A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 30 de junio de 2009

Un agua Enamorada


A veces, la monotonía arrastra a la vida, como a un pez en su corriente, pero yo coso en mi frente los sueños más recientes, los soñados en el día, con los hilos dorados de la fantasía…

Y en la noche, Selene, viene y alberga en mi cuerpo esos sueños y se descose mi frente, derramándose la magia.


Y bebo un agua enamorada

de los ríos de tus labios

caricias frescas, nacen en tus manos de nácar.


Y los sueños que de día yo soñara, ya me caben en un puño por pequeños, casi nada…

Ni siquiera me cabrían en un rincón de la memoria, si con los sueños de luna, los comparas…


Tu memoria es mi memoria

entre tú y yo no hay olvido,

hemos moldeado el amor

a nuestro antojo

y ya es nuestro el Universo…


Huye la luna cada madrugada y regresa eterna posándonos su mirada, se resquebraja, se ensancha y luce luminosa respirando el amor, que veloz toma la noche… es como abrir los ojos y empaparse de sol a raudales… y una danza de cinturas que se doblan, de entrelazados brazos, de tu sonrisa tranquila y mi inquieta sonrisa… y el sueño, mi universo, se convierte en un escenario… solo tengo que abrir la mano y atravesar la luz mientras respiro tu latido y detengo el ruido del mundo… a la vez que tus manos recorren los caminos de mi cuerpo, ese tacto conocido de ternura que mantiene el corazón encendido… dos manos que cubren dos manos en mitad de un sueño.

lunes, 29 de junio de 2009

Historias Contadas 3_ Se quejaba un poeta...


Fulano o mengano sigue prensando sus manos en versos imaginarios y guardándolos entre las hojas amarillentas de un libro que cuelga en Internet…

A pesar de que en sus páginas todo está ya releído, y solo le quedan escritos del pasado, ajado, descolorido, terminado.

Se sienta cada tarde un ratito delante de su PC y divide el mundo en dos mitades, en uno se muere y en el otro intenta renacer.

Ajeno al revoltillo de realidades inventa estaciones, lluvias, amores que pueblen sus horas muertas. Pegada a sus hombros su casaca del color de la esperanza, guardián celoso de su soledad, las palabras de antiguos versos se marchitan cada atardecer, como cada uno de sus amores(piensa él) hermoso pero breve.

El amor oculto cruje en su corazón como las flores secas al pasar la primavera, infinitamente bello pero estéril, todo lo que tocaron sus manos se le ha ido esfumando y sabe que está en la recta final, esa que le ata entre el nudo que lleva ahora en la garganta y el pasado…

Pero la vida es otra cosa…

Los días transcurren entre escritos deshilachados de tanto enmendar la labor_ no es poeta_ pero si en su corazón, se hace poeta quien revuelve los inviernos sin abrazos, fiel a la vida amarga que se cuela por los agujeros de su memoria … tan inevitablemente infiel…

Sus manos estallan en caricias sin dueños ásperas de tanto labrarlas, a veces mientras trabaja, llora… llora lágrimas por los poros de su piel y por los canales de sus ojos resbalan ríos caudalosos _tuvo tanto entre sus manos_ resbalaron entre ellas y la primavera abajo…

Entre sus últimos versos se esconde una anémona que intenta esconder pero que se lee a destajo _abandono_ desahucio. Dicen que el primer amor no es el mejor, dicen que el mejor es el último el que más refresca, murió el amor, murió el poeta, pero no siempre, está perdido el que camina errante... como tú... poeta caminante...

Renacer... más genuino.


Si alguna vez sentimos

que la esperanza

se nos queda prendida

en una esquina…


Cuántas otras

sin dejarnos arrastrar

por la desesperanza,

con paciencia inusual y repentina

extendemos las manos y decimos:

Ya nacerá aún más genuina…


Para que un mundo nuevo y bueno crezca poco a poco, se haga fuerte y prudente, robusto, profundo y amable, orgulloso de sí mismo… tiene que ser como la esperanza, renacer más genuino.


Esta esperanza quizá sea tan imposible, que se sueña apenas… pero qué tal si empezamos con algo más que un poema…


Gracias Hargos por pasarme e implicarme en tu noticia.


domingo, 28 de junio de 2009

El Aleph



Hay algo que nos pasa inadvertido, algo que nos transita y que no vemos… nosotros los sencillos, los de a pie, le llamamos misterio y Borges le llamaba Aleph…

Al ingenio, al misterio, al encanto… le llaman Aleph y otros, le llamamos Borges…

Porque sí, porque Borges era un misterio como ser y sabía ser un misterio… pues no se puede comprender a este hombre, sino pensando que lo fue…

Acaso no es un misterio que un conservador, un liberal moderado, se disfrazara de reaccionario…

Y qué decir de que cada vez que lo nominaban para un premio sumamente importante, soltara los improperios justos y necesarios para no serlo y perdiera el premio… y además el Nobel…

Y no es un misterio que presumiera de tomar drogas y su mayor dependencia fueran, los caramelos de menta…

Y no tiene Aleph que después de quedarse ciego, viajara por el mundo para según él oler los países… se llevó el olor del Machu Pichu en los ojos, y dibujó un Japón en su mente y se dejó explicar las calles y las ciudades con la misma sencillez que aceptaba ser vetado para el Nobel…

Acaso no es peculiar que cuando se cansaba de ser Borges, y quisiera conocer el verdadero hombre que llevaba en las sombras, dijera: “¿Y porqué voy a morir si nunca lo he hecho antes?, vamos como si se tratara de ser bombero o maestro… según él hasta la muerte le puso veto…

Todo eso y mucho más era Borges, todo menos un escritor mediocre.

