A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

jueves, 25 de febrero de 2010

Mi Abuelo.


Yo tenía un abuelo, era valiente, fuerte, generoso, capaz, prudente y a la vez claro, respetuoso, luchador, honesto y buena gente, como debe ser todo hombre. Tenía esa aureola que envuelve a unos pocos y que llamamos carisma, quería a quien debía y respetaba a todo el mundo, también conocía la rabia, pero la empleaba bien, tal y como enseña la vida.
Lo quería todo el mundo, porque nunca dio motivos para lo contrario.
Un día murió y el mundo se hizo pequeño, débil, vacío para quienes le quisieron y conocieron.
Sobre todo para mí, que me educó y siempre me escuchaba y me enseñaba los valores que te hacen ser persona, fue un duro golpe para una niña, se me quedó la boca dormida y el corazón no estaba ahí, durante mucho tiempo sentí una terrible amargura, a la que tuve que matar para que dejara de doler.
De repente en el cielo la luna se rompió y lloraba estrellas que las nubes no podían tapar y llovía, en mi corazón llovía… entonces le oía y mis lagrimas se convertían en ríos bajando por un desierto al que llenaban de vida… qué hubiera sido de ese desierto sin mis lágrimas, me hubiera ahogado por dentro y secado por fuera…
Durante mucho tiempo, tanto que ni supe contarlo, lloré ríos, mares y océanos, en mis noches de infinita duermevela, en aquellos días hubiera matado al cielo, clavándole mis uñas por si lo resucitaba y me lo devolvía, qué inocencia la mía pidiéndole un deseo que no se cumplía, poder ver, tocar, oír, hablar a mi abuelo.
El cielo era egoísta, no se interesaba por mi dolor, era como un agujero negro, infinito, en el que yo buscaba desesperada su figura, su sonrisa que me tranquilizara, nunca sucedió, era pequeña para poder entenderlo, después y ahora , desde hace ya mucho tiempo, sé que se quedó conmigo, que nunca se fue, mi abuelo. La amargura no se aferra, menos mal que se suaviza con el tiempo y es cuando te das cuenta que eres tú misma quien despierta al cielo de su letargo y que lo abarcas con el corazón y las manos infinitas, entonces sientes tu alma llena de el alma que parece y no se fue.

7 comentarios:

  1. "El cielo era egoísta". Así es, pequeña Karol. Lo era y lo es.

    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Yo también tuve un abuelo al que se me quedaron muchas preguntas por hacer y al que recuerdo a menudo....

    Por otra parte, creo que todas la opiniones pueden convivir en un reducido espacio siempre que se respeten entre si, yo sólo pido eso.

    Te deseo pases un muy feliz fin de semana y te mando muchos ánimos en esos proyectos sociales en los que te encuentras inmersa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Reflexivo y bonito texto, la imagen del abuelo entrañable, yo creo que todos nos acordamos de pequeños sobre nuestros abuelos, sus sabios consejos, y cuando se fueron quedaron en un rincon de nuestro corazon para siempre.
    que disfrutes el fin de semana.
    un beso.

    ResponderEliminar
  4. No es la primera vez que escribes sobre tu abuelo. Me hubiera gustado conocerlo y estoy seguro de que habríamos hablado largo y tendido sobre lo habido y por haber, pausadamente, como se hablan las cosas importantes.

    Tampoco es la primera vez que hablas sobre esta gran ausencia de tu vida. Ya son unas cuantas ¿verdad? Y, por desgracia, llegarán muchas más. Por eso, me alegra ver cómo sientes: "eres tú misma quien despierta al cielo de su letargo y que lo abarcas con el corazón y las manos infinitas". Contra el dolor de la ausencia solo nos queda la alegría del recuerdo. Eso lo llevarás siempre adentro.

    He disfrutado de tu deliciosa palabra (realmente deliciosa). Y me he llenado de tu bello sentir. Debo reconocer que lo deseaba.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Creo que siempre nos quedan cosas que preguntarle o contarle a aquellos que se nos van. Porque siempre nos queda algo.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  6. ~~~~~~
    Hola vecina!

    También he leído tus palabras con un poco de silencio.
    Este mes fue un poco difícil para mí.
    Tu escribes cosas con sentimiento. Es casi imposible hacer un comentario cuando termine de leer todo el texto. Es muy triste perder las cosas que son amados en la vida, pero ...

    A mí me parece que tu tienes todas las cosas que tu abuelo te presentó en la vida.

    Abrazo grande, Carolina.

    ~~~~~~

    ResponderEliminar
  7. A MI ME PASO LO MISMO CON MI ABUELA RECIENTEMENTE LE PASO AMI HIJA CON SU ABUELAO- MI PADRE-

    Y REALMENTE TE ENTIENDO PERFETAMENTE.
    HAS DESCRIPTO A LA FIGURA DEL ABUELO TAL COMO ES.

    GRAIAS POR COMPARTIRLA.

    HERMOSO TU BLOG!
    LUEGO DE UNA AUSENCIA PROLONGADA RETOMO ESTE MEDIO , LAS CAUSAS LAS RELATE EN

    WWW.WALKTOHORIZON.BLOGSPOT.COM
    AGRADECIDA POR TUS DECIRES Y PRESENCIA TE INVITO A PASAR A RETIRAR LOS REGALOS DEJADOS EN MIS BLOGS Y EL REGALO DEJADO EN LA SEGUNDA GALA EN

    WWW.COSECHADESENTIRES.BLOGSPOT.COM

    AGRADECIDA POR TODOS TUS DECIRES TE DEJO MI CARIÑO Y MI PAZ MARYCARMEN

    WWW.PANCONSUSURROS.BLOGSPOT.COM

    ResponderEliminar

Huellas.