo lo que no saben, porque ellos quieren trabajar, se sienten incómodos con los regalos, pero mientras se les arregla lo vital, aceptan la vida y aceptan agradecidos la ayuda para salir de la decadencia y la inanición, mientras tanto andamos caminos difíciles y abruptos, esperando papeles y consiguiendo trabajos a quienes no tienen otra alternativa que morir o ser integrados y ante todo el derecho a la ayuda y con ella a la vida, de quienes no hacen daño a nadie y son víctimas de los gobiernos que no reparten las riquezas y cometen abusos, se enriquecen y por menos de nada cometen genocidios y no hablo solo de África, hay muchos otros puntos del mapa.
No hay día que no estemos pendientes, los llevamos sobre todo en el corazón, pero eso no basta. Sobre todo Ángel, admiro su entrega, su lucha diaria sin cansancio, y todos contribuimos en lo justo y necesario para que no se sientan abandonados y la tristeza se les coma el alma, porque además se suman la nostalgia de los suyos, la soledad, las costumbres y los recuerdos, esos momentos en que a solas cunde la tristeza, el miedo y el desasosiego, qué más quisieran ellos que encontrar en su sitio de origen lo que les niegan los malos gobiernos y sus malas gestiones.

Porque la fuerza del amor es infinita
porque las manos del amor son otras
aquellas que entregan,
esas manos tuyas, mías
por las que corre el mismo pulso,
el mismo dolor, la misma paz
la misma lucha,
porque es así el amor que dicen que se hace,
¡pero si el amor se hace a cada instante!
no es el amor mío, ni tuyo
es el amor de todos,
Amor por todo y entre todas las cosas,
que a pesar de su ceguera,
te da la luz entera.

Si no fuese eso el sollozo del pecho,
quizás nos hubiésemos ido para siempre…
porque todo fue para el hombre,
Si, del hombre…


martes, 28 de abril de 2009

Sin Noticias de Dios_3

A Thomas lo conocimos en un semáforo muy transitado por nosotros, vendiendo pañuelos de papel, siempre le comprábamos y siempre se los devolvíamos para que no tuviera que comprar más…
De tantas veces ya nos conocíamos y charlábamos y nos preguntábamos por la salud…siempre recibía nuestra ayuda tan necesaria y él nos despedía con gesto agradecido y sincero.
Cada vez estaba más delgado y en su rostro se le veía el cansancio y a veces el desespero, algo que no impedía que nos recibiera con una sonrisa amplia, Thomas es alto y amable, tiene unos inmensos ojos tristes y una sonrisa ancha y morena.

Un día de esos no le vimos, al otro día tampoco y ya en uno de esos días de ausencia, decidimos parar el coche y buscarlo, la decisión de mirar que le habría ocurrido fue de Ángel uno de los amigos que más se implica, un chico abierto, agradable, cariñoso, generoso y solidario, todos los que le conocen le quieren, es incansable en ayudar al prójimo, sin distinguir a nadie, pero se esfuerza en el más necesitado. Es profesor de idiomas y canta en un grupo, toda su vida ha estado metido en la música y que por cierto canta muy bien, algo que siempre que tiene ocasión suele inculcarle a los más jóvenes, su mujer Sara, una chica estupenda, sensible,( a los dos los quiero muchísimo), está ahí siempre apoyándole en todo, sensibilizada y emocionada al conocer la vida de este chico y de otros que como él sufren la misma situación, los hay que son gente preparada, que son expertos en música, y que incluso tienen estudios logrados a base de empeño y sacrificios.

Como decía Ángel aparcó su coche y se acercó a Thomas que estaba sentado en un portal cercano al semáforo, estaba apoyado en la pared con los ojos cerrados ardiendo de fiebre y de tos.
-Chico ¿Qué te pasa? ¿Te encuentras mal?, él abrió los ojos y dijo que le dolía la cabeza y no tenía fuerzas para estar de pie, seguro que ni habría comido nada.
Ángel le ayudó a levantarse y le dijo ¿Porqué no vas al médico?
_ No, no me entiendo con él, no me sigue en Inglés y yo tampoco a él en Español, por supuesto Thomas y él se comunican en Inglés, por eso entre otras muchas cosas estos chicos se acercan más a Ángel porque se dirige a ellos en su idioma, entonces le llevó al médico y lo llevó de vuelta a la casa donde vivía Thomas que compartía con otras personas en sus mismas condiciones infrahumanas, sin nada con qué taparse, paredes llenas de humedad y casi sin muebles y lo que es peor sin un trozo de pan la mayoría de las veces, Ángel le llevo las medicinas, ropa de cama, comida y ropa para ponerse de abrigo y fue cuando todos empezamos a preocuparnos por él.
Y a través de Thomas también ayuda a otros compañeros en todo lo que puede, se ha convertido en un gran amigo para ellos, pero no está solo, también están los amigos de Ángel, y los míos, y yo, ayudamos en todo lo que podemos, está Ángel, está el policía, el empresario, el dueño de un restaurante, está el pintor, la abogada amiga, está Sara que ayuda a su marido… y no es que pensemos que vamos a cambiar al mundo en un intento, No, que ojala, pero una gota, otra gota y una más pueden llegar a ser mar, y un grano de arena, otro y otro más pueden ser la playa donde ellos desembarcan en pateras y no porque quieran, sino por el mal reparto de las riquezas de la tierra.

Todo el plantel de la ley y encargados de las delegaciones de inmigración, no lo ponen nada fácil, a veces se llega a ser cruel pidiéndoles lo que ni siquiera contempla la ley, hay de todo, gente mala y gente buena que entorpece la buena labor y la voluntad de otros, pero ahí estamos, sin interés de ninguna clase, poniendo el corazón y sintiendo vergüenza de que seres como nosotros, con los mismos derechos, se encuentren en semejante situación sin la más mínima culpa, más bien la tendrían los dirigentes de su país que no mantiene a su gente dignamente en su sitio de origen, el pastel solo es para los que lo reparten, y si reparten… La religión divide en dos a Nigeria. Durante los últimos 20 años, los enfrentamientos entre cristianos y musulmanes han dejado cerca de 12.000 muertos. A esta guerra de religiones se suman los conflictos étnicos y la lucha por el control del petróleo.

Abrígate mi hijo,
llévate esa poca comida…
¡no mamá, se va a mojar!
No te descuides mi niño,
que aún eres muy chico…
si mamá, ahora tendré tiempo
de madurar,
te has vuelto loco mi niño
y te quieres echar a la mar
sin barco para navegar,
no te preocupes mamá,
ya sabes que sé nadar…
El éxtasis de la salida en la mirada,
la muerte mojada a la espalda,
¿Dónde vas?
No sé, toma mis pagas de todos los sudores
de años, semana tras semana
y llévame a España…
lágrimas ardientes caen las primeras al agua,
dame un beso mamá…
algún día sabrás si al fin,
pisé la arena de alguna playa.

lunes, 27 de abril de 2009

Sin Noticias de Dios_2

Nigeria estaba bajo el dominio Inglés cuando descubrieron ricos yacimientos de petróleo, cuando consiguió su independencia fueron en su gran mayoría militares los que compusieron su gobierno, y convirtieron el crudo en un arma para permanecer en el poder, lo que originó una falta de unidad política y social y a esto le sumamos los conflictos étnicos, que han sumergido al país en una violencia aguda produciendo muchos muertos, muchas empresas ha cerrado sus industrias en aquella región y ha propiciado una decadente pobreza.

No estoy demasiado al tanto de los detalles pero sobre todo las personas jóvenes en su mayoría hombres abandonan sus hogares por diversos motivos graves y se echan a la suerte de las pateras para buscar un mejor futuro en otros lugares antes que morir de hambre o a causa de la violencia.

