A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 10 de abril de 2010

A la Luna... ya No


Hace mucho que le abrí la puerta al olvido,

dejé tu nombre colgado en el tendedero del patio,

para que el viento de los acabados

borrara las letras que lo componen y no pudiera distinguirlo,

dejé un cartel colgado en el vértice izquierdo de mi pecho ,

prohibído-no pasar- que por fin me he ido,

Y me fui, para el nunca jamás...

Aún conservo la letra de una nana que compuse

para cuando soplara el viento,
fuera cantada con ida,

nunca con vuelta

porque cuando yo llego al digo se queda dicho,

aunque tu tuvieras varios intentos y distorsionaras los hechos...

De todas las esperas, te debo la tuya-que bién me esperaste...

pero en un sólo segundo, cambia el mundo

y ya no son ellos, son otros, ni nosotros,

no sé de qué color serán tus ojos, no te conozco,

ni siquiera podría identificarte aquí y ahora,

porque yo recuerdo la mirada que no los ojos

y la figura de quien fue...No de quien es... y si fue, ya no lo es.

Mis ojos no avistan náufragos en sus orillas,

el mar medita tranquilo sobre sus aguas

y la luna, muestra su cara sin nombre,

hace mucho que a la luna...

No le pregunto por ti...

8 comentarios:

  1. En un segundo cambia el mundo. A veces es mejor así, es mejor olvidar, no dar marcha atrás... pero sólo "a veces".

    Besosssssssssssssssssssss.

    ResponderEliminar
  2. hi
    te mando un abrazote fuertote cuidate mucho espero tener noticias tuyas pronto, nos vemos en el bar.

    ResponderEliminar
  3. Dejar que el viento se lo lleve sin vuelta... jummm...
    recordando miradas y no ojos de quien fue (que ya no es)
    He aspirado ese viento y me he dejado refrescar por el, hasta que lo hice mi acompan~ante y fue entonces que se llevo mucho muy lejos.

    Llego hasta aqui por la puerta que deja Yob en su espacio. Regresare!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. El poema me recuerda a algo que escribí hace tiempo en una vieja madera cerca a la playa: "Tantas veces te haz marchado que ya olvidé tu rostro y sólo recuerdo tu espalda."

    Hermoso poema, de los que no angustian recuerdos... sino que se antojan innecesarios.

    Un beso karola.

    ResponderEliminar
  5. Ah verdad, en mi blog hay un pequeño presente, de esos que nunca entrego, jaja, pero esta es una excepción que espero revises cuando tengas tiempo.

    Un beso
    (again).

    ResponderEliminar
  6. Bonito texto y tremenda determinación, cualquiera le tose a ud. ;)

    Feliz lunes.

    ResponderEliminar
  7. De una belleza especial, dura pero bella. Hay figuras que no sé de donde sacas, pero en las que veo una creatividad que me impresiona, que admiro por la certeza de que nunca podré llegar a tal exhuberancia y colorido.

    Ya volví a levantar mi sombrero, también por el sentir de mi querida poetisa.

    Un gran abrazo.

    (Vas con retraso, por cierto)

    ResponderEliminar
  8. Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
    Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
    “Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos...
    Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
           Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
    Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
           Hoy puede ser ciencia ficción...tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
    Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar...hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
                                                                                                        Carlos González
    P.D Mi blog es: www.ladanzadelavida12.blogspot.com
    * El libro se puede descargar en mi blog
    Puede ver mis vídeos:
    “Educar más allá de las creencias: liberando al corazón” en la dirección siguiente: http://vimeo.com/9374224
    “Educación y Nuevo Paradigma Científico” en la dirección: http://vimeo.com/10085584

    ResponderEliminar

Huellas.