Todos vamos directos al anonimato, pero él no lo fue, Borges era el Aleph y al Aleph, muchos le llamamos Borges…




ContrasteS



Él llega con el aliento quebrado anunciando su llegada, sus labios expresan la impaciencia de palabras esperando, le tiemblan las manos como si fueran pájaros…

Un estremecimiento sutil, se mece entre sus brazos como quien aguarda un abrazo y su sonrisa, es un tic vencido por la impaciencia y la prisa… la está esperando.


Ella esparce su aroma por el aire, camina sin saber que un cuerpo revestido de una calma que no es cierta, la aguarda.


Él se clava las uñas en el corazón cada vez que sale el sol, esperando el momento anhelado que ella pasa por su lado para con sus ojos, derramarle el amor, con una mirada convertida en lebrel que salta las matas tras la presa, con afán e impaciencia…


Por fin la ve al fondo de la calle arrastrando el sol con sus pasos, las miradas se encuentran… él sueña que hoy podrá acercarse a ella y decirle lo que nunca le dice… Ella, piensa en la forma con que le dirá a ese bello corazón, que no lo ama, que el amor es una ola que si llega arrasa y que llega sola, sin fórmula ni ecuación…


Una gota y otra gota hacen mares, es fusión, es una unión, y él anda solo en su pasión…


No se puede doblegar al corazón, todo viene de dentro y si no, te llega grande sin encontrar su sitio, como una estrella errante, que fugaz, no respira el mismo aire que respira esos labios de cupido…


Ella pasa sin advertir que él lleva grabado su nombre en esas manos que deshojan las ganas de deshojarse… aspira el aroma frágil de su pelo que cabalga risueño por el viento, se deshacen sus manos en sudores de rocío, respira su nombre hasta saciarse, hasta que de ella se le haga el aire, sustento de sus pulmones…


Pasa el momento que dicen que es el paso de un ángel, el encanto se rompe, ella se viste de huida y a él se le ha caído al suelo la espera, llenándolo de diversidad y de contrastes, ella desaparece calle abajo y él extravía la mirada cuando pierde su paisaje mientras fabrica fantasmas y el silencio pasa...

viernes, 26 de junio de 2009

Buscando Títulos.

“El mundo es ancho y ajeno” título del último libro de Ciro Alegría, con que llamó a su obra maestra llena de metáforas sobre la vida, libro que recomiendo por su belleza, fuerza y lucidez sobre la condición humana. – Por cierto título propio-


Cuánto encierra esa frase que a simple vista es solo un título… es importante buscar un título adecuado para las grandes obras, para un buen libro.


En ocasiones los grandes escritores después de escribir grandes obras, les lleva mucho tiempo buscar su título, uno que por supuesto no sea de otros, que los hay, que son buscados fortuitamente o por un arranque de la musa de repente o por otras cosas más inverosímiles…


A modo de anécdota me han llamado la atención algunos datos de los que me he informado, buscando aquí y allá como un periodista, no puedo afirmar que sean totalmente ciertos, pero vienen de buenas fuentes que son públicas y que muchas personas saben, pero no otras…


Hay escritores que escriben libros que de antemano no tienen títulos y se llevan casi tanto tiempo buscándolo como escribiéndolo, si, es totalmente cierto, y sucede hasta en los aficionados, principiantes, consagrados, y hasta en los anónimos buenos y malos… a mí que solo soy una simple anónima y además insignificante, me cuesta mucho poner título a lo que escribo, porque yo escribo, luego bautizo, y a veces ni he acertado, pero lo asumo porque no busco títulos de otros, ni se me ha ocurrido…pero tampoco pasa nada.


Y otros que escriben sobre un título, que puede ser acertado cuando terminan la obra y desapropiado, y es ahí cuando surgen casos como el que quiero traer a este escrito, y que no me he inventado, sino informado, lo que lean desde aquí hasta el final, me lo han contado, y he leído algo, y me ha llamado tanto la atención que lo cuelgo en mi sitio, y lo he bautizado…

El título puede ser o no ser propio, cuando es ajeno… ¿tan difícil es bautizar un libro, si pensamos lo difícil que es el escribirlo?


Y cuento sobre títulos de grandes obras cuyos dueños fueron y son consagrados.


Me han contado que hay títulos comprados, prestados, vendidos, trocados, hurtados, títulos sustraídos por consagrados copiando la frescura y el fogonazo de “alguna joven concursante" y hasta ganados en partidas de cartas, que sí, que sí que sé de lo que hablo.


Pero nada más que como anécdota curiosa, sigo hablando de los consagrados ya con nombres propios, por ejemplo: Vargas Llosa en su libro “La ciudad y los perros”, el título fue copiado de un verso ajeno y quizá anónimo que su editor Carlos Barral, tenía sobre la mesa cuando le entregó su libro…

O como el título del primer libro de Dulce Chacón, “Contra el prestigio de la altura” que le regaló el inspirado Juan Carlos Mestre…

O nuestro ilustre Octavio Paz, que se quedó con una frase de Blanca Varela en una conversación que tuvieron ambos… “Ese Puerto existe”

Y ya como último ejemplo, de “sobre títulos” les cuento un caso que me han contado del ocurrente Balzac, cuando preguntado por un joven sobre como podría titular una novela de la que “no le daba detalles”, le dijo: Pues es fácil, veamos, ¿sale algún tambor?, No, Y ¿alguna trompeta?Tampoco…

Pues entonces está muy claro chico… “Sin tambores ni trompetas”

Pues será que hay que ser tan ocurrente como Balzac para además de escribir libros, ponerle título y además propio…

Todo vale…¿Qué curioso no?