Las familias Nigerianas suelen ser de muchos hijos, la mayoría de ellas tienen al menos ocho y muchas de ellas o a casi todas se les han marchado todos los hijos, de la que hablo en cuestión son ocho hermanos y casi todos los que son hombres se marcharon…

Thomas es uno de los de edad mediana de una familia Nigeriana, su niñez y su juventud han sido muy duras, es duro no tener trabajo, y mal vivir una familia de tantos miembros, sin luz, ni agua, trabajando de sol a sol en tierras áridas o en tierras negras de petróleo bajo el mando del látigo de los explotadores, bajo la amenaza militar o sentirse cada noche agradecido de no ser muerto a manos de las etnias contrarias.

Un día Thomas, decidió jugarse la vida en las pateras, iría tramo a tramo, hasta llegar a España, sus hermanos eligieron otros destinos, alguno por ser demasiado joven esperó a crecer como él, y más tarde salieron, con algunos de ellos jamás se ha vuelto a ver, alguna llamada que otra desde lejanos puntos. Ocho largos años tardó Thomas en llegar a su destino, de patera en patera, aguardando con sufrimiento y paciencia la próxima, cruzando fronteras de mares, en las que esperó años malviviendo, explotado, maltratado, pasando hambre, escondido como si de un animal se tratara, ocho años de su vida, malgastados, esos que trae marcados en su mirada que se llama tristeza, en sus ojos cansados de no dormir la noche oscura, tenaz y valiente persiguiendo sueños, sobreviviendo y luchando con la injusticia, las carencias, la desesperación y el idioma, la soledad física y la soledad del alma, haciendo caminos quien sabe si a la nada, con muchas heridas abiertas, conociendo la distancia necesaria para vivir entre lágrimas, resguardándose como pudiera para que no lo atrape la muerte, aunque lo atrape el hedor nauseabundo de la miseria…¿ Podrá Thomas cantar algún día? Si, no lo dudo, porque no sé porqué motivo extraño, sonríe y es sumamente amable y respetuoso con el prójimo…

Y un día se abrió el telón y empezó a rememorar los sueños que no fueron, llegó por fin a España, con ese increíble descanso de quien grita Tierra, como una tierra prometida llena de incógnitas pero por fin puso el pie cansado y exhausto, por la espera de tantos años en el fin de su itinerario, y en sus ojos un velo de discursos de futuro, de ilusiones, de esperanzas, aunque sabía que los restos del naufragio seguirían…y se abrazó a la tierra, se revolcó en la arena que mezcló con sus lágrimas…

Apresúrate muchacho, aún es tiempo de reconciliar tus miedos y los laberintos de designios en los que el dolor no sea el único superviviente… pero, ¿y el hambre? el hambre del estómago, del corazón y de la mente…llegó y ahora tendrá que luchar con el desamparo en un país amable pero extraño, luchar con la soledad, ahora sería un “simpapeles” pero estaba vivo y no muerto, los cadáveres no tienen imaginación, pero él está vivo… Detrás quedaron los suyos, la falta de noticias, el sufrimiento y el miedo de quienes lo crearon y lo amaron...

Hermano.

Amor desearía en la atadura
Que la sangre a diario me reclama,
Un instante africano que se inflama
De hambre injusta y ciega locura.

Amor para dejarme a oscura
La visión dolorosa que derrama,
El inmigrante que a la puerta llama
Y no halla respuesta a su amargura.

Amor para el paisaje inhumano,
Formar parte de otra tierra diferente
Sin distinción del color de la mano.

Beber agua de esa única fuente
Donde brote la palabra hermano,
Y un mundo de sólo un continente.


Continuará…

domingo, 26 de abril de 2009

Y Dios sin aparecer_1

En este mundo nuestro y muy nuestro que se basa en el culto al cuerpo, a la belleza, al éxito y al dinero, a cualquier precio, incluso a la decencia ética, la necesidad de las personas, el hambre y las otras vidas mal vividas, representa un molesto accidente que le sucede a los demás, en esta vida que a muchos les parece eterna, no existen las guerras, las enfermedades, las penurias, las pateras, los pobres y los parados, son realidades machacadas de las que muchos pretenden escapar.

¿Grita alguien amor desde el centro del mundo?

Muchas veces me he hecho la misma pregunta y nunca encuentro la respuesta, pero lo que si sé es que me parece demasiada casualidad, si tan solo fuera esa la respuesta:
¿Por qué siempre a los pobres desvalidos y a los que no tienen más que carencias, les suceden todas las desgracias? Siempre he dado como cierto aquél refrán que decían los mayores y también lo decía mi abuelo: “Al perro flaco todo se le vuelven pulgas”, y como decía, nunca encuentro la respuesta, y por supuesto no creo que sea casualidad.

¿Qué será?

Es en estas ocasiones cuando más recuerdo a Darwin, que tardó veinte años en hallar las respuestas:” el mundo es absurdo e insensato”, este sabio se fue dando cuenta poco a poco que el antiguo testamento, debido a su versión manifiestamente falsa de la historia del mundo, y al hecho de atribuir a Dios los sentimientos de un tirano vengativo, no eran de fiar más que las creencias de cualquier bárbaro, la incredulidad se fue introduciendo sigilosamente en él, a ritmo lento, pero al final acabó siendo total, y el caso es que Darwin fue uno de los autores de la muerte de Dios, muy a su pesar, como a la mayoría de nosotros, porque Darwin era un hombre bondadoso y compasivo que creía en el Génesis y en Adán y Eva, le llevó muchos años mientras estuvo embarcado en un barco Inglés, dando la vuelta al mundo, llegar en tantas noches de soledad y de descubrimientos en aquél barco de mediciones e investigaciones, que no todos los animales habían sido creados desde el principio, en definitiva, Darwin regresó de aquél viaje, “ sin noticias de Dios”.
Darwin espantado, fue testigo de la esclavitud torturada en Brasil, o del horrible genocidio de los indios a mano del general argentino Rosas, matanzas de adultos y de niños que él contempló, y eso en su buen corazón hicieron efecto, perdiendo a puñados la fe, el sabio decía: “Cuando el horror triunfa, es difícil creer que Dios existe”.

¿Cómo hablar de las cosas más terribles?
¿Cómo se pueden entender hasta sentir el sufrimiento de otros si el testigo cuenta hasta donde logra contarlo y al que le oye es difícil imaginarlo si no está en la catástrofe?
A veces la verdad es demasiado dolorosa para hacerla palabra y además construirla dentro de la lógica y el entendimiento, hay cosas que te parecen imposibles y son muy posibles y otras parecen posibles y son imposibles…
Es como pensar ver la vida en la no vida, es tan difícil contar cuando el relato duele tanto o es tan extraño a nosotros mismos… ante tanta brutalidad de desgracias en la vida de millones de personas solo piensas en la ficción, como esas personas de tantos países que no saben si les duele más lo que tuvieron o lo que perdieron.

Todo esto viene a una historia que no sé ni por donde empezar a narrar y es tan dolorosa como real, que la estoy viviendo de muy cerca y que en próximos escritos, no sé si sabré hacerlo, la pienso narrar, no me dieron permiso pero ahora es parte de mi vida por lo que me implico, así que me limitaré a cambiarles sus nombres y voy a hablar de una familia Nigeriana, de su vida no vida y de todos los sucesos que lamentablemente he tenido que saber, y en los que estoy usando mi empatía y mi solidaridad… no voy a nombrarme en lo que hago y en lo que ayudo, solo voy a hablar de los demás, no me gusta que mi mano derecha se entere de lo que hace la izquierda, es mejor... Y desde aquí, hasta el próximo capítulo… que intentaré hacerlo con la lucidez de un espejo, donde los personajes se dejan reflejar, y además lo haré con la solidaridad de una mano llena de caricias...


Continuará.

sábado, 25 de abril de 2009

Gavilan Y Paloma.



