A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 6 de marzo de 2010

En el Parque el otro día...


Uno de estos días en el parque, mientras esperaba a una amiga para irnos al cine, me llamó la tención una pareja de abuelos sentados en un banco, pensé que pasaban los 70 años, pero a mi se me ocurrió echarle imaginación y llevarlos a los 17 años, porque realmente era eso lo que parecían, dos adolescentes libres y felices de tenerse...

Se miraban bajo la tarde tácita, una hora suave entre las cinco y las séis de la tarde, aprovechándose las horas benignas en que caen las hojas para solearse, mientras llega la hora de la merienda... entre los silencios en calma llenos de confianza de sentirse acompañados. Había confianza en sus ojos cuando se detenían en sus rostros, a veces no se miraban a la vez, se contemplaban a hurtadillas...

Hay imágenes que se quedan grabadas en el pensamiento y se quedan retenidas, como fotografías que no se hicieron pero que guardamos en el álbun interior de nuestra memoria, como las que recuerdo de mis abuelos, él con el pelo gris ceniza y ella con su pelo gris plata ... cuando en el jardín o en la terraza, en las tardes de otoño soleadas, jugaban a coger las hojas antes de llegar al suelo y ser parte de la alfombra otoñal, donde descansaban los bancos y las rosas, con los movimientos torpes de quienes padecen los años... siempre pensé que yo era afortunada por tenerlos...
Me quedé abstraída en algún lugar por donde ellos moraban y un grito despierta- sueños increible, se apoderó de mis oídos, era mi amiga que venía tarde y con prisas...
Al pasar por delante de aquellos adolescentes me volví y les hice un giño con la mejor de todass mis sonrisas... ellos se miraron y y me miraron ambos... sonriendo...
En el trayecto pensaba que sensaciones nuevas y desconocidas, embargan la recta final de la vida...
¿Cambia el interior igual que cambia el cuerpo, ese recipiente que nos contiene?
o se mantiene eterno, fuera del cuerpo... seremos otros, o quizá los mismos...


9 comentarios:

  1. A veces, al leer algo, uno se siente como si le tomaran de la mano y le llevaran a ver una película. A veces, esa película es el recorrido por las emociones de quien escribe. Y a veces, esas emociones conmueven por su lirismo y por su humana snsibilidad.

    Eso es lo que me ha sucedido hoy con lo que has escrito. Cuando escribes así, Carol, en un primer momento me sorprendes, y en uno segundo, me conmueves.

    Tu mundo interior, tu paz, tus ideas e ideales, tus emociones... son un verdadero tesoro.

    Gracias por descubrirnoslo. Un gran abrazo y todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito lo que me dices Emilio, solo escribí cosas pasadas con la belleza que da la nostalgia y tomo prestada la sensibilidad de otros y aflora la mía. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Karola..

    Yo creo que a veces el interior y el cuerpo no cambian al mismo ritmo. Creo que es el tiempo interno el que determina las estaciones de la vida y creo que mientras se ame, el tiempo nada importará aunque, eventualmente, debamos dejar atrás una cáscara vieja para poder seguir nuestro viaje por la eternidad...

    Maravilloso texto que me ha hecho desear una tarde de otoño... en el otoño de mi vida, con el amor por testigo de las hojas que caen...

    Besos miles, amiga..

    ResponderEliminar
  4. Y viendo el ejemplo de esa pareja, aún quedan personas que prefieren cambiar de pareja para evitar el aburrimiento de esa misma mirada todos los días.

    ResponderEliminar
  5. Sabes, cuando mi padre murió, tenia casado con mi madre 26 años sin separación y su amor no cambiaba, era costante y lo renovaban cada dia con pequeños detalles, la constancia es la clave del amor, constancia en la entrega diaria de afecto desiteresado
    Abrazos !!!

    ResponderEliminar
  6. Pasarán muchos años para encontrar respuestas, querida Karol... pero ojalá, cuando nuestras vidas asomen a su recta final, todos podamos vivir y sentir como adolescentes, con esa ilusión que jamás se debería perder.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Qué hermoso post, Karola.

    Creo que el interior no permanece igual, no, se enriquece. Todo eso que parece deteriorarse por fuera, termina refugiándose por dentro.

    Me atrae mucho la tercera edad, creo que tiene la llave, el secreto de la vida que nunca comparte, a sabiendas de que es preciso experimentarlo por uno mismo.

    Recibe un fuerte abrazo.

    PD. Estoy bien, muchas gracias por tu interés. ;)))

    ResponderEliminar
  8. Complimenti Karol per il tuo blog e per quello che racconti...,auguroni per oggi!!!

    ciao
    Vito

    ResponderEliminar
  9. Qué photografía tan maravillosa!
    He leido y comprendido este post pero no sé escribir aquí mi opinión.
    Voy a visitarte otra vez.
    Saludos de Alemania, maike

    ResponderEliminar

Huellas.