A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 2 de febrero de 2010

Levedad.


Tú dices que huelo a azahar y al jazmín de las tardes que dormitan sobre los alberos...

Que soy como la miel con limón, como el vino Mistela que se mezcla con una pizca de naranja ácida...

Que mi sonrisa despliega en abanico el arco iris y llena de luz mi cara y mis pupilas... y también las tuyas...

Que cuando me miras caes en el abismo profundo de todos los océanos y te pierdes y te encuentras en ellos...

Dices que logro romper en mil trozos el espejo de la soledad donde te miras...

Que soy como el susurro de las caracolas en las rubias arenas de tu playa... y que mi mirada, la escondes en la tuya para que nunca se vaya...


Y qué ignorante yo de tu batalla...


Yo no quiero mirar, no quiero cambiar mi mirada de amistad por un imposible que te lleve a la derrota a la sombra de mis miedos...Tú te quejas que no quiera verte, y sabes que tengo otra forma de mirarte, yo te miro platónica y tú, me llamas anónima cuando dices que es porque yo no te veo... quizá sea tu ilusión cegadora que te ha vuelto ciego, porque yo si te miro y además te veo y te siento...

Pero yo soy como el viento de sal y de mar, que pasa y se va...

Si me necesitas extiendo mi mano y luego vuelo, nunca me quedo, en el mismo lugar donde me dejó la puesta de sol del día anterior...

Mejor te quedas en tu jardín de los sueños que yo, como siempre estaré en mi universo.

En cuanto al amor,

ya tengo uno muy viejo

clavado en el costado

como un aguijón del que no me desprendo,

no quiero hacerlo...



Aprendí a caminar... desde entonces corro

Aprendí a volar... y desde entonces,

no tolero

que me empujen para pasar

de un sitio a otro...

Libre de elegir, como dijo Zarathrusta.


Nietzche.




Yo corro como el rocío se resbala por los labios de todos los ocasos y todos los amaneceres...
Hasta que el aguijón de ese amor viejo de mi costado, se desprenda solo con el tiempo, y me pare otro nuevo...

9 comentarios:

  1. Un relato con sensatez, amor, ternura, sin golpes bajos, sin ofensas.

    Decir la verdad poéticamente muy pocos la consiguen y vos sos una de esas pocas.

    besote

    ResponderEliminar
  2. Precioso, Karol, precioso. Hoy me has pillado "blandito", no estoy bien... pero leerte ha sido como un bálsamo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Excelente, reflexivo y sensato texto,
    un placer pasar por tu blog,
    que tengas una feliz semana.
    un beso.

    ResponderEliminar
  4. Karol, estoy más que maravillada, estoy emocionada termino de leer un poema precioso, con metáforas increíbles, con tu corazón abierto a la verdad, te felicito me deja un gran sabor de cielo y mar.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. He encontrado muchos pensamientos positivos en todo tu texto, sin duda leerlo es un placer que me acaba de llenar de aprendizaje.

    Muy bello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Genial. Una maravilla de escrito. Bellas y minuciosas metáforas, para que al ser leído se vea la delicadeza de su decir de fondo. Enhorabuena Andaluza.

    ResponderEliminar
  7. Somos como alpinistas en una pared vertical, aferrándonos a cualquier grieta... aferrándonos para no volar...

    Abajo, la nada y el mar... Arriba, el cielo y los sueños por alcanzar... En medio, el destino, la esperanza y ese amor a medio amar...

    Una vez más divagando, cayendo en eso de reflexionar después de leer tus letras sonoras, ardientes, cercanas, reflexivas, intensas, nacientes, hermosas...

    Un cálido abrazo.

    (Me alegra ésta puerta abierta)

    ResponderEliminar
  8. En el pasado enterramos los adioses. Pero en el presente hincan los recuerdos. Hay aventureros que se atreven a llegar a corazones habitados por agujas del pasado y hay luchas invisibles que cuando menos lo pensemos... serán ganadas por el que lo merece... por el que escojas como triunfador del tesoro (dicho cursimente) de tu corazón.

    Saludos Karola.

    ResponderEliminar
  9. qué lindos comentarios, no merezco tanto, gracias a todos de corazón. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Huellas.