Me cuentas que
nada ha cambiado en mi ausencia,
que aún se conserva en tu puerta
el contraste de verdes y dorados
cuando la mirada del sol y mis ojos
se encuentran…

Que cada mañana,
ansias abrir esa puerta
y que te alimentas con ese olor
a romero y canela,
que todo lo impregna.

Hace ya tiempo,
no sé porque lo recuerdas, No esperes que vuelva…

Que el Jazmín y la Yerbabuena,
explotan su aroma en tu terraza
cuando la luces se apagan y reina la ausencia,
y que cuentas estrellas,
buscando la calma, bajo la luna llena.

Ya no es Tiempo,
No esperes que corte mis alas, ni mires al cielo,
pidiendo un milagro…no lo hagas.

Rápidas volaban las tuyas
mientras crecían las mías,
cuando tus alas fueron cansadas,
yo ya volaba…
y me olvidé del camino de vuelta
que me lleva a tu casa, verde y dorada.

No caíste que tu astucia y eficacia,
precisión a mi me prestaban,
entonces, te vi siendo Gavilán ,
siendo yo paloma.

Y ahora,
se te agotan las fuerzas
para despegar, y alcanzar, ese tanto y cuanto que quisiste volar…
No esperes que sea la protagonista
de este cuento de hojas amarillas,
ni que mire en el espejo, el reflejo de tu fracaso.

No me tires los dardos,
que por los rincones tienes derramados,
No pienso ser blanco…
Tú hablas y hablas, no sientes el silencio,
y no es que yo me calle… es que no hablo,
y abandono la cordura con esos portazos,
que yo nunca di…
ahora vuelo sola, sin equipaje que me ate
ni palabra de amor que mi vuelo pare,
Quizá ya no me queden lágrimas,
ni temores, ni dudas, pero tampoco amor
y desnuda estoy de razones…

Mis alas creciendo torpes
hoy se han vestido de gala,
y mis ojos ya no miran al sol
en tu puerta verde y dorada…
esta noche yo con la luna,
vendré a lavarla…

Un repentino chorro de luz solar,
me ha cegado los ojos y contemplo tu casa
desde la misma galaxia- tanta distancia-
reconozco que fue un viaje,
largo, costoso y amargo,
por eso yo ya no bajo.

El sol dejará en tu puerta
dorados reflejos, pero yo no verdeo…
El Jazmín y la Yerbabuena,
deja que crezcan en tu terraza
y que inunden de aromas
toda tu casa- son cosas buenas-
mientras, yo miro como brillan… mis alas nuevas.

jueves, 23 de abril de 2009

Historias de sombras



No sé si alguien me dijo, no sé si fue mi abuelo o quizá él me diera un libro donde lo leyera, que la oscuridad tiene un extraño vínculo con la exactitud, al igual que lo difícil con lo verdadero, que los lugares, las cosas y las personas, se concretan cuando adquieren cuerpo y sombra y que en la oscuridad los recuerdos se diluyen y se forman. Casi parecido a cuando cierras los ojos, que desaparecen las demás cosas, y que cuando evocas se vuelve concreto… esa sensación se vuelve real y curiosa, como un bálsamo que se posa, modifica y dibuja las cosas y luego brillan en la oscuridad como fragmentos de tiempo perfectamente acotados. Como decía Picasso, es a veces la oscuridad la que te lleva a muchos momentos de inspiración…

¿Lo has probado?

En esa oscuridad diviso tu cuerpo abandonado en el revuelto de las sábanas, el pelo alborotado dibuja la almohada, la mano izquierda debajo de la nuca, una leve sonrisa asoma a los labios, en la mano derecha casi agotado, el cigarro que te fumas, la línea del rostro seria con algún conato leve de dulzura, la mirada larga y perdida, quizá más allá de las sombras, esa misma sombra que ahora a ti te nombra… porque si reina la luz, ella la expulsa y tú te vas con ella, mientras van apareciendo las demás cosas…

Tu silencio infinito controlando la expresión de los sentimientos, como quien quiere retenerlos para que no se derramen y se pierdan en la arena como las olas del mar, haciéndolos más valiosos y a la vez acumulando tensiones sin poderlas evitar, un cierto nerviosismo propio del que sabe que está dividido entre el blanco y el negro, el desconcierto y la satisfacción, esa dulzura de los ojos que contrasta con la fuerza de la expresión de tu rostro, esa mirada limpia llena de gestos que hablan más que las palabras…

Si todo fuera sencillo como un cielo claro, sería todo demasiado fácil… pero no existe un hilo dorado que nos indique el camino para salir de las sombras… por eso tú aún caminas en la noche, envuelto en historias que parecen las hojas de un árbol que caen lentas, mientras tu mirada recorre su vuelo...

miércoles, 22 de abril de 2009

Fui Aire...

Hoy he subido a la redondez de tus labios, he descendido como un aire tibio, una brisa cálida buscando los cauces de tu garganta, y me he hecho latido en el páramo ardiente de tu pecho…
De la cereza oscura de tu corazón abierto he hecho mi remanso, mi refugio, y ascendiendo y descendiendo, me pierdo en los laberintos de tu cuerpo-latifundio descubierto- por el que me bebo los vientos…

Subo a tu mente y lato en tus sienes, acaricio tu rostro y alboroto tu pelo, recogiendo el efluvio de olores que si se acoplan se hace solo un aroma, lo aspiro profundo y me sacio por entero-he renacido en tu adentro- luego en un resquicio fino y agradable, me he hecho luz tamizada, difuminada en el contorno de tu piel y de tus huesos-resplandezco- y me abrazo a tu fibra iniciando caminos. Me sientes, Te siento.

y mi aire
y mi aliento,
se hacen luna ocupada
en la noche interna
de dos cuerpos
felices y hambrientos…
Me hago viento, me adhiero
a las paredes de tu piel,
sin justa medida,
sin grado,
en un mismo aroma,
un mismo sabor, un mismo tacto…

Como si mis labios dulces de brisa, recogieran tu esencia y la hubieran guardado y luego mezclado, y mis manos de flores sobre tu alma escribiendo…

¡Qué bocanada de brisa templada!
¡Qué viaje interno de viento rugiendo!
qué entrada de labios,
sincronizando en las olas del aire
buscando el eterno y preciso instante
que existe precisamente… en un abrazo…
que arranca el amor a borbotones y se esculpe encarnizado en lo extenso interno de tu pecho, para reducirlo, atraparlo, consumirlo, encerrarlo en mis brazos y no escape su rastro… llenarlo de amor, llenarlo…
Besarlo, codiciar los instantes, llenar los afanes, reconocerse en los labios, confundir los alientos quebrados que vuelan de los labios como pájaros…

Bésame en los ojos… para que te pueda ver mejor y no sentir el amor a oscuras…
Bésame en la boca… para que no pierdan los labios su frescura...
Bésame en el lado izquierdo de mi pecho, para sentir el latir a ritmo de salto y de locura…
Bésame bajo el sol que quema los duendes gitanos, bajo la luna morena, que sean tus besos un canto de amor en este poema, escrito en la noche ciega…

Alma Libre.


Yo sé que a veces
en este mundo,
me siento extraña,
que soy como la tarde
del invierno, que pronta
la noche halla,
buscando luego la mañana,
y sé también que soy
como el árbol
que alza al cielo sus ramas
buscando el sitio exacto
donde abrigar su alma,
yo sé...
que soy cobarde
cuando el amor me llama
y escondo sus caricias
entre las plumas de mis alas,
y que no sé dejarme llevar
por el inmenso grito sin medida
que mi corazón agita,
yo sé...
que soy un alma libre
dueña del tiempo
que respiro, si respira,
la libertad me priva
del tiempo que te guardo
sabiendo que me habitas,
yo sé que algunas veces
me siento perdida,
en medio de la tarde derramada,
¿será que el tiempo no quiso todavia
que mis alas un amor de verdad... cortara?

lunes, 20 de abril de 2009

Veranos Andaluces.