Vidas Contadas 2_ Dolores la hija de Romualdo.

Como decía mi Abuelo... escribir es rescatar todo lo que te cuentan y hacerlo historia para que esa dama infiel llamada memoria no las vista de olvido...a mi me contaron historias de boca en boca... yo, las escribo y así las rescato...



Dolores es la hija mayor, piensa que su madre le puso el nombre adecuado.


A veces la espera es dulce-piensa Dolores- pero esperar puede convertirse en un gran paréntesis de soledad, ella espera, ha esperado siempre a que le cambie aunque sea un tanto, esa vida detenida en la espera, pero su mente ya no distingue del todo la realidad, la espera la deja a veces varada en el tiempo…


Romualdo Vázquez fue un gran hombre, un trabajador incansable aunque fuera dueño de casi todas las tierras que componían la zona de “Valdemaría”, Dolores cuenta que la tierra fue una herencia de mano en mano en sus antepasados, que su padre la encontró inhiesta y baldía y la plantó de frutales, de viñedos y de olivos dándole vida. En tiempos de la guerra, su padre era un hombre intachable, una buena persona, pero luego cuando llegaron los ganadores, era un rojo al que había que despropiar.


Leonor es una mujer bellísima, con solo diecisiete años se casó con Romualdo, su vida era tranquila, se ocupaba de su casa y su marido y luego cuando empezaron a nacer, de sus hijos, tuvieron cinco, de los que desde hace mucho tiempo solo le quedan dos, Dolores y Antonio.


Cuando el militar dictador ganó la guerra, a Romualdo ya solo le quedaba la casa de Valdemaría, a la que antes solo iban cuando trabajaban el campo o cuando los niños terminaban el colegio, y un trozo pequeño de tierra de la que aún comía la familia. Le cambiaron la casa con no sé que robos y artimañas y los metieron a los siete en un cuartucho sin baño y con una pequeña cocina, donde lentamente en pocos años y aún joven perdería la vida. Dejó viuda joven y cinco niños de edades comprendidas entre los 17 años y los siete de la más pequeña.


La vida de Leonor se tornó oscura y ya por último le quitaron el trozo de tierra que seguían trabajando para que comieran los cinco niños que lloraban la falta de su padre y de comida; Leonor no es una mujer fuerte, es como un jarrón de porcelana que con cualquier aire se quiebra… se tiró a la bebida… Dolores convirtió su vida en la de su madre y hermanos mientras cubría la suya de espera… se quedó soltera y en unos diez años, soportó ver morir a tres de sus hermanos y luego a su madre.


Su hermana Lucía murió de una malcurada neumonía, su hermano Jorge, murió de la mala vida que da trabajar a destajo y desde los nueve años, pasando hambre y frío y el corazón ahíto de pena…


Luego en unos años llegó la marcha voluntaria de la más pequeña Rocío, que había heredado la belleza sublime de su madre, Rocío se cansó de vivir penando, de mirar a su madre y hermanos, se quitó la vida con diecisiete años, un día cualquiera de primavera, cuando los capullos en flor de sus ojos empezaban a brotar. Dolores lentamente empezó a tener lagunas, quizá para evadirse o no sentir la espera, pero ella aún espera, cuando habla con su hermana pequeña por las calles quemadas de sol.


Solo queda Antonio, y ella, su madre no soportó la muerte de su bella Rocío y se fue en un año apenas, Antonio dice que se dejó morir…


Dolores se repite una y otra vez, que tiene que pensar, que actuar normal, que Antonio no note las ganas que tiene de dejar el mundo atrás, Y Antonio, vaga por las calles con la espera heredada de Dolores…


Valdemaría entonces pasó a manos de un militar, que al menos la tuvo bien cuidada, pero le falta la luz que antaño la iluminaba, de día y de noche una neblina como una sombra negra, corona los tejados de la gran casa, impidiendo la bajada del sol, ya nunca es primavera en esas tierras…


Valdemaría, está como Dolores y Antonio, sumida en la espera…


jueves, 25 de junio de 2009

Vidas Contadas 1_ Para mi Tía Milagros.

A mi tía Milagros le encanta pasear por el jardín. Todos los días lo recorre al menos dos veces, al empezar el día y cuando se va…

Decía que le venía muy bien para la circulación de sus piernas y le ayudaba a dormir, se quejaba de no poder hacerlo, se dormía tarde, cuando ya en la casa abandonábamos el mundo real y entrábamos en el de los sueños.


Por eso tenía tanto tiempo para pensar, mi tía Milagros parecía estar siempre pensando, no es de mucho hablar, pero lo observa todo con sumo cuidado, ella dice que tanto pensar puede ser un castigo, que le impide ver la alegría de las cosas de tanto buscar su fondo, creo que eso lo comprendió cuando vio que mi tía Katiana-su hermana- vivía feliz apurando el día a día, sin hacer demasiadas preguntas ni pedir grandes cosas… era menos complicada que mi tía Milagros, que al contrario de ella, se empeñaba en encontrar la razón, el motivo de toda situación, sabiendo de antemano que hay cosas que no tienen una explicación lógica.


Milagros tiene una extraña forma de andar, parece que anda a saltitos cortos, casi imperceptibles, pero no, es la impresión que da al pasar su mirada rápida de cosa en cosa, esta tarde la he acompañado en su paseo, el sol aún no ha iniciado su ascenso para perderse en el horizonte y mi tía está diferente, le pasa algo y creo que está deseando contarlo…


Hemos llegado al pequeño estanque de nenúfares y se ha parado mirando con una mirada larga y lejana, como si mirara la raya del horizonte que concluye en un mar…mi tía es muy peculiar, yo la miro en silencio, solo quiero escuchar, no quiero perderme ni una sola palabra y de vez en cuando, le dibujo una sonrisa plácida… a veces me pregunto, ¿qué se habrá rodeado para que yo tenga esta familia…tan peculiar?


