A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

lunes, 25 de enero de 2010

Javier.


En un rincón del cementerio, alejado de su tumba, recordó aquellos primeros besos que se dieron, el sonido de su voz susurrando te quiero, en los oídos inocentes, el color de pelo rubio brillante al sol esquivo de la tarde en el crepúsculo, mientras los niños corrían a sus casas para cenar.

Y pensando en aquél amor imposible, truncado por la muerte repentina y miserable... aquél amor que guarda y que ahora escribe sabiendo que sus pupilas aún en descomposición, jamás habrán de leer... y en un rincón del cementerio... lloró Javier...

Mientras ella, ajena, con sus cabellos de oro derramados en la bruma... se iba sonriendo locuela...

sin percatarse de su llorar de espuma...


9 comentarios:

  1. tocaste mi alma con tus letras.

    un abrazo envolvente

    ResponderEliminar
  2. ...y tú sin percatarte que me has puesto los pelos de punta. Hay temas que tienden a estremecerme... y hoy has dado en el clavo.

    Muchos besos, mi niña.

    ResponderEliminar
  3. Muy lindo tu blog, es la primera vez que lo veo felicitaciones te invito a que pases por el mio cariños

    ResponderEliminar
  4. Eso fue lindo pero igualmente tétrico. Muy bueno sin duda.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. impresionante..., hermoso, sublime !!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos.
    Bueno Amorphis creo que recordar, escribir o llorar en un cementerio no tiene porqué ser tétrico, allí quedan las personas a las que se aman por desgracia y un día quedaremos todos. ¿No? eso es lo más certero que sabemos.
    Un abrazo a todos amigos.

    ResponderEliminar
  7. Karol_a qué triste y a la vez qué bonito!!!, te leo aunque no comente últimamente.Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Karola
    Amiga qué bellas estas líneas. Sobre todo me impactaron las últimas líneas:
    "Mientras ella, ajena, con sus cabellos de oro derramados en la bruma... se iba sonriendo locuela...

    sin percatarse de su llorar de espuma..."
    Esos cabellos de oro derramados en la burma y su llorar de bruma: ¡Que bellas imagenes que lograste!
    Cariñosos saludos
    Rorry

    ResponderEliminar
  9. Bello instante de poética tristeza...

    un abrazo inmenso, amiga.

    ResponderEliminar

Huellas.