El cambio climático se está manifestando claramente en Andalucía, la inestabilidad se nota cada vez más, en estas fechas generalmente solía hacer mejor tiempo o al menos no había estos cambios tan bruscos, antes los inviernos eran inviernos, la primavera primavera y los veranos eran veranos, sin tantos desajustes, yo espero que el verano que se acerca sea como los de siempre, esos de los que tengo tan buenos recuerdos, esos del sol en las paredes blancas, los jardines chirriantes, las charlas al atardecer bajo los porches, los días sin interrupciones de playa y las noches a la luz de la luna descalza por la arena, aquella existencia de mi adolescencia anclada en la belleza del espacio y en la visión perfecta y plácida del transcurrir de las cosas, aquél acercamiento al cielo azulísimo desde las terrazas con las sensaciones de capturar trozos blanquísimos de nubes… y los colores estallando a mi lado.

Aquellos veranos que pasaban por mi vida con una música de ritmos cómodos, de aquella chica que miraba al mundo con la serenidad de los que no tienen grandes problemas, de quien vive tranquila pero con un gran punto de curiosidad por las cosas.
El verano me gustaba más que la primavera, aunque reconozco que tenía pasión por las tardes de invierno estudiando o escribiendo y viendo el trasiego de la lluvia golpeando los cristales de mi ventana, pero en el verano se producía en mi una curiosa combinación de sentimientos en el pasar lento de las horas mientras caía el sol aletargándolas, y a la vez una sensación de fuerza y energía se descargaba por mi cuerpo, era algo que yo no sabía explicar ni entender, me sumía en una pereza en las horas altas de sol y al mismo tiempo aquella luz intensa de “la costa de la luz” que desnudaba el cielo y la tierra sin reparo, me aumentaba las ansias de vivir y de hacer cosas.
En el jardín los grillos componían sinfonías sin pérdida de tiempo, y sonaba una orquesta cuando empezaba a girar la noche…y cuando luego todo quedaba en silencio, era bellísimo el silencio plácido de la casa y de los patios. Por la mañana me despertaba con la luz aullando a chorros por la ventana y una pequeñas gotitas de sudor resbalaban por mi cuerpo a la vez que brillaban como una llovizna de pequeñas luciérnagas, y que mojaban mi trenza rubia que mi madre me había llenado de jazmines la noche anterior, y me despertaba sintiendo a la vez la pereza con el afán, era una inexplicable quietud llena de prisa que yo solo sentía en verano, que no sabía explicar, aquella sensación de dejar el cuerpo inmóvil mientras sentía el deseo de saltar con el calor húmedo que se abría caminos sobre mi cuerpo, el aire se hacía pesado y una extraña sensación de eternidad reptaba por la estancia y luego, después de darme un baño y desayunar sentía que vivía alerta y expectante a todo lo que miraba o hacía, sin llegarme el tiempo mientras pasaban las horas muertas delante de mis ojos que buscaban sitios por donde volar, descubriendo cosas nuevas de la naturaleza y de mi misma, entre el olor de las últimas fresas y el de la tierra.
Hay situaciones que se nos quedan grabadas en la memoria, momentos de la vida en los que tomamos partido y otros que dejamos volar el instante permitiendo que se vaya con el aire, algunas cosas las anotaba en mi cuaderno de anotar la vida, si no las retenía, huían deprisa y antes de que pasaran de largo yo las escribía, porque sentía que las mejores épocas de la adolescencia, no son todas conscientes, nos habla todo alrededor incluso nuestro cuerpo y entonces la mente a veces abandona sus discursos, yo, quería atrapar la transcendencia, con los sentidos alertas a punto de cazar cualquier indicio, sin lógica ni razón y aquello solo me pasaba en verano o al menos tan diferente, tan sensitivo…
Y a mi me encantaba perseguir latidos que otros no retenían como hojas de papel que se escurren entre las manos cuando pasamos las páginas del día a día, yo las anotaba en aquellas tardes de jazmines y limones cuando llevaba la curiosidad escrita en la cara…entonces era una adolescente que caminaba en una nube con aires de princesa sensible y romántica, en esos días en que la vida te parece que es como la ves y que no se transforma, en la que sientes que tienes el corazón robado por todas las cosas, y que todo se llama entusiasmo, un rincón del mundo donde todos nos queremos quedar a vivir, al menos yo…en el que todo tiene el color de una rosa en primavera o el de la sangre que se fija en un lienzo blanco a lo que llamamos pasión, pasión por la vida, por las cosas, por saciar la curiosidad y descubrir y descubrirte a ti misma en medio de todo y entre todo… Ah los veranos de mi adolescencia…

domingo, 19 de abril de 2009

Estruendo


Qué maravilla.
pronto se apaga, lo que con tanta fuerza,
brilla…
lo que muy rápido entra,
sale deprisa,
dice un refrán…
El océano se desborda en una esfera
de cristal…
la verdad es una tela de araña,
de medidas perfectas…
a veces se rasga y se precipitan al vacío
los hilos sueltos, esos que sus hilvanes
cosen lo transparente,
lo que es y también lo que no es,
es evidente que…
aquello que entra con paso demasiado rápido,
es un extraño inquilino, desacompasado…

miércoles, 15 de abril de 2009

Dicen...


Dicen que el amor rige al mundo, que es todo, que es el cimiento que mantiene al hombre que va a la deriva montado en el mundo…
Que es lo único que nos hace luchar hasta que nos sorprenden las luces del alba…
Que por amor, sudan océanos y pasan sed y hambre, y cruzan laberintos de caminos abruptos…
Y que sin él, para qué la paz, y tanta lucha o tanta rendición ante el intersticio…
El amor total y por todas las cosas… ¿Se agota? ¿Es propiedad de todos?
O también hay quienes nunca lo hicieron suyo-si que los hay- dicen que en el mundo hay de todo…
Esos que se visten de payaso y juegan a redimir dolores con disfraces y máscaras, esos que son capaces de romper los sueños, que no saben de ausencias ni carencias ni de miedos… esos que se miran al espejo y se reflejan en un alrededor indiferente y ajeno, que no les duele la tristeza ni la sangre semejante…

Dicen que el amor es infinito, sin embargo solo él hace finito el infinito.

Dicen del amor que es capaz de hacer soportable el oscuro camino antes que destierre al mundo.
Dicen también que del amor es de lo que más se ha escrito… ¿se acabarán los poetas?

Entonces tendrán que aprender a escribir con los besos callados y las manos cerradas- no habrá palabras-

Si el amor repudia al mundo, este se queda Mudo… Dicen... ¿será?.

martes, 14 de abril de 2009

Tiempo.



Cuando era pequeña y hasta adolescente, derrochaba el tiempo como si lo tuviera todo, y lo derrochaba sin decoro…Ahora, atesoro los momentos como una avariciosa guardando tesoros, y es que no me llega el tiempo para tanto camino abierto, para tantos proyectos…
Se me escapa el tiempo entre las pestañas de la noche a la mañana, como un azor reventando vientos por el firmamento…
Quiero darle la mano al tiempo, que a su lado me de asiento…
Pero pensándolo bien, no sé si sería acertado, quizá sería, no pararme en las pequeñas cosas con la prisa excesiva de alcanzar las grandes y eso sería imperdonable…
Llovería tristeza desde las cuencas de la bóveda, con tanta prisa las voces pasarían calladas y las sonrisas sin identidad pasarían ligeras, me quedaría vacía y a los grandes proyectos hay que ir llena…
Las manos se quedarían solas de tanto abarcar sin apreciar su tacto, las caricias que vinieran, no encontrarían destinatario, mi corazón, se quedaría huérfano…
Oiría la música y la poesía sin apreciar su cadencia y así yo no puedo labrarme un buen futuro…
Serían muchas las ausencias y las distancias rápidas e inmensas, no verían mis ojos la claridad de los gestos y no llenarían mis labios los caminos de besos…
Sería como llegar a mi destino con la rabia tardía de no haberme detenido y así haber sabido…

No, mejor me quedo con el antes, pero tú caminante al pasar, si me ves correr… por favor Párame…

No te Marches Isabel...