A susurros pausados, mi tía Milagros ha ido abriendo los labios.


- Me parecen barquitas que quieran salir a alta mar y no lo puedan lograr…


Luego ha seguido caminando, volviendo a sus saltitos curiosos de lugar en lugar, se alzó sobre las plantas que trepan por las paredes de piedra que esparcían con tesón su empecinado olor, luego subió las escalinatas cortas para adentrarse en el refugio de la terraza, y se sentó en su hamaca donde siempre que puede la puedes encontrar, lo mismo cuando está contenta que cuando está malherida, allí respira e intenta buscar la armonía que nunca en otro lugar dice que encuentra.


Entonces caí que el objetivo final de su paseo, era llegar a esa terraza interior tapada y adornada de columnas y de bancos, redonda, llena de arriates donde miran al cielo toda clase de flores, hay que reconocer que hasta en invierno gusta estar allí.


-Tía ¿Porqué siempre vienes a esta terraza que es la más lejana? tienes otras en la casa más cercanas.


_ Cuando estoy aquí, me traslado a la plaza del pueblo donde crecí, al recuerdo, a los tiempos felices donde vivía en un rosario de nubes y el tiempo transcurría sin sobresaltos, a los primeros besos, y al amor de alguien que no pudo ser….

- Pero tía Milagros, de eso hace ya muchos años, tú eres profesora y tienes una vida llena, a qué ahora caminar hacía atrás, tú bien sabes que no están en nuestros pies, los pasos andados…


Tía Milagros planeó entre las columnas de la terraza y los árboles del jardín, su pensamiento se elevó hacia algún sitio persiguiendo latidos antiguos, y sin saber que yo aún la escuchaba, antes de iniciar mi vuelta a la casa-sola- la oí decir: “Los años son como hojas de papel arrugado, que ya se escurren entre nuestras manos, la vida es un libro ilustrado del que pasamos las páginas vividas, pero a veces no es malo volver a empezarlo”. Sonriendo, la miré y le di un beso pensando: “Son frases de mi abuelo, claro, ella también las atesora, es su hija”.


Esperaré que un día mi tía Milagros me cuente porqué se casó con otro del que enviudó luego, y no con el amor de su vida, aquél que se sentaba a su lado en la plaza del pueblo y le robaba los besos. Ahora sé que ella se sienta con él en la terraza de su casa, que tanto le recuerda a esa plaza del pueblo… Qué especial es mi tía Milagros…

-

miércoles, 24 de junio de 2009

Como Un beso Somnoliento


Como se llama eso

que se clava en el alma

contra el pecho,

y te crece hacia dentro

y te llena los ojos y la boca

y el corazón…

y te llena de sol y de sombra

y toca el mar y el cielo

y te inunda el cuerpo

como un canto oscuro y bello…

Y se deshoja en los labios

como un beso somnoliento

abrazando un universo…

robándote el aliento…

Como se llama eso…

amor, amor

amor de paraíso,

desobediente y terco

que detiene el latido

y trastoca los sentidos…


Amor lleno de versos y silencios

que se esparce por las esquinas del viento…

martes, 23 de junio de 2009

Mirarnos.


Cuando tú me miras,

entra la mañana en mis ojos

en todo su esplendor,

desbordándome

de sol…



Cuando me miras tú,

bajan las estrellas

a lo bruno de tus ojos

llenándolos de luz

y como fuente,

el zumo de luna

se derrama hecho Selene

y mi Universo se crece.



Y si te miro yo,

la bóveda en penumbra

de tus ojos de lucero

se viste de rojo fuego

encendiendo el cielo entero,

allí donde el llanto acude

y el gozo alumbra…



Si nos miramos…

entra tu noche mágica

en el verde esmeralda

de mi océano…

-Desbordándolo-



De verde y noche,

de alabastros y secretos,

se adornan los arrabales

-fuera rastrojos-

por las pestañas y los ojos…


fue vendaval y maremoto.

Tú eres el viento,

yo soy el mar,

que si se miran…

Tormenta harán y,

un perfecto Caos musical…

Leyenda o Mito

El Amor Es el Gran Tema... Todos a desmenuzarlo...


El amor es el móvil al que todos nos volvemos una y otra vez buscando refugio, es el gran tema de la literatura, ¿Quién no ha escrito sobre el amor? ¿Quién no lo ha sentido, anhelado, definido, maldecido, buscado, añorado, disfrutado y narrado?


Desde las primeras nociones del amor escrito hace treinta y cinco siglos en las estepas de la baja Mesopotamia hasta nuestros días, se han derramado ríos de tinta sobre el amor… el amor sigue inasible, es un reflujo eterno que va y viene, unos buscan la adecuada palabra para plasmarlo, otros la mejor aliada para expresarlo, y siempre revive en la literatura, los tiempos se encadenan hasta este mismo instante teniendo el amor como protagonista, como sustento, como destino o como pretexto para desarrollar al individuo y su entorno.


Heredando los ecos de las antiguas páginas literarias, se han escrito historias de amor, hombres y mujeres, parejas hechas leyendas han adornado las letras: Adán y Eva, Ulises y Penélope, Romeo y Julieta, Paris y Helena, Dafnis y Cloe, Los Amantes de Teruel, Marco Antonio y Cleopatra, Amada y Amado, Pulo y Sianna, Dante Y Beatriz, Enkide y lalegre, Tristán e Isolda… y ¿Porqué no? Bonnie y Clyde y si me apuran… Jesús y María Magdalena…y qué decir del Sol y la Luna...cada cual a su manera han sido grandes amores marcados por la historia, el mito y la leyenda...


