A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

lunes, 27 de junio de 2011

Si, Indignados.


Pobres hombres en grandes puestos.

Ese es el motivo principal del movimiento 15 M, porque en realidad los hombres que ocupan los puestos responsables de este país, no han dado la talla, no están a la altura, y sí, es cierto, no tenemos a quien nos represente más que a nosotros mismos, y es mejor hacerlo en colectivo que en solitario, nosotros no somos partidistas, aún aspiramos a la justicia y a la paz, y a quien la imparta y la mantenga, a esos, les vamos a votar. Somos indignados y eso, que somos vuestros jefes...
No tenemos quien nos represente, ni políticos, ni empresarios ni tribunales de justicia, solo vemos un atajo de improvisados que nos quieren sangrar, explotar y empobrecer, mientras ellos se llenan los bolsillos con grandes sueldos y lo que no se puede contar, a costa de los demás...Indignados de pagar sus excesos, nosotros, siempre los mismos, los que cotizamos a cambio de una miseria, 38 largos años que se diferencia de 7, una pila de años... y mirémosles, se creen una raza de chulos privilegiados con derecho sobre nuestro erario...
Y lo somos, porque bajo el engaño de la izquierda volvemos al pasado perdiendo derechos que tanto costaron, "Quien no lucha por lo que ha conseguido, lo tiene todo perdido" eso decían los grandes sindicalistas, los de antes, los que ya no tienen sustitutos, los que no vendían sus ideales a ningún gobierno ni estado, ninguna comisión...
Y no, nadie representa a los cinco millones de parados, ya que el gobierno de la falsa democracia, se alía con las empresas de mala manera y encima de parados, recortados y llenos de impuestos, esos mismos que evade Botín, y habrá tantos...
Legalizan a los terroristas asesinos para que puedan gorbernar y el poder judicial no da una en el clavo, tal es la desproporción interior en que basan sus veredictos, protegidos terroristas, asesinos y chorizos de guante blanco, y encima, no se les sube el rubor al rostro, abren sus bocas de tiburones como si nos estuvieran regalando el entusiasmo...
Y si se les llama indignados a quienes somos un movimiento de participación colectiva de emancipación del poder establecido, pues lo somos, porque no estamos dispuestos a perder el rincón de libertad que lograron los que de verdad lucharon.
Los bancos tapan sus agujeros de su imprudencia especulativa con el dinero de los ciudadanos y esos pobres hombres en grandes puestos a los que equivocados o engañados les votamos, les regala por los servicios prestados.
El supremo y su justicia, un atajo de anticuarios retrogrados e injustos que confunden el tocino con la velocidad y a bildu con pacifistas...
Ah ¿y el pacto del euro? es una regresión social en el camino recorrido, un paso hacia un modelo fascista encarnado en el poder financiero internacional, FMI Y BANCO MUNDIAL, ja, casi Ná, una verdadera dictadura del capital.
Aver, ¿qué tenemos? Un estado permanentemente endeudado y unos ciudadanos eternamente condenados de por vida, a una errante vida de penurias y de paro...
SI, INDIGNADOS, qué más vale morir de pie, que vivir arrodillados.
Una última cosa: zapatero, a tus zapatos, y tú Rubalcaba, ya se te pasó el arroz, que tienes más tiros pegados que el cuartel de regulares... ja y que a gusto me he quedado.