Hoy fui a ver a Isabel, quería llevarla a casa de mi madre…
Subí los escalones de tres en tres… llamé.
Pasaron unos minutos cuando oí sus pasos… lentos.
Una, dos, tres…
Sonaron tres vueltas de llave.
- Hola niña, iba a ir a tu casa a llevarte un hornazo…
-Isabel,¿ no cierras la puerta eh?
Ambas sonreímos con esa sonrisa que lleva dentro un pensamiento, que seguro sería el mismo.
Isabel piensa, yo pienso.

Ella no dijo nada porque tenía la boca seca de tantas ausencias, solo un gesto con los dedos que tenía acorchados de no abrir puertas.
Entramos a la cocina –siempre tan bonita- olía a soledad, ese olor que se aloja detrás de la niebla que se esconde en su mirada y que ella convierte en música –pobre mujer, qué fuerza de voluntad-

Isabel disfraza de palabras amables sus tropiezos, temo que un día de estos no me va a reconocer…
Me mira y me sorprendió en pleno estallido callado de cariño, y oleadas de ternura en mi mirada, lo supe por el brillo de luceros de sus ojos y por su sonrisa de galaxia- es tan agradecida-

Después pasa a la nada, a veces no lo recuerda, de ahí mi temor…
Y es que no somos nada, pero la nada también existe aunque tenga un corazón de olvido, aunque no hay nada peor que ser querida sin ser sabido, y no quiero que ella olvide mi cariño.

_Isabel- le dije- tienes que aprender a reventar silencios, habla por teléfono, llámame, búscame, o habla con la pared, pero no olvides las palabras, nos queda mucho que hablar, hay mucho agua en el fondo del mar y mucho cielo en el continente…

¿Cómo me llamo Isabel?
¿Recuerdas que tú me decías que mi nombre sirve para atar? que yo disponía de algo que ataba a la gente, el inmenso cariño…
¿Recuerdas ahora?

Isabel no supo llamarme Cinta, ni recuerda que le ataba el pelo y le abrochaba los botones… no supiste mi nombre Isabel… y yo, como una cinta, me quedé atada a las aristas de la tristeza, esta vez extraviaste la dama que puedo anunciarme , esa dama a la que llaman memoria…
vamos Isabel, acompáñame, yo cierro la puerta…

lunes, 13 de abril de 2009

Para Mi querido Amigo Julio. En el día de su santo.

< La flor de loto, de la esencia interior y de la sabiduría, para tí Julio>

A ese poeta que hurga en su interior
Y que me habla del mar, de amor y de la flor,
Que pinta versos con pinceles de fuego
y que me lleva en su pluma y en su pecho,
mi poeta de la triste y dulce mirada,
que a flor de piel su alma la lleva enamorada,
que cuando duerme me sueña entre versos
suspiros etéreos y hermosos…
el que cuando me habla su voz se quiebra a veces
y sufre porque sabe que mis letras no le pertenecen,
ese que sabe de penas,
y de noches de escritos y poemas…
que busca en cada verso hablar de la belleza,
la gracia de unos ojos, la flor de la pureza,
que busca la esencia de unos besos
la miel de una piel,
ese poeta tan tierno y elegante,
es mi amigo fiel.

domingo, 12 de abril de 2009

Velo Como llega.


Anda ven,
toma,
te presto mi silla
húmeda de luna,
y mi pecho horadado
por un artificio planetario,
y deja la cruz en el alféizar
aquí, donde he dejado la mía,
que faltan mil y una noches
para el día,
que se ha vuelto loco el cosmos,
velo como llega.
Embriagado,
Como nosotros ambos.

Sueño Dormido.



Esta noche he tenido un sueño muy extraño “he soñado conmigo”
¿Sabe alguien descifrar los sueños?

Aún estoy desconcertada, “yo de pie apoyada en los cristales de una gran ventana a mi misma me miraba en otra estancia, en un salón extenso sentada en una silla como si esperara… Al rato sentí sueño y me vi con las manos apoyadas en la madera labrada de los brazos de la silla, sentí un peso entre los dedos y uno de los brazos se me quedó suspendido, los dedos relajados, caídos... de repente sentí en ellos una ligera sacudida, yo me miraba dormida, para mi yo dormido aquello habría sido un gesto insignificante y privado, una señal de intimidad, en cambio para mi yo despierto fue un desconcierto, mi respiración era casi profunda, silenciosa, aunque no regular, seguía observándome y noté una cierta cadencia, mi cabeza se dejó caer como abandonada en la parte izquierda del respaldo de la silla, sentí una oleada de emoción y de miedo.
¡No podía ser cierto! ¡Qué absurdo sueño¡
La magnificencia del lugar, un sinfín de velas y de cuadros, jarrones de cristal con flores, cestas de fruta, un piano en un rincón, una pluma y cuartillas regadas por la estancia, y a un lado un hueco sin puerta que insinuaba un corredor sin fin…
los suelos claros de ricos mármoles, una luz blanca que inundaba la sala… parecía a veces una visión futura y otras se me antojaba que solo faltaba el ama de llaves…
Mi yo despierto cerraba y abría los ojos incontables veces por instante, como asegurándome que todo aquello era una visión, un error, pero aquella era yo… dormida.
Tenía un aspecto que a ratos parecía terrenal y a ratos de cualquier increíble lugar, qué extraño…
La línea respingona de mis gruesos labios se había suavizado, la sonrisa pegada, sin apenas despegarlos, mi mentón partido, mi nariz pequeña, el pelo abandonado cayendo entre los barrotes de la silla y algún mechón descuidado sobre la frente, en mi cara una expresión que denotaba los sueños serenamente y una inocencia infantil que era un auténtico despilfarro… estaba serena y mientras me observé durante un largo rato pensé. ¿Cómo podría saber cual era mi yo real si la que de pie miraba o la dormida sentada?
Entonces me desperté, cogí una de aquellas velas y subí una enorme escalera, antes de que pudiera recuperar el aire por el ascenso, ya me había despertado… y sentí una sensación de desamparo, como si algún hilo del sueño, se me hubiera escapado y quedara suelto, flotando…Con la mano cerrada golpeé el cristal de la ventana para ver si mi yo misma miraba, ella giró su cabeza por encima del hombro, sin llegar a volverse del todo, continuó con los brazos al aire, como de puntillas y mirándome me dedico una sonrisa llena de paz y en cambio a mi me inquietaba la incógnita que no era capaz de resolver, y en medio de una luz excesivamente blanca tuve que achicar mis ojos hasta convertirlos en dos rayas, mientras ella desaparecía…
¿Contempló mi sueño despierto a mi sueño dormido en un sueño?

Carta de Él... Por 2ª Vez...


He cerrado los ojos para volar a tu mundo, sin alas, ese otro mundo al que ahora ya no pertenezco y con ellos cerrados he recordado tu forma de mirar lo que te rodeaba y me vuelvo a enamorar de tus ojos y de todo lo que encerraban. Con la punta de los dedos intento alcanzar cada nube, para tumbarme en ella y no tener otra preocupación que no sea la de ser, respirar, estar, olvidando que ya no estás, sabiendo que estoy. Sé que estarás ahora acariciando otro pelo, como me acariciabas a mí el mío sobre la almohada. Mi pelo, ese pelo largo que me dejé crecer porque a ti te gustaba, ese que te contaba que soñaba despierto y despierto con la vida jugaba. Y yo me sentía parte de tu vida, Y tú hacías que yo pudiera llamar a lo mío vida. y ahora ¿que haré?