Parejas espléndidas han soportado el paso de los tiempos y mantenido encendida la llama del amor eterno, contando el mundo y la vida a través del amor. A pesar de que ha sido denominada en ocasiones como literatura de segunda, el amor siempre se toma la revancha y aunque el tiempo se ensañe con él, este será siempre joven, sobre todo en las letras que dejan plasmada su juventud y su fuerza.


Sin embargo, ahora que el amor se ha deshecho de las grandes cadenas que lo mantenían atado, los prejuicios sociales, morales y religiosos, tabúes y un largo rosario de otras cosas, ahora que dispone de la libertad necesaria y lo hace supuestamente mejor e ideal, parece que no lo es, porque el ser humano a pesar del amor, siente ahora esa sensación de desamparo más grande que nunca… como si mientras más ideal pudiera hacerse el amor, más se pareciera a nuestros sueños…


Cada tiempo le da un tiempo distinto al amor, creo que no sabemos vivir este amor más libre de hoy, siempre se aspira a encontrar el amor verdadero y eterno, pero ni encontramos el modelo ni siquiera lo elaboramos ni lo cuidamos, posiblemente estemos haciendo un nuevo modelo de amor, “Amor de Tránsito”, la realidad no se corresponde con la exigencia de los individuos en cuanto al amor, quizá lo idealizamos tanto para excusarnos de que no somos capaces de cuidarlo y de conservarlo, buscando a marchas forzadas la felicidad y siempre pensando en que nos perdemos algo… Quizá sea la pasión desbordada de las historias, de aquellas historias de amor que se vivían antes…


¿Estamos también cambiando el amor?


¿Tenemos miedo a dejarnos arrastrar por los sentimientos?


O acaso pasamos del romanticismo o es que tenemos la balanza mal colocada, o pronunciamos demasiado el pronombre personal y singular de Yo, Mi, Conmigo... y no Nosotros.


Si es así, el amor de hoy es un nuevo invento del hombre, como si adaptáramos el amor a nuestra forma de vida.


Pues que horror, entonces por favor sigamos alimentando el mito, para que no nos dé pavor perder la pasión inconfundible del amor, ese que adornará por siempre las páginas de la literatura eterna con sus grandes historias de amor destacadas por su fuerza.


Al menos a mi me encantan las grandes pasiones, esas de “Arráncame la vida para que mi vida sea más vida, más vivida, aléjame de la rutina” apostemos por lo que de verdad, merece la pena… El amor.

lunes, 22 de junio de 2009

Más allá de los Caminos nos hallamos.




Y Qué consuelo andar caminos que has andado,
sentir tanta ternura dejada allí en el aire,
andar descalza por la ausencia...
esa presencia tuya como un eco
que me envuelve una y otra vez,
de tu alma blanda y traspasable...

sábado, 20 de junio de 2009

Por el Día del Español_ En honor a Cervantes.


La celebración del 'Día del Español' recorre todos los rincones del mundo.


Yo sé que tu me quieres

aunque tu español de palabrillas

me lo esconda y no lo diga,

pero cuando miro a tus ojos

los vocablos amorosos,

saltan como maravillas…


En tu mirada me fundo

y son verdades tus ojos

que son la luz de tu alma

y la verdad de mi mundo.


Y aunque sé muy bien

que dominas el lenguaje

español y de Cervantes,

ya me lo dice tu pluma,

no tu boca que está muda...


Pero si miro a tus ojos,

andan en ellos,

Unidos...

el amor y la palabra…

¡ Y muy pulidos¡



Vicente Y Anantapur


Nos ha dejado una persona irrepetible… ojala y hubiera muchas así para cambiar el mundo, aunque solo fuera la parte que le toca si repartimos la labor entre todos… se ha marchado para siempre y lo siento, lo siento mucho porque seguro que va a hacer mucha falta, pero nada dura para siempre, ni lo bueno ni lo malo.

Vicente Ferrer sencillamente y eso es mucho, era una buena persona, hace cincuenta años, descubrió la India, se quedó consternado de tanto sufrimiento y de tanta pobreza y maravillado ante tanta belleza, decidió quedarse como uno de ellos, compartiéndolo todo y lo hizo.

No voy a escribir aquí sobre su trayectoria humanitaria y solidaria, creo que todo el mundo sabe quien es este Español que ya ha sido universal, yo lo sé muy bien, apadriné dos niños en su fundación , dos niños de Anantapur de apenas tres años, hace ya siete años, y tengo que decir que la fundación me ha mantenido informada siempre del avance positivo, escolar, físico y emocional de mis niños, y le agradezco a Vicente la ayuda que a la vez me prestaba él a mi, cada vez que estos niños me escribían una carta y me llamaban mamá Española, me llenaban de alegría el corazón.

Hoy nos quedamos huérfanos de una mano solidaria, si tuviéramos muchas manos así, el mundo sería más sólido y más justo.

Vicente era un milagro, una luz en la oscuridad, supongo que donde vaya también brillará y espero que sea un lugar especial, porque no puede ser cierto, o me niego a aceptar que todas las personas vayan al final al mismo lugar, sin importar sus actos en la tierra, no puede ir al mismo lugar alguien como Vicente y un terrorista que levanta la mano contra la vida inocente, como el que ayer le quitó la vida a un miembro de la seguridad del pueblo que cumplía su trabajo, sin escrúpulos y sin temblor en la mano… me niego a creer, sería decepcionante e injusto, que todos estemos en el mismo lugar, que da igual ser honesto, digno, buena persona, tener alma y conciencia que ser un desalmado… porque entonces, ¿De qué valdría? sería una ironía del teatro del mundo….

