A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 3 de marzo de 2010

Un día de Noviembre


Era un día reluciente de principio de Noviembre, esos días que llevan una placidez de hojas de otoño que comienzan el trayecto de las ramas al suelo, cuando las tardes se acortan y las noches se alargan. Yo estaba sola en una celebración de arte, y parecía estar buscando a alguien, estaba lleno de poetas, escritores, artistas varios... había sido invitada por alguien a quien ni siquiera había visto antes, sé que le conocía pero no tenía su imagen, en una de las mesas abandonadas por el ir y venir de la gente, sentado, había un chico, tenía la mirada huraña, de quien mira todo de un solo golpe, de pronto sus ojos encontraron mis ojos, se miraron nuestros ojos.

Mas tarde al sentarnos a la mesa un poquito retirados, no comía nada, solo miraba, parecía querer llevarse mis ojos a alguna parte… entonces le dije ¿no tiene hambre? Para ver si así, dejaba de mirarme.

Su respuesta fue de lo más original: “cuando alguien tiene el pensamiento cautivo, no siente el hambre” su mirar se fue achicando y sus ojos se tornaron aún más si cabe, negros como la noche.

De repente me vi en otro plano, sentada en una silla roja de terciopelo, los objetos y las personas se movían a un tiempo y me sentí aturdida, parecía que aquella silla me mantenía elevada observando el naufragio de los otros. Él estaba a la orilla de una playa. Me sacudí o me pellizqué y vi como nadie se percataba de todo aquello, todo el mundo se reía, comía, hablaba y él solo me miraba, sin poder apartar tampoco mi mirada. De pronto él, se levantó para marcharse y al pasar se acercó a mi oído y me dijo: Los días deberían siempre tener la tonalidad de tu cabello, la forma de tus labios, la intensidad de tus ojos, son como pájaros que vuelan, y que un día, espero no muy lejano, se pararán a oír mi corazón acelerado… buenas noches poeta extranjera.

2 comentarios:

  1. Hostias. Si miro yo, soy un chulo prepotente, pero si mira otro y te dice que le quitas el hambre...

    jajaja, es broma, ¿Eh? Que como eres muy susceptible...

    ResponderEliminar
  2. Y es que en Noviembre, ese Noviembre de tardes transparentes y noches de hojarasca seca y lumbre en la chimenea, parece agitarnos el corazón como si fueramos su presa.

    Tienen magia los noviembres de nuestra vida donde algo se apaga y todo empieza. Tiene magia tu relato de amores prendidos y charlas a la luz de una vela.

    Me ha encantado tu relato. Más... Más...

    Gracias por todo y un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Huellas.