El día es oscuro, como casi noche. Sobre mi almohada tu carta, una frase, que lo decía todo en tan poco, en Nada, que salía del papel para dejarme sin tu presencia o mejor para dejarme con tu ausencia.

Reina el silencio, tu olor esparcido, impregnado por la estancia, en las sábanas, reptando por las paredes hasta llegar a mi interior es la única señal de vida que me acoge, y mis lágrimas, mientras tu carta quema mis manos que arden en llamas y llantos.

Y la carta del adiós reposando sobre estas manos que un día decidieron enlazar las tuyas y esa frase que, entumecida por la humedad de la riada de lágrimas, descansaba junto a mí.

Aún suplico un día más, antes de irte, para soñar despierto, para morir de pena, para poder tenerte.

Todavía resuenan en mis oídos los gritos que le mandaba al cielo cuando querías marcharte, y estas lágrimas fieras que de mis ojos resbalan, por la falta del pañuelo que negaste al desconsuelo que me araña. Y yo, ya solo quería un día más para bailar contigo, para reír contigo, un día más intenso que el de ayer, un día más prohibido que el de ayer, un día más de tu pastel, un día más para poderte beber, para abrazarte, para que me acariciaras el pelo y escribirte versos, y aunque ya no estés, todavía ando pidiendo, sin que lo sepas, un día más para llevarte a mis cuentos y que me enseñes tus sueños.

El recuerdo mata la vida, pero da otra forma de vida de la que es difícil despegarse, no es la memoria la que memoriza, sino los recuerdos los que la crean y se refugian en alguna parte de nosotros mismos… eres mi recuerdo…

Ahora soy solo unas manos, las manos, que buscaban tesoros escondidos detrás de tus gestos, en los contrafuertes del placer y el miedo, acariciando estrellas de porcelana y almíbar hasta convertirlas en fugaces designios de la locura.

Y pese a todo este dolor, el de la ausencia, el de la espera, el de la distancia, el de esta soledad que me oprime, a la herida y a la cicatriz que deja, más triste sería no haber tenido noción de ti en absoluto. Pero…

Yo ya no soy. ¿Y tú? ….

sábado, 11 de abril de 2009

Eres.


Eres un sentimiento
desenredado en mis dedos,
como un hilo azul de cielo
en mi memoria.

Como la piel plateada
de la luna más honda…
como aliento de espuma
que en la noche levanta el viento,
con su beso somnoliento
que se agita en el cristal vedado
de mis labios…

Una mirada hacia dentro
que busca sobre el pecho
el pulso de vida y la esparce,
por los quicios del aire.

El abrazo violeta,
la voz rota y cautiva,
la risa regalada,
la balada del verso
poblada de ausencias y silencios.

La luz blanca
que devuelven los astros
si miro al cielo,
un silencio tras la puerta
dividiendo la tarde
en dos mitades,
cuando se abren
los jazmines del patio.

Un naufrago del alba
en cada uno de mis sueños…
como ese adiós sin alas,
que no quiere
morir en el aire,
y vuelve siempre...

Eres la luz de flor de loto
que ilumina y descubre
lo ingenuo de mi rostro... Eres.

viernes, 10 de abril de 2009

Te estoy Pensando.




Hay noches en las que te acostumbras a la gradación de tonos que anuncia el alba, y al otro día te resulta difícil concentrarte en el trabajo cuando tu pensamiento vuela hacia lugares insospechados… con una alegría en los ojos que se escapa por los labios y una satisfacción manifestada en algo tan simple como una sonrisa…Así pienso en ti.

Cuando lo hago no hay color gris y me produce un entusiasmo tozudo y profundo que me llena de fuerza y siento voracidad por lo que voy descubriendo y que me sale al encuentro… Cuando me siento en el escritorio-absorta- mientras te estoy pensando, cambia hasta el gesto de mis manos si apoyo en ellas la barbilla, y se me da, un cambio de proporciones diversas… y entonces escribo…

Se me ensancha el pecho y algo que no defino, va abriendo caminos hasta mi garganta y un sabor dulce de caña, se va acurrucando a mis labios… agarro el bolígrafo y hablan mis manos… Lo que dicen es de mi corazón, un calco exacto… El corazón es ancho, como el mundo y los pensamientos nuestros… Te estoy pensando…

jueves, 9 de abril de 2009

La Casa De papá


Hoy he ido a dar una vuelta por los campos de mi padre, cerca del mar, ese mar que parece doméstico, casero, tan mío, sus aguas tan íntimas como esa lluvia que me mojaba la cara cuando al cielo le daba por llorar tanto en los inviernos de mi niñez, con esa dulce tristeza que llevaba adherida la sencilla alegría…
Este mar que ahora se me antoja sin la presencia de papá una enorme laguna de inmovilidad…

Desde esta ventana donde apoyo los codos con la misma inocencia de la niña que creció apoyada en esta ventana de atardeceres rosáceos de verano o grises de inviernos, con trozos de yerba y de árboles sobre mi pelo, mirando a lo lejos el campo y el mar, ese mar que llevo aún en la mirada.
Y esa mirada que ve como siguen conociéndome, el aire, los pájaros, los pinos, el ocaso, los ruidos, en esta infinita región que también reconozco, esta casa, estas flores, mis libros, mis poemas grabados en los bancos del patio...

Aquí donde cruzo mis brazos, desde esta ventana siempre abierta, mis ojos abarcan estos campos, este mar caricioso donde resbala el pie dulcísimo de mi vida…

Vine a ver la casa y como siempre que vengo, me azota la tristeza, me reta, se ensaña conmigo, me pone su mano oscura sobre el corazón, rozándome entre lunas, entre filos ardientes, entre las hojas humildes del limonero y la parra, pero siempre al irme le gano la batalla, porque no sé qué y como, algo que no veo pero que siento, una luz interior, me ilumina los recuerdos generosos, los rostros que encienden mi alegría, los que llevo junto a mi corazón, me hacen volver a mi otra casa donde me espera mamá, y de otro modo también papá, con otra forma de sentir la vida, porque estas visitas a la casa grande, es una forma de crecerme en mi misma…

miércoles, 8 de abril de 2009

Miercoles Santo. La victoria y la Esperanza de la mano.


El viento esta mañana me peinaba el pelo, como tu mano… y en tu voz llevo yo mis labios y con ellos, el canto de mi corazón, ese cantar Andaluz que deja en mi piel el sabor de sol y sal, la brisa de esta mañana abarca el perímetro de mi alma abriendo dulce la puerta del sentimiento que no me atrevo a traspasar…
Mi mirada se abre niña para mirar acá y allá, todas las cosas pequeñas que para mi son tan grandes, y me empujan a caminar… una sonrisa, una palabra amable, un saludo, un beso, un qué tal estás, esos gestos que montan la vida y que a mi me gusta tanto disfrutar.
Las calles huelen a penitentes, la noche trae en su velo olor a cera fundida y el aroma de las flores se queda en ella prendida y al fondo baja la cuesta el paso de la esperanza, esa virgen tan querida y tan choquera que es alzada frente al cielo por devotos costaleros rodeándola de estrellas, que se sienten orgullosas de poder verla de cerca.
No hay esquina solitaria en esta ciudad chiquita que hoy, toda su gente transita, el eco de los tambores y trompetas sobre el silencio camina, en un cruzarse de pasos en las esquinas estrechas, un clamor de tintineo se escucha en toda la villa ¡Qué bonito! hasta el recuerdo en silencio se hace arte, es artista…
No sé que tiene esta semana que la noche hace divina y hasta el más ateo mira el cielo…Qué bonita la Victoria y la Esperanza, que brilla dorada y verde, qué magia es la que invade que hasta el que no cree siente…
Las procesiones se acercan mientras la noche camina, por enorme fe movida.
Aunque sea por un instante el mundo no se imagina, tan dividido en colores, en ideas y doctrinas, unidos en devoción en un solo corazón, mañana será otro día…
Se le encienden las pupilas a esos niños tan pequeños que por primera vez se visten de nazarenos aprendiendo a ser silencio, el aire se hace más denso, impregnando el pensamiento de los olores de incienso.
El río humano baja calle abajo, los nazarenos- algunos descalzos- alguien canta una saeta en una ventana abierta, el silencio bajo una voz clama, y con la cara de la virgen, todas las caras se alzan y la voz de la saeta, desgarrada, llora y canta. una pena andaluza que se quiebra en la garganta…

Si fueras...