Deseo que cada uno pague por sus actos y no solo en la tierra que demasiadas veces confunde la justicia, sino que algo más allá de nosotros la cumpla más y mejor, ¿Será una utopía como parece ser que son todas las cosas buenas?

Vicente ya está-espero- en mejor lugar y la víctima de ayer de eta también, espero que descansen en paz.

Vicente se queda en los corazones de todo un mundo, ese corazón honesto y bueno que sabe distinguir los caminos del verdadero hombre y su luz se queda suave como una brisa que recorre sobre todo los cielos de la India, eternamente, y yo, desde aquí, le doy al mundo y a mi misma el pésame, porque todos hemos perdido mucho, sobre todo a esa gran familia fundada por él y a los Hindúes y a mi buen amigo Jadír, que sé muy bien que está muy triste.

Descansa en paz Vicente, y que encuentres la paz y la luz allí donde vayas, pero sobre todo déjanosla, para poder brillar con tu ejemplo.

jueves, 18 de junio de 2009

Qué Bueno... qué bueno...

Qué Bueno... Quererte...

El amor une y empuja, dos personas que se aman, se buscan… Si no hay obstáculos insalvables que lo impidan la vida se convierte en una fiesta de sentimientos.

Cada cual siente el amor a su manera aunque se comparta la misma sensación, aparte de lo que descubre y encubre, el amor, es un arte, es como la música, como la cuerda de una guitarra, se estira, se tensa y la melodía surge rotunda…

o como un perfume, esparce su olor y como una caricia, se produce una explosión de aromas y se vuelve palpable como una presencia concreta que ocupa todo el espacio del pensamiento, y crece, y vuela como si tuviera alas, implicando la urgencia en todas las formas del querer… y sin poder evitarlo, todo pasa a segundo plano.
Luego, se convierte en mirada, en olor, en percepción, ¿Qué gusto tiene el aire que respira el otro?
Y las manos huérfanas son adoptadas por otra piel, y se acortan los espacios de aire que separan dos cuerpos hambrientos de encuentros para respirarse dentro… mirarse hasta que los párpados tiemblen, deleitarse en la forma del abrazo, en la curva del pecho, en el aliento… las ganas de estar cerca…

El amor es como la vida, es concluir un rito inevitable, y sucede y eso nos alienta y nos renueva, nos da motivos, nos empuja… abres los ojos y sientes que entra luz con derroche, a chorros, la sonrisa en los ojos y en la comisura de los labios, el sentimiento te ocupa por entero…

Como dice la canción… “ saber que me quieres, saber que te quiero… qué bueno, qué bueno…” Te abrazo, te pienso, te beso, te muerdo, te quiero, te quiero…Qué bueno, que bueno…

miércoles, 17 de junio de 2009

¿Lo oyes?


De tu mirada prenderé

las alas que me arrancaste.



De tus manos sacaré

la vida que me alienta.



Porque entre ellas, se aloja

todo aquello que abarca su calor…



Y entre tus gestos

hallo la libertad con que alimento

mi verdad…



Escucha… se oye el amor…



Renaciendo en ese afán eterno

que tiene de asir al sentimiento…


¿Quién no lo oyó?

martes, 16 de junio de 2009

Preguntas.



¿A quién le preguntaré

lo que he de hacer

cuando ya no respire

y la escasa luz

que se hace penumbra

se apague con mi voz,

y dé paso al sueño?


¿Por qué pienso?

no veo,

no hablo

y no se aparta de mi costado

el hielo…¡ pero lo siento!


¿Porqué tengo esta incertidumbre

de que tal vez mañana,

cuando despierte,

me encontraré abrazada

a mi almohada?

Esa que a veces me asfixia

pero que no me mata…


¿Será todo un sueño eterno?

Quizá entonces haya una respuesta

y esa oscuridad, me traiga

una luz nueva y esperada…


¿Podré abrir los ojos sin levantar los párpados?

¿Miraré sin ansias?

¿Sentiré mañana lo que sintieron ayer

los que se fueron?


¿Seré fortalecida por los que eternamente faltan?

¿será verdad que aparecerá la luz donde surge la oscuridad?

¿Habrá señales en un solo camino?

o reinará un silencio,

eternamente eterno…


¿Será eso otro futuro?

O un vacío inadvertido

como la nada…

o quizá encontremos algo mucho más grande, para que un corazón se incline reverente

como lo hace una flor cargada de rocío… ¿Habrá Esperanza?


Tal vez pienso que, aunque mis ojos estén dormidos y ya no sienta el agua de

la lluvia chorrear por mi pelo, sé que no está todo, perdido…


¿Llegaremos entonces al éter,

Allí donde llegaron solo…

Los osados sueños del poeta?


¿Viviremos en otros planos?


A lo mejor luego somos espíritus de fluir robusto,

Que tienen en sus manos la clave portentosa

De lo bello y de lo justo… ¡Quien sabe!


Quizá nos encontramos con una cosecha de verdades,

y nos ponen en las manos la nueva luz

de la que nos habla el Arcano,

y puede que algún día seamos otra esencia

que fije un nuevo molde a este barro humano….