sábado, 11 de junio de 2011

Isabel Y Jadír


Ayer me llamó mi vecina Isabel, desde que se fue a Bruselas echo de menos sus lecciones diarias de filosofía, sus actos y sus palabras ya son una forma de vida, Isabel es intensa, sabia, su pensamiento profundo, diverso, abierto, generoso, tolerante...
Esta vez tampoco podía faltar su lección y después de despedirse sin irse me dijo por algún motivo que no alcanzo aún cual fue: " Mi niña, la vida no es una ciencia exacta, ni tiene caminos ciertos, el tiempo pasa, los días vuelan, y todas las épocas te van cambiando el entorno y sin darte cuenta, vuelve a pasar de manera que casi no los ves, pero también se llenan de instantes únicos, esos, consérvalos...
A veces pensamos que ya no seremos los mismos y tal vez sea así, eso ocurre sin quererlo, no hay una vida que sea nuestra por entero, ningún camino que nos lleve a un destino cierto"
Tiene razón Isabel, la vida no es una ciencia exacta, a veces podría ser un sueño nebuloso del que quizá habremos de despertar, pasa todo tan rápido que parece que nada importa, pero Isabel dice que cuando nos sentamos solos ante el abismo, y miramos hacia trás, aunque solo se perciben sombras, como en los sueños, en esas sombras vemos el amor recibido de quienes nos quisieron de verdad, y que cualquier camino es bueno si nos sirve para preservar ese sentimiento absoluto, por el que merece la pena vivir y morir.
Gracias isabel por hacerme un regalo cada vez que me llamas.
Ayer fue Isabel, y esta mañana me llamó Jadír, También le echo de menos desde que se fue a Berlín con una beca para la tesis,entre Jadír y yo, hay una superposición de estados de ánimos, un vínculo que no se puede tocar ni romper, ni ver, es una suma de emociones que nacen puras y viven como un hecho natural.
Me hablaba muy deprisa, nervioso, estaba muy contento contándome toda su labor en medio de científicos y hombres a los que admira, me lo imaginaba como es él, tranquilo, un libro abierto, sus ojos profundos de miel diluida con chispitas de oro que reflejan lo que lleva, un río amarillo que fluye en corrientes del alma entre luces y sombras, sus ojos... que reflejan tanto la alegría como la tristeza, como dos hermanas gemelas... imaginé su sonrisa, como un marco agradable de trozos de armonía y de paciencia, recordé sus manos largas, delgadas, cálidas, llenas de estremecientos sutiles, como si fueran pájaros que denotaban las ansias de volar y esa necesidad de demostrar una calma incierta cuando me las extiende si me encuentra...
Gracias jadír por todo lo que me enseñas.
Ambos, Isabel y Jadír, un día serán esa sombra que ella nombra que me quisieron de verdad.

jueves, 9 de junio de 2011

Me doy permiso.


Desde hoy mismo,
me doy permiso para no agotarme
intentando ser una persona excelente,
pero no soy perfecta
nadie lo es, y serlo, es oprimente.
No quiero ser una persona sin fisuras,
rígida, irrepochable, inhumana.
Me doy permiso para abandonar los miedos
de no hacerlo todo bien,
y me lo doy para asimilar con un ritmo tranquilo
las mil cosas que me trae la vida
que no me agobien tantas cosas propias y ajenas
que con lo que ya tengo y soy ya tengo bastante
y hasta creo que me sobra.
¿Porqué no permitirme vivir con un poco más de levedad?
Sin demandas excesivas...
Permitirme decir no de vez en cuando
y establecer yo misma mis estados emocionales
me doy permiso si, para no justificarme siempre,
asi que hoy, me permito estar contenta conmigo.

sábado, 4 de junio de 2011

Hoy más que nunca

El Pozo de la sabiduría. Arán Irlanda.
Me convenzo de que la sabiduría no tiene precio,no abunda mucho y eso que es gratuita, no tiene etiquetas ni está en los lotes, no se echa a suerte y por supuesto ni se compra ni se vende.
Parece que es una mercancia que se pone a buen recaudo como si fuera mirra pura, pero también parece que el sol la haya desgastado con sus rayos o, quizá, mora oculta en algún lado, a buen recaudo... alguien la guardó bajo siete llaves o los antepasados se la llevaron...
Tal cual están las cosas me convenzo que es un atributo de los hombres antiguos, que es cosa de otro tiempo, o no se la emplea bien en sus tareas, porque la sabiduría no solo es inventar y avanzar, es emplearla bien para beneficio de la humanidad y también de su habitad. La sabiduría es tener el alma rica, porque para mezquinos no hay riquezas, ya que es una luz interior en un lecho dorado. Este mundo ansiado y materializado ha perdido la llave, ni siquiera sabe qué hacer para obtenerla, pero no se da cuenta puesto que se mueve entre el dinero y la palabrería y mientras sea así, La sabiduría, ¿para qué sirve?
La sabiduría sigue sobrevolando sobre las cabezas, algunos la sobreentienden y otros la sepan por cuánto la recuerdan, pero el hombre sabe que la contiene aunque algunos la disminuyen por valores menores, y sin embargo, aún hay personas que la detienen a su paso, desmordazan su boca, aspiran su aire, y canta...
Y menos mal que esa sabiduría anónima subida a un pedestal vichea por caminos, calles y plazas, desanimada y desaprovechada descubre a pobres hombres en tan grandes puestos. Generalmente, ella no está en los pódiums, se codea más en los caminos de la tierra con la gente sencilla, y no alardea.
¿Cómo es posible que no sepamos aprovechar y aplicar toda esa sabiduría cuando los afectados somos nosotros mismos?