A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 26 de marzo de 2011

Así


Yo soy así, como soy. Caigo de todas las alturas, me desmorono, bajo a los abismos que nadie baja y, aunque mucho menos, también subo a las alturas.
Y tengo en mi pecho una rueda que gira y palpita y riego mi interior con perfumes de mi tierra, jazmines y azahares y pinos verdes, una fragancia perfecta …
Yo vivo la vida del sentimiento, me gusta besar en los ojos porque me produce paz, aunque sea efímera, me gusta la poesía y aspiro escribirla y a sentir la piel de gallina al leerla a ser parte de su locura. Reconozco que es una osadía, pero una osadía de gloria, de magia divina, y reconozco que otras veces, me saturo de ella y, yo que escribo siempre lo que vivo, me sumerjo en el olvido y duermo por un tiempo, un tiempo que nunca es muy largo, pues me grita mi alma y no lo resisto, cada día es más grande ese grito, como si fuera otro que no oyera nunca, como un viento acerbo sobre las hojas desnudas levantando un puño y, un puñado de letras en pie de lucha abren la puerta y las hojas desnudas se hacen murales que lleno de rayos, estrellas y centellas … mi universo interno…

4 comentarios:

  1. Es cierto: la vida, exuberante e irreprimible, labra su reguero de sueños sobre la arena. Aún estando latente, progresa, y brota en hojas nuevas. Renace, recubierta de pasado pero totalmente diferente. Nuevos sentidos, nuevas razones, nuevas ilusiones y nuevas emociones...

    Bienvenida sea la gran obra de tu vida: tu mismo ser, ahora renacido. bienvenida sea la crónica de tu re-descubrimiento. Bienvenida sea tu ansia de contar y de hacer poesía. Bienvenido sea tu arte...

    No podemos ser testigos de nuestras vidas: solo podemos ser protagonistas, si acaso apasionados cronistas de nuestro devenir. Debemos vivir hasta morir o renacer de nuestras cenizas. Y, aún así, nos debemos inconformistas, exigentes, ilusionados, confiados, optimistas. Siempre mirando a la estrella más lejana y repitiéndonos: "ésta es la mía".

    Nuevamente me das una tremenda alegría. Nuevamente un post. Y ahora con una renovada ilusión. Doy gracias al cielo de que sea así, y de que podamos disfrutar de tu mágica palabra. Maravillosa palabra...

    Enorme mi abrazo y entero mi cariño.

    ResponderEliminar
  2. Es la vida, Karola. El sube y baja, el Yin y el Yang. La fuerza poderosa que nos impulsa y el desgano que nos hunde en un pantano de esfuerzos abortados. Por momentos nuestra mente se expande en líneas, palábras y metáforas, y en otros deambulamos entre ideas que no pueden tomar forma, estrofas inconclusas, rimas discordantes e historias sin final.
    Debemos quedarnos en reposo y dar el tiempo a nuestra alma para encontrar el derrotero.
    Un abrazo
    Rorry

    ResponderEliminar
  3. Ese universo interno a veces colapsa y nos encierra en un agujero negro lleno de preguntas, pero al final, cuando ponemos todo en orden, sentimos la plenitud y esbozamos una gran sonrisa!
    Saludos con afecto ...!

    ResponderEliminar
  4. Todo eso y, además, un sol. Es lo que eres.
    Un beso, Karol.

    ResponderEliminar

Huellas.