Almíbar en mis labios


El almíbar alcanza

los contornos de mis labios

cuando tu boca absorbe el amor

como uvas desgranadas,

rescatando silencios impalpables…


Esa orilla de tu boca

que rompe aristas blancas

y esparce desbordando de besos,

un océano…


Esos contornos de tus labios

que guardan los abismos

intentando los míos,

cruzando mares,

campos de amapolas

y de trigos…


Se me dobla el alma

sobre el charco cálido

de tu beso y tu mirada,

la luna se ha parado

al filo de mi falda…


La noche es un laberinto de magia

que me envuelve y me despoja-de-

tu boca y de mi boca,

en medio de las luces

de alguna hoguera loca…


El almíbar se extiende en el pozo de tus labios

y la luz inmensa y toda… se me encierra a mi en la boca…

sábado, 13 de junio de 2009

Sigo tus pasos.


Intento seguirte

y tus huellas se borran

en la arena

con el viento y la marea.


Tu aroma se talla en mi piel,

las olas cantan a tu paso

mientras me bebo el agua

de tus pisadas.


Los filos del sentimiento

construyen caminos perfectos

que ando,

el cerco de la luz

que va iluminando,

se cierne sobre mi,

sigo tus pasos,

siento la tierra vibrando...


Me alejo del paraíso, sin estrenarlo…


Y te hallaré dentro

cuando emerjas de mi memoria,

como ese súbito destello

que se guarda y no se abandona…


Volveré sobre tus pasos

porqué sé exactamente,

donde te quedaste,

allí como naufrago solitario

agarrado a la madera,

de lo poco que te queda…

jueves, 11 de junio de 2009

Sensibilidad a la Ternura.


Si te busco la piel,

los labios, el tacto,

el abrazo…

y alargo mis manos

iniciando caminos.


Si te amo…


Si te busco

en el justo momento

en el punto preciso

en que tiemblan mi alma

y mi cuerpo…


Si te necesito…


Si desbordo mis sentidos

como salen los ríos de sus cauces,

si no me contengo y me rompo,

como se rompen las presas de agua

rebasando los límites…


No te escandalices…


Cualquier intento de contención sería imposible.



Si me hago tu tacto,

tu olor,

ese que tiene un ligero sabor a sal,

como la que queda en las rocas

cerca del mar…


Como sabe el amor…


Si la proximidad se hace amiga,

tu pecho en mi pecho

tu abrazo que abriga

el frío de mi cuerpo…


Si en ti me refugio… no me dejes conmigo…


Si mi pelo desordenado

se esparce en tu hombro

y acaricia tu barbilla,

cuando el día comienza a tener sueño

y lo acunan ya, trozos de luna…


No te ha de preocupar…


que esta chiquilla es muy audaz… cuando está “ enamorá “

y se crece en el gozo de estar viva,

derrochando sentimiento sin medida

en las más altas cumbres del latido,

el latido imperioso que renace la vida…



Tu vida, mi vida… la vida,

esa línea limitada y sin límites

con atisbo de horizonte…

pintado con los ojos,

y soñado siempre…


tu horizonte… mi horizonte…

miércoles, 10 de junio de 2009

Luna dile al viento...


Me dueles empachada

y harta de tristeza,

tanto, que si pudiera

volvería a morir de queja.


Reflejado en mis noches

me escueces,

me traspasas,

me quemas…


Ah si mis ojos

estuvieran en su sitio,

olvidaría esa cara que tienes de veleta.


Tus huesos han perdido su cubierta

y tu voz suena a gemido,

a desafino de cuerdas,

solo eres una quimera.


Pero este silencio,

me escuece

me traspasa,

me quema…

y aún, si no acudes

el llanto me lleva.


Luna dile al viento

que disuelva mi dulzura

en la brisa de la mañana,

quiero ser sorda, muda e ingrata,

y no desarraigarme bajo tu luz

en mi almohada.


Dile al viento

que arrastre su recuerdo

donde el amor no alcanza,

allí donde la linde de sus labios

sea lejana,

y no estalle mi boca en llamarada…

Este Jadír...

Ayer estuve con Jadír toda la tarde.

Él sonríe cuando le digo que cada vez que le veo, le encuentro la mirada más profunda, de quien sabe muchas historias que podría contar. En cambio él no es de mucho explicar.

Es su virtud. Tiene el pensamiento cómplice y además contento de tenerlo lleno de palabras y medir cada una que pronuncia, no es de parloteo inútil.

Y yo, sonrío cuando me dice que no se puede desperdiciar la fuerza y el torrente capaz de mover montañas, incluso la voluntad, que hay que aprender a oír los sonidos del mundo también en el silencio.

Me admira la calma con que enfrenta las dudas, esa fluidez que lo transcurre sin obstáculos.

Es su forma de vida, creo que adquirida desde una enseñanza en la niñez. No se interpone a la vida, y lo mejor es que resuelve observando las pequeñas cosas que todo lo explican, las observa de forma tranquila, recreándose en su mirar, y luego, si puede las roza, las toca, como si la mirada primero y el tacto después, las pasara finalmente a formar parte de la vida. Para él una mano, una mejilla, es percibida por una caricia, captura las cosas por su suavidad, su tersura, o su cansancio…

Dice que es como recorrer el mundo con la punta de sus dedos… alzarlos para tocar el aire, extenderlos para tocar la tierra, arriesgarse si toca el fuego, sentir la humedad si toca el agua… el aire, la tierra, el fuego, el agua, los 4 elementos… Jadír es un misterio.

Se me pasa el tiempo volando cuando hablo con él, incluso en esos largos espacios cargados de silencios, que no son el no saber decir ni el aburrimiento, no.

En ocasiones nos quedamos ambos mirando el horizonte, los árboles, el cielo, sencillamente el entorno, y de repente me sorprende…

-¿No te sorprendes como la sensualidad puede surgir de una piedra hasta darle vida?

- Mira esa estatua.