Si mi mano fuera aire
y te tocara,
si mis labios fueran tuyos
y no míos y me besaras

si esta lluvia de llanto
se secara

con el soplo tibio
que levanta tu
mirada.

Si tu corazón
con su trino me cantara
y tu alma en su lecho cálido
me alojara.

Si tu abrazo como océano
me abarcara
donde la ola del sueño
riza la espuma del cántico
y coje el agua del
Mar.

entonces

serías mi mundo, mi nido mi casa
ese lugar en el que saben y huelen
todas las cosas enamoradas…

¿De qué forma penetraste
en la cárcel de mis sueños?

martes, 7 de abril de 2009

Podría decirte...


Estoy aquí
y quiero hablarte ahora,
pero se rompen en mis labios
las palabras que no suenan.

Podría decirte miles de palabras dulces, oleadas de piropos a tu alma, pero las palabras se las lleva el viento, como el tiempo se lo lleva todo.
Podría decirte…
que eres esa brisa tentadora que me recorre con su aliento y me respira...

Y no es esto una carta de amor, no, soy yo hablándome dentro, es desgranar mi razón porque ya mi corazón busca un huequecito, chiquito, chiquito para colarse en tu infinito, podría decirte que si te siento triste, las palabras que voy escribiendo caen marchitas de mis versos y armonía no les presto.
Y como decirte que eres esa extraña fuerza que me empuja a vivir queriendo acelerar los momentos y equipararme a tu tiempo, pero no puedo, y mi pluma revolotea como el viento sin encontrar su aposento… podría decirte… pero se me ha hecho muy difícil decirte todo esto…
A veces el amor dialoga en silencio, susurra a través de una palabra detenida, de una sonrisa que escapa del ligero escalofrío, del rumor solitario y atrevido… de una mirada fugaz, de una confesión atrapada entre los labios, un abrazo insospechado o las voces que céfiro extravía cuando duermo…
Es como ahora, querer hablar cuando no suenan las palabras, impredecibles e imposibles de comprender…

Por eso quizá sean insuficientes las palabras, no existe cupo ni límite…

Podría decirte… que han estallado los pétalos de azahares y que es visible el mar desde mi casa ondulando en la arena sus cabellos de doradas algas, y que estoy en todos los lugares con el peso del aire, con los vivos instantes, tejiendo laberintos donde hilo mis sueños, esos que besan mi alma y calla entre sus brazos, como callado queda mi corazón en su regazo…

Podría decirte que en mi corazón tú tienes siempre un sagrario, donde no te falten besos, ni amor ni calor ni amparo…

Podría decirte que mis palabras son solo la esperanza de encerrarte en un verso en donde quepan todas aquellas cosas que no son para escritas y así como siempre, cumplir de esta inútil manera, de este modo insomne con que tejo sin prisa la tarea rebosada desde que era una niña de toda mi escritura…

La calle huele hoy a azahar mojado, a cera, a incienso y una fragancia fina, tímida, me envuelve por entero… lejos… el silencio cae, las cosas pasan… y mis letras nacen… renaciéndose mientras se sienten desprendidas y vencidas…

Podría decirte que una lejanía se dispuso en mis manos cuando el viento jugando, me abandonó en la tarde...

Solo estaba desgranando la razón y el corazón, perdóname…

Perdóname si en mis labios mudos navegué…

lunes, 6 de abril de 2009

Poema _ Isis _ Suri _ Karol_a


El Amor es frágil,
humilde y delicado como una flor,
que se levanta mirando al sol...
y los sueños, como el Mar,
no tienen puertas...
Por eso yo...

Me entrego al amor
que mueve los astros
y acaricia la flor,
y sueño como el mar,
cuando mi alma viaja
desde la cercana orilla
hasta los misterios del lejano horizonte,
que apenas se adivina...

...Y porque el amor es frágil
recojo los pétalos caídos
y las lágrimas derramadas...

...Y en la oscura noche
hago recuento de estrellas,
hasta romper la madrugada...

...Y a la luz del día,
restauro antiguos puentes
y edifico nuevas moradas...

Nada me detiene...


Isis _Suri_ Karol_a

domingo, 5 de abril de 2009

Princesa...


Cierra la puerta
y bebamos de la ausencia
hasta emborracharnos de su esencia,
segundo a segundo
gota a gota,
de ese sabor amargo de licor de trementina,
hasta dejar pasar la noche
y suene el alba detrás de las pestañas,
luego en ese instante de rota eternidad,
devuélveme mi zapato de cristal…
que yo ordenaré en este cuento las palabras.

No quiero ser una cenicienta descalza,
perdóname amor mío
si abandono ese baile
donde asoma atónita mi tristeza…
tengo que darme prisa
antes que la voz rota de la campana,
destiña la carroza y se haga calabaza.

Tú mientras,
marca el vals del olvido
y ahógate en otras caricias
que yo, cuando den las doce,
disfrazaré de harapos
el traje de los recuerdos.

Ding Dong,
doce campanadas
y derramaré el dolor de princesa destronada,
desde mi ventana aún carroza,
miro como se dibuja el agua
en pinceladas cortas
quiere dibujar la vida, pero no sabe…
las ilusiones se deshacen
en un río estancado,
que no va a ninguna parte…
Ding- dong,
Y dieron las doce…

sábado, 4 de abril de 2009

Voy a buscarla...


Te hallé y fue intuir
que te he buscado desde siempre,
estabas allí, alineado con mis pasos,
y aventajaste el trasiego de mi ser,
hasta hacerlo tan ínfimo
que no pude abarcarlo…

Una rosa queda sobre el piano, huye su aroma del mismo modo que huyen mis miedos, silenciosamente nuevos…
huyen, y no a mis pupilas, más allá… la luz pesa y araña el blanco y el negro de sus teclas, me atrapa la pluma, me para la voz…
No en los espejos de mis ojos donde el llanto acude, donde el gozo alumbra, más allá…
Más allá de mis ojos, más allá de tus ojos, donde las miradas se encuentran y se unen y se guiñan, disueltas en una pureza inconfesable cruje el adiós como las hojas muertas, es más fácil esconderse tras el beso de la indiferencia que mostrar garras de cristal al invicto dragón que nos gobierna, adictos somos al disfraz que oculta el rostro y el gesto…

Mañana, mañana te cuento de qué vestí mis temores, hasta cuánto te viví y porqué te quité la vida. Sé que un día emergeré de tu memoria cuando ya los vientos murmuren soledades, la vida es corta y arrepentida… un día le pondré mis labios a un recuerdo besándole la mejilla, mientras tanto, voy a beberme la luna llena, ese súbito destello que anquilosa mi voluntad elástica, basta saber que a ti te apetece mi silencio. Abdico… porque omnipotente es, la siempre dulce intransigencia…
Pero ahí está el alfeizar de mi ventana para que recuestes tu desasosiego o el canto blando de mis letras… o el reflejo de mi alma, como esas ventanas abiertas donde entran cuando llueve esas pequeñas gotas iluminando mis ojos… las ventanas cierran, los ojos lloran…y ese aire, y esa necesidad, a las puertas de tu vida… y esa espada de duelos y ese escudo para protegerse de nada…y sobre mi, todas las armas…los pies mojados regresan a casa, después de cruzar todos los mares en una tarde de primavera, quedan atrás unas manos de inocencias llenas y una voz pequeña… y una apariencia…¡Qué horizonte tan lejano el de mi sonrisa! y qué calendario para exponer un evento diario, tan estudiado… dónde, cuándo, porqué…

