A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 8 de enero de 2010

Santuario privado



Yo escribo desde mí misma.
Desde mi interior que como cualquier otro lugar tiene su nombre, mi lugar se llama Santuario y no es el mejor ni el peor, es distinto y único porque es mío y como mío, y no de otro, es solo y autónomo...
Soy un lugar lleno de sensaciones naturales., o sea de naturaleza, siento, vivo, y soy consciente de ello.
ME INCLINO HACIA EL MAR, SOY COLOMBINA, Y estoy rodeada de agua y de sal y llevo el sol en la mirada, el de los 40 grados que a veces la ciega, la pasión de la luz con la que veo todos mis adentros y lo expreso, al menos lo intento, de día y también de noche, esas noches estrelladas de playa y mojadas de olas plateadas. Vivo amparada en mi luz y a veces me separo en las sombras.
Y siempre cargada de sueños que aireo en las ventanas como pañuelos al viento.
Me siento afortunada, aunque el amargor lo guardo para mi soledad, suelo vivir endulzada,
procuro acompañarme mucho de mi fuerza, no aparto el dedo del renglón cuando de verdad quiero trazarlo, me crié en una familia muy peculiar, cada uno me dejó algo de herencia, positiva y negativa, a la que yo discierno, cada vez que lo requiero.
Tengo más fe en el evangelio apócrifo que el que siempre me enseñaron, aunque uso lo bueno que puede aportarme cada uno.
Ya no creo en los reyes magos aunque no me gusta romper la ilusión de los que creen durante toda su vida en algo que no está demostrado, uso el respeto para los que así lo eligieron.
Ya no creo en los príncipes azules, pero si en el amor, eso por descontando.


Nunca se calcó el color del alba,

jamás sonó el mar igual a distintos oídos,

ni la luna lució la misma palidez en su rostro

ni el transcurrir de las estaciones,

dibujó paisajes repetidos.


Yo lo pinto de nuevo,

abrazo el horizonte con las manos extendidas,

dispuestas a recolectar,
todo lo inédito que me regala la vida …


A pesar (como dice Jorge DeBravo),
del rencor y la desgracia,
todavía queda algo, un sarro bueno
en el vaso frutal de la esperanza.

11 comentarios:

  1. a mi me encanta contemplar el mar.. y pensar en todo lo vivido junto a ella..

    ResponderEliminar
  2. Mi querida amiga..

    Cada palabra que nace de tu Santuario nos revela un poco de la luz de tu interior. Cuando se escribe desde ese universo íntimo, las palabras acarician.. Y las tuyas son rayos de sol que nos rozan los sentidos con la calidez que hace tu Santuario tan acogedor..

    Qué bello lo que hoy nos brindas... Cada uno de tus escritos son un regalo a este universo que vive fuera de ti pero que también es parte de aquel que te habita.

    Un abrazo inmenso, mi dulce Karola ;)

    ResponderEliminar
  3. hola!!
    muy hermoso texto, no hay mejor claridad que la que podemos encontrar en nosotros mismos, y el aprender de nuestros muchos contrastes...
    saludos!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta como escribes y me agrada mas por darnos a conocer tu alma transparente, abrazos y miles bendiciones...!

    ResponderEliminar
  5. increible como nuestro santuario puede darnos la luz necesaria para encontrarnos con uno mismo. me gustó, te enlace y si me permites me quedo. te sigo.

    ResponderEliminar
  6. Escribes bello, con el corazón abierto a la vida y al amor.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. No me creo autónomo, pues no decido nacer ni morir, pero creo que estás llena de vida. Que así siga siendo.

    Besos desde el ocaso.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a todos. Un abrazo.
    Hola Buscador, gracias por venir.
    Me refería a la auntonomía de pensar y sentir en mi interior, eso es autónomo, nadie me lo quita.
    Otra cosas es lo que me pueda pasar si nacer o morir, no es una decisión mía pero si como sentirla. :)

    ResponderEliminar
  9. El santuario privado lleno de voluntad, de fuerza, de ganas de vivir, de lo propio y hasta lo ajeno pero siempre con la seguridad de que es todo tuyo.

    Bello texto.
    Saludos...

    ResponderEliminar
  10. Saludos:

    Leo en su margen algo sobre el inefable ZP y Juan salvador Gaviota. No digo yo que no pero si lo ha leido tantas veces seguro que no lo ha entendido ninguna....

    Juan llegó tan lejos porque aprendió de sus errores, empecinarse tercamente en el error es de necias gaviotas playeras y ZP no aprende ni a tiros.

    Un abrazo de un enamorado del librito en cuestión.

    ResponderEliminar
  11. Pues claro señor Bogart, por eso dije que se lo leyó tantas veces... que lo utilizara no significa que lo entendiera... pobre es bien pobre el más pobre de todos nuestros presidentes,,, de mente claro que no indigente jaja.
    Gracias por venir Un abrazote.

    ResponderEliminar

Huellas.