Y me quedo mirándola intensamente como queriendo ver como ven sus ojos, para llegar al mismo lugar donde se detuvo él.

-¿Lo ves princesa? Detén tu mirada en cada posición de sus manos, del doblar de su cabeza, ponle gestos…

Entonces son mis ojos los que atraviesan la piedra más allá de su perfil, de su figura y sin mirar a Jadír, le contesto: Si, es la sensualidad detenida, esa que encuentras cuando trasladas la tuya propia…

Y nos reímos al mismo tiempo con esa explosión de sincera sorpresa.

Así es Jadír, capaz de trasladarte a las cosas con sus ojos, esos pozos que capturan y guardan todo, llenos de curiosidad, de huida, de búsqueda con su sonrisa de Fakir como yo le llamo en represalia cursi por llamarme princesa.

Luego me mira y me suelta: “ Y si te miro a ti, eres como una niña de ojos inmensos con el pelo al viento, tus ojos hablan al silencio, cuando te pienso es eso lo que veo, están llenos de la pasión y el aliento por descubrirlo y retenerlo todo como un tesoro", luego se sumerge en uno de esos silencios que hablan por sí solos.

Hablar con Jadír es todo un acontecimiento, es entrar en la luz o en la sombra de una quimera o inundarse de deseos de alquimias… Y me veo nacer de mis huellas y vuelo, pero sobre todo, aprendo, aprendo.

martes, 9 de junio de 2009

Algunas leyes...


He estado leyendo artículos, opiniones, protestas, estuve leyendo voces… sobre el aborto que hace libres a las niñas de 16 años… no sé que sentí, no encontré la palabra exacta para describir mi pensamiento, y creo que me dolía dentro.

Ningún ser humano por grande y poderoso de pensamiento que fuera, sería tan libre como un pez, ¿Cómo sería un adolescente?

No me imagino a mí misma con 16 años tomando ciertas determinaciones sin el apoyo y la mano de mi madre, la persona más importante para mí, por mucho cambio que diera el progreso y el avance en los derechos, y no creo que haya mucha diferencia entre mi adolescencia y la adolescencia de ahora, yo me sentiría perdida y creo firmemente que también esa adolescente de hoy se sentiría así, tan perdida como yo en mis años de niña a mujer, podríamos preguntarle que piensan esas niñas a las que le han dado el peso y la decisión de hacer sola tales cosas, de hacer y deshacer cuando no se tiene aún la consistencia interior que da la naturaleza, imagino y me pierdo… saber y sentir, he ahí la educación, decía mi abuelo… los conceptos se absorben, pero qué sienten los discípulos con “algunos de ellos” en ciertas edades, eso, es necesario saberlo.

En la adolescencia pintamos el alma de rosa, sin percibir que alrededor hay otros colores que pintan las cosas…

Buscamos un universo en calma y no nos damos cuenta que el cosmos muchas veces se disfraza…

Los pensamientos hacen cola en la palma de la mano y muchas veces se colapsan, forman un tumulto y seguro que necesitan un guía, por aquello de que el deseo de las ganas de hacer lo que nos da la gana, no ha sido aún bien reconocido por la razón y los motivos, con 16 años, no se tienen bien absorbidas las defensas ni superados todos los miedos, más bien se sueña sobre ojos irreales, volando en ocasiones sobre cielos imposibles. Nadie puede discutírmelo, yo lo he vivido.

¿Acaso alguien duda que a esa edad caminamos con el sol en la cara y la luna a la espalda?, Qué irresponsabilidad, yo no querría eso para mi hija, yo quiero sentir con ella sus problemas, y hablar y decidir y encontrar juntas las respuestas.

Extenderme más allá del examen de inglés que no estuvo mal, o vamos a comer que tengo hambre, no vengas tarde, etc, el íntimo enlace de una hija y una madre, es mucho más, es el fluir de las venas, el repentino bullir, la necesaria presencia, que desborda el sentimiento, la unión y la confianza, que nadie la rompa con derechos que no es que no se deban tener, pero con esa edad, yo al menos necesitaba a mi madre por medio y no por mando o solo respeto (que lo segundo también por supuesto), sino por necesidad y amor, por pura dependencia emocional.

Los jueces y dirigentes que tengan hijas de esa edad, seguro que con sus hijas a la hora de la verdad muestran esa sonrisa mentirosa que delata su postura, dibujada de hipocresía en la faz de la comodidad… qué cínica tranquilidad me inspiran…

Y no es que esté en contra de esa libertad de elección de las mujeres, lo que si no comparto es la edad y la libertad de decidirlo a solas, con el peligro físico y síquico que eso conlleva, ¿Quién ha sacado las cosas del baúl de la locura?

Si en muchos casos, ni siquiera sabemos el reverso de las cosas, como pueden tratar eso con tanta frialdad, como si fuera una niña con sus 16 años a sacarse una muela…

Y me pregunto en el caso… ¿Cómo sería tratada en ese momento mi hija y además sola? le dañarían su dignidad, ya sabemos que la amabilidad y la delicadeza en la seguridad social… como que NO…

¿Y como tendría que ser la aptitud de la madre después? ¿Aplaudir su acto? ante la falta de confianza y la no utilización de ese amor que nos tenemos, sobre todo en esos momentos, o tal vez la llevaría a la Moncloa para darle las gracias al de la idea…sin tenerme en cuenta… Todo esto provoca un conflicto de los vínculos y creo que determinar los 16 años y encima si quiere poder hacerlo sola y sin constancia de los padres, es un error, un gran error en las formas… son oscuras, tristes, frías y solitarias… sea como fuere, la madre por medio siempre… siempre por medio… mi madre, alguien tan grande, tan importante… en esos momentos tan delicados.