Luego te cuento, cuando rescate mi alma de ese ladrón sin piedad que me la ha robado, porqué aún tengo que encontrarla… entre los rayos de plata de alguna noche de luna… o corriendo por las praderas celestiales… ¿alguien lo sabe? ¿Quién la ha visto sin decir nada?
A lo mejor está enganchada al sol, cegada por un amanecer, quemada la piel de sus alas, hecha jirones la piel de los sueños… pobrecita mi alma… tengo que rescatarla…me haré viento para buscarla, me haré agua para saciarla, o rayo de luna en la noche clara, o me haré canto de poesía recitada para que me escuchara, o llanto para entrar en sus ojos, o risa para reír en sus labios, o manos para acariciarla...

viernes, 3 de abril de 2009

Carta a Mamá


Hola mamá, no me tomes en cuenta mi falta de tiempo, mi prisa, mis visitas cortas, mi stress… el día a día es muy corto, para el trabajo, estudios y ocio, pero ya sabes, ya tú pasaste por eso, en un instante crecemos y tenemos que elegir entre el mundo y el nido, y se elije el mundo, hay una ley inexorable que me hizo separar las manos de tu vestido, ya no existen aquellas manitas tan chicas y aquellos pasos tan cortitos, ahora mis pasos son como los tuyos, y también mi voz tiene tu mismo eco, es inevitable dañar cuando se separa uno de los padres, llamados por el reclamo natural de la independencia, seguramente no lo pensamos y somos duros al abandonar el nido de un día a otro cuando has crecido, al igual que lo son los pájaros cuando vuelan solos o los peces cuando nadan por su cuenta o los hombres cuando se enamoran, o cuando se van a buscar otras formas de vida, su vida…seguramente…

Pero mamá si supieras cuánto te quiero, esta mañana abrí un cajón y me encontré con una foto tuya y de papá cogidos de la mano en la casa del abuelo, allí en la sierra, cuando los árboles estaban cuajados de capullos y la primavera era niña como tú, mi padre llevaba en sus manos un manojo de jazmines y brillaban sus ojos de claros cristales, en esa casa, donde se habían respetado los olivos y traído matas y retamas de la sierra, donde los pájaros dormían y se despertaban tranquilos al alba.

Hace tanto tiempo, posiblemente yo aún no estaba nacida, esa foto creo que la vi algunas veces, pero hasta hoy no había advertido real y crudamente como ha pasado la vida sobre ti, algo que mientras eres una niña no te das cuenta porque ni siquiera lo piensas, hay una leve aureola amarilla que levanta la vida al ser vivida, tus angustias mamá, tu sacrificio, tus vivencias, tus inquietudes y los años, porque un día tú también tuviste 20 años, y esta mañana mami, te he querido más que nunca, mucho más que mucho… y eres mi madre, solo mía, únicamente mi madre, distinta para mi, no te pareces a nadie, y yo, soy tu niña… aún… porque nunca me ves grande.

No soy la hija perfecta, lamento tu desilusión, si es que la tienes, que nunca me hablaste de ella ni tampoco la noté, al contrario, pero soy yo quien se siente así, imperfecta, en cambio para mi, tú eres la perfecta madre. Siempre me he visto a tu lado como la continuación de un sonido, y tú todo lo hacías adherida a mi… nada fuera de mi… no tenerme cerca para ti era impensable.

Ahora cuando me miras y callas, sé que entiendes porque ya pasaste por ahí cuando te mirabas joven, no puedo pedirte que asimiles de repente, porque sigues siendo esa leona desmelenada que corría a mi cama cuando soñaba en voz alta o cuando tenía fiebre, tus manos imprescindibles, tu consuelo, tus desvelos, pero es ahora cuando veo y siento mucho más, el impalpable e indeleble amor que te guardo dentro.

Improvisemos...

Soy la cola del cometa, él va delante y yo voy detrás, y no pierdo su luz.
A veces me eclipso y extravío mis pensamientos.
Dicen que puede ser de poetas, sentir más hondo de la cuenta… hasta detener el aliento… se para, se corta, se retira, se ausenta… como la musa… y dicen que se le cruza la rabia al poeta con la impalpable poesía… y lo salva.

El poeta y la poesía… esa unión del marinero en tierra con la mujer de tierra adentro… muchachos de buena voluntad, convencidos de que los limpios de corazón arreglarán la tierra…
Cantando y gritando entre líneas en idiomas distintos, tocados por la lengua universal de la poesía y la sonrisa…
¿ es una utopía?.
¡Qué frágiles son!

Casi sin aliento y sin respiración, a veces parece que no respiran, pero respiran, gritan y convencen, aunque solo sea ese instante de leerte-poeta- adquiriendo una dimensión nueva, desconocida e imponente, que todo lo agiganta y todo disminuye, en un leve impulso antes de la catástrofe…

¿Serán los hombres siempre del mismo tamaño?
¿Nunca variarán su estructura?
¿Vivirán y morirán de la misma manera?
¿Tendrán los mismos sentimientos, los mismos impulsos, los mismos recuerdos?
¿Seguirán creyendo en ese símbolo frágil de la ilusión, la fe y la esperanza?
¿Poeta tú, él o yo?
¡Pero si soy un ilusionista!
Que comienza creando un mundo a punto de concluirse…

Nunca dirán más palabras, más gemidos, más advertencia, más gritos, golpeando el cristal de la madrugada.
Y no hay nada mejor y más lleno de amor y comprensión hacia el sueño del hombre que aplicar y vivir la poesía.
Improvisemos…

jueves, 2 de abril de 2009

Poema Pequeño.




Esto que yo siento

se me escapa con el viento

allí donde tu cielo


se levanta...



llevándote la brisa

una caricia

de verde llena y de esperanza...


Reposa cautiva aquí en mi pecho

y presa en mi piel habita,

este loco sentimiento

que estalla calla y grita.

Como nunca antes.


Hoy te miré a los ojos
como nunca antes,
hasta el fondo…
quise adentrarme en ellos
y acurrucarme en tu pecho,
en su lado izquierdo…

Siento tu pecho anhelante
mientras aprecias mi entrada
y al mirarte,
fueron mis ojos
torrentes de agua salada
anegando tu mirada.

Tengo labios como espejos
donde guardo yo el deseo
y donde reflejo,
este corazón en mi,
desorbitado.

¿No oyes el silencio?
hay un ancho mar sin límites
y detrás hay un océano,
dame la mano,
que nos lleve la corriente
a lo más profundo,

y llamemos a los miedos, pánicos.

miércoles, 1 de abril de 2009

¿Qué pasaría?


¿Qué pasaría si yo me puliera
hasta quedarme sin hojas sobre la tierra,
o me hiciera polvo de estrellas atravesando el cosmos?

Y qué pasaría si fuera una gota de agua
cayendo a una fuente seca
y manara y manara agua fresca?

¿Y si me evaporo y me hago nube
y por el universo eterno
floto y floto?

¿Y si sigo probando y probando
hasta la honda evanescencia?

Hasta ser aire, etérea etérea
renegando…
de todo lo mundano,
¿Qué pasaría?

Me mudaría a mi séptima casa
y me haría…
de la sensibilidad…